7 abr. 2016


A pesar de que la familia ya cobró una indemnización por la muerte del sindicalista en carácter de resarcimiento, la causa judicial imputa a la comisión de Montoneros que continúa con vida. El abogado integrante de La Gremial de Abogados, Eduardo Soares, patrocina al ex dirigente Roberto Perdía, y dialogó por Radio La Retaguardia con Alfredo Grande e Irene Antinori en Sueños Posibles. (Por La Retaguardia)

"Se reabre la causa por el asesinato de Rucci y se imputa a la Comisión montonera viva. Montoneros tenía 17 miembros del Consejo Nacional y 3 de la Comisión. Sólo sobrevivieron 3: Firmenich, Perdía y Vaca Narvaja -que tampoco era de la Comisión en la época de Rucci-. Los hijos de Rucci cobraron la indemnización en su momento, en la época de Menem, creo que son 200 o 300 mil dólares, imputando que la muerte fue producida por el Estado nacional", explicó Soares. Entonces, conjeturó el abogado, en aquel momento correspondería una imputación a López Rega o a Perón, porque vivía. "Allí no dijeron nada de que los Montoneros estaban relacionados. Ahora, cuando pretenden reabrir la causa y se les dice que el delito está prescripto, ellos dicen que es un delito de lesa humanidad porque hubo 50 días -la primaverita camporista- donde Montoneros tuvo algún tipo de presencia en el gobierno y sobretodo en los aparatos legislativos. Ellos argumentan que, como Montoneros era, en ese momento, parte del gobierno, el delito es de lesa humanidad", aseguró.
Soares sostiene que los hijos de Rucci se enfrentarán con un grupo sólido y ratifica que el crimen no fue cometido por Montoneros: "Es más, no había sólo Montoneros, era antes de la fusión, por lo tanto estaban Descamisados, Montoneros, FAR y ninguna de las organizaciones se atribuyó el hecho, no había una sola conducción, nunca hubo un comunicado oficial, se guían exclusivamente por el libro de (Ceferino) Reato. No hay ningún elemento y estoy recabando los documentos de esa época. El editorial firmado por Dardo Cabo en El Descamisado no dice para nada de que Montoneros fuera el autor", reiteró y advirtió: "Se arriesgan, por otro lado, a que tengamos que poner en el tapete quién es Rucci. Una cosa es que yo me quede quieto cuando me pegás una vez o dos, pero, con todo el respeto les puedo tener, a los hijos de Rucci, no los conozco, tendrán que bancarse lo que la defensa, en mi caso, del pelado Perdía, tengamos que decirle respecto de quién fue Rucci. Rucci estuvo en el palco de la matanza de Ezeiza, fue el creador de varios de los grupos parapoliciales que nos asesinaron compañeros, como la Juventud Sindical".
El abogado desafió a los hijos de Rucci sobre la necesidad de que asuman la responsabilidad que implica reivindicar a su padre: "Yo me hago cargo de haber sido montonero y digo ante los jueces que mi papá colaboró conmigo para sacarme a mí de la comisaría donde murieron policías y compañeros y lo fusilaron por eso. La propia defensora oficial de Mar del Plata me dijo: '¿Qué querías que hiciéramos con tu viejo?'. Yo me hago cargo porque estoy orgulloso de la memoria de mi viejo, que se hagan cargo ellos y digan que José Ignacio Rucci no estuvo en el palco el día de la matanza de Ezeiza, que no tiene nada que ver con la Juventud Sindical y otros grupos de exterminio". Para Soares, incluso, pudieron matarlo integrantes de la UOM: "Tenía internas con Lorenzo Miguel y otros de la patria metalúrgica. Ellos mismos le atribuyen a López Rega el homicidio y por eso cobran la indemnización, por qué nos enrrostran una historia a nosotros para llevarse puesta una de las historias más gloriosas del país de resistencia a las dictaduras militares".
Soares contradice, en este caso, la premisa de no investigar a la víctima, pues la vida de Rucci podría servir para llegar al asesino. Reitera, además, una serie de conocidos enemigos del dirigente: "La UOM en épocas de Rucci no era un liceo de señoritas, las cosas ahí no se discutían con carta documento, con Lorenzo Miguel no se discutía con carta documento. Nosotros decimos quién fue Rucci y que pudo haber sido muerto por montones de grupos a los cuales él estaba enfrentado. La CNU, de la que Rucci era parte, no se hacía cargo de la cantidad de muertos que tuvo y Rucci tampoco, pero nosotros sí nos hacíamos cargo, como lo hicimos con la ejecución de Aramburu. Nosotros estamos diciendo que la víctima era parte de un nivel de enfrentamiento en grupos de ultraderecha y en ese marco tuvo muchos enemigos", concluyó. La causa, de avanzar, promete iniciar una polémica, ya que los integrantes de la conducción de Montoneros que permanecen vivos volverían a ser perseguidos por la justicia. Para eso, como explicó Soares, deberá ser considerada la muerte de Rucci como crimen de lesa humanidad en tanto realizada desde el Estado. Seguramente quienes dicen que hay que frenar los juicios a los genocidas para no seguir mirando atrás, esta vez estarían de acuerdo.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario