27 abr. 2016

Así tituló, con ironía, Alfredo Grande al diálogo que mantuvo con Modesto Guerrero en Sueños Posibles, y del que también participó Irene Antinori, por Radio La Retaguardia. El periodista, escritor y militante venezolano aportó un balance sobre los procesos en crisis en nuestro continente, especialmente en los casos de Brasil, muy cerca del golpe, y Venezuela, con una pérdida de gobernabilidad sin precedentes en el chavismo. (Por La Retaguardia)

Brasil 

"Si alguien pudiera probar que el terremoto en Ecuador tiene origen político podríamos incluirlo en la lista de embestidas sin nigún problema, jaja. Hasta un terremoto ocurre en uno de los países donde hay un gobierno progresista o de izquierda y ayuda a poner ese ambiente en tensión", comenzó bromeando Guerrero. "En Brasil hay un fracaso del gobierno de Dilma que se está convirtiendo en una derrota política porque es casi inevitable que la echen. Hay una fuerte movida de UNASUR, de algunos sectores del Mercosur, no todos, y de las Naciones Unidas, para preservar al gobierno del PT y evitar un desmadre de la gobernabilidad al interior. Esa gente piensa por el conjunto de los sectores dominantes de Brasil y de la gobernabilidad del Estado capitalista brasileño pero no aislado, sino insertado en el sistema hemisférico de Estado", desarrolló. Para Guerrero, Brasil constituye una pieza clave en el hemisferio pero también en el sistema mundial, pues en su mejor momento fue la séptima economía del planeta. "También es miembro del Consejo de Seguridad con mucho peso e integrante de la Organización Mundial de Comercio donde, por cierto, votó muchas veces contra Argentina, Venezuela, México, Ecuador, contra países amigos, a favor de la liberación de precios, mercados o derechos de aduana. Hay un problema grave en Brasil: un sector de los dominadores externos y algún sector de los internos, por ejemplo, la Corte Suprema y la oposición, están viendo cómo negocian las elecciones anticipadas. Ese es el trámite que está en curso ahora. Faltan 180 días y en ese tiempo se puede negociar aunque esté todo en contra", aseguró Guerrero.

Venezuela

"En la situación venezolana, no es lo más importante lo que dijo el general Padrino, ministro de Defensa, anteayer, que avisó que hay en marcha un proceso de golpe suave, distinto al militar, al estilo de Paraguay, el destituyente de Argentina, lo que se está dando en Brasil o lo que vivimos en Ecuador. Esa no es la noticia más importante, sino que José Vicente Rangel, el patriarca de la izquierda venezolana desde hace 45 años, la personalidad política y mediática más importante del país y del chavismo, quizá el tipo que más influye con su opinión, dentro y fuera del mundo chavista, ha cuestionado a Maduro por varias cosas que podemos resumir en inoperancia. Eso sí es grave". Para Guerrero, eso explica un posible golpe interno: "Suave o no, eso lo veremos, pero si ocurre, es interno, es de un sector del chavismo contra un sector del chavismo".
John Kerry, político estadounidense del Partido Demócrata y secretario de Estado, "en nombre del gobierno de la oficina oval, ha dicho que la OEA debe aplicarle la carta democrática a Venezuela. Ese es el instrumento de intervención sobre un país soberano para desplazar a un gobierno y hacer un intento de destitución al estilo Brasil para montar otro gobierno o abrir elecciones. Con ese llamado de Kerry, en el ambiente interno de Venezuela se ha empezado a pensar cuál es el estado de debilidad del gobierno". El periodista relató que el 67% de los venezolanos no acuerda con Maduro en materia de política económica. Realizó, sin embargo, una salvedad: "Yo me incluiría en ese grupo pero no con sus argumentos, porque creo que habría que hacer otras cosas que las que la gente promedio piensa. A los corruptos no los puedes controlar porque son como un cuero seco: pisas acá y salen del otro lado porque son como una endemia. Hay que sacarlos de raíz, hay que ir a la fuente del negocio que conduce a la corrupción", aseveró. Guerrero recordó que el negocio del tráfico de mercadería a Colombia para venderla más cara se terminó con el control de la frontera: "Eso se cortó yendo a la fuente, lástima que pasó dos años y medio tarde. Ese es el problema, en el terreno de la presión estadounidense sobre Venezuela, que a pesar de estar en crisis sigue siendo la pieza clave del progresismo, es el depósito de petróleo que necesita Estados Unidos, es el punto de partida de todos los procesos de izquierda que vivió América Latina porque es el primero y el que más avanzó y el que más modificó política exterior. Para Estados Unidos es indispensable sacar del camino a Venezuela, por eso es tan suave con Cuba".
En Venezuela, para Guerrero, la derecha y la burguesía interna no tienen tanto poder: "El problema está adentro del chavismo. Las empresas del Estado, que son el 80% de la economía interna, no están en manos de la burguesía, no es Argentina, ni Uruguay ni Brasil. En eso nos parecemos más a Bolivia. El problema es que el gobierno no cree que esa sea la medida. En un sentido, Rangel tiene razón: es muy inoperante Maduro porque deja que las cosas maduren y terminan pudriéndose". Como ejemplo, Guerrero recordó que la decisión sobre la frontera tardó en llegar dos años y medio. "Las Fuerzas Armadas, para poder eliminar el negocio del narcotráfico, el negocio de los paramilitares y los grupos irregulares controlando el contrabando y la venta de billetes, tuvieron que eliminar todos los derechos político-democráticos en cuatro poblados que ocupan esa frontera. Eso se llama cirugía, duele mucho y es de alto riesgo. Podía hacerse de otra manera", consideró.
Guerrero rescató, sin embargo, el hecho de que 74 miembros de la Guardia Nacional están procesados penalmente por corrupción, tráfico de mercadería, varios camiones, toneladas de productos decomisados: "Está bien, pero no es la raíz. Con respecto a la cuestión del comercio exterior, sería necesario montar un organismo superior al IAPI de Perón, más perfeccionado y aplicado al petróleo, que no es trigo y carne. Luego seguiría el Banco Central y, luego, el Banco Central más otro organismo encargado de la importación. Todo eso tiene que estar concentrado bajo regulación y control de organismos sociales que en Venezuela existen". Guerrero se refiere al parlamento, las comunas y la verificación ciudadana del control político. "Eso se puede, ¿por qué no lo hacen? Porque hay un sector del gobierno que vive de que no se haga, y cuando eso pase perderá mucho dinero. Ahí hay también algunos argentinos vivarachos metidos haciendo negocios. Algo muy parecido a lo de Lázaro Báez o las cuentas off shore de Macri pero encerrados en una república petrolera donde las cosas tienen un poquito más de orden", denunció.
Guerrero recordó un episodio de 2013 y consideró que podría ocurrir algo similar: "A los 3 meses de asumir el gobierno de Nicolás Maduro, la ex ministra Edmée Betancourt, puesta por él en el Banco Central, presenta un informe sin opinar y dijo: 'No aparecen 23.800 millones de dólares que en los últimos dos años y medio se trasladaron a la banca privada". Hablamos de un país petrolero donde circula mucho dinero pero, ¿cómo no va a haber crisis si la plata se malversa? Allá tienes Lázaro Báez por todos lados y para poner orden tienes que apoyarte en el movimiento de masas, en la gente que allá está en sindicatos, comunas, comité de tierras y demás". Para el periodista, la organización nacional, la movilización y las medidas políticas sólidas son los elementos centrales para evitar un golpe militar interno y sostuvo que lo que está en camino puede ser un golpe "o un desplazamiento interno negociado o no, no sería raro que Nicolás Maduro hiciera lo que tiene que hacer, pero tarde".

0 comentarios:

Publicar un comentario