23 abr. 2016


Las y los estudiantes del Carlos Pellegrini levantaron ayer por la tarde la toma tras la firma de un acta acuerdo en el que las autoridades se comprometen a separar del contacto de los alumnos e iniciar acciones sumarias a las 2 personas cuestionadas por violencia de género, garantizando que no tendrán contacto con alumnos. (Por La Retaguardia)

"Se acaba de firmar un acta acuerdo en el q se comprometen a pedir el traslado y evitar contacto con alumnos los estudiantes estan votando con ese acta  levantar la medida. Pero con una serie de pedidos de garantía.triunfo total !!!", decía el mensaje que La Retaguardia recibió vía Whatsapp cerca de las 17 del viernes. En ese acta-acuerdo, las autoridades del colegio se comprometen a pedir ellos mismos a sumariar y separar a los preceptores Héctor Mastrogiovanni y Fernando Jodara, acusados respectivamente, uno de agredir a 2 alumnas físicamente -entre otras denuncias por violencia de género-, y el otro de besar a una alumna de 14 años. Si bien el traslado no aparece asegurado en el acuerdo, que sea el mismo colegio el que solicita estas medidas supone una garantía de que finalmente se efectivizará la separación de los cuestionados.

La toma del colegio, que comenzó el 11 de abril, no fue la primera por este tema, lo que da cuenta de la persistencia del alumnado en no dar por perdida la batalla, sobre todo en el caso de Mastrogiovanni, por el que ya se habían realizado medidas de fuerza anteriormente. El detonante, esta vez, fue su ascenso, anunciado por parte de las mismas autoridades que hoy se comprometen a estas nuevas medidas.
Durante la última semana, autoridades de la UBA, de quien depende el colegio, habían anunciado el "traslado preventivo" de los preceptores repudiados. Sin embargo este anuncio no alcanzó para levantar la medida y se resolvió continuar tras una asamblea con mucha presencia del alumnado pero también de los padres y madres.
Viviana Mazur, es una médica que envía a sus hijos al Pellegrini. Además, es integrante del Consejo Académico del Postitulo de Educación Sexual que funciona en el Profesorado Joaquín V. González, que se ha convertido en un bastión en la formación de género de docentes y otros profesionales. En diálogo con Luis Angió y Rosaura Barletta, durante el programa Otras Voces Otras Propuestas, de Radio La Retaguardia, Mazur había dicho el martes: "Quienes se han sentado a la mesa para representar al grupo de familias, de estudiantes, de graduados y de docentes acordamos que, si bien es un avance importante haber logrado una carta que el rector de la universidad le envió al rector del Carlos Pellegrini proponiéndole que preventivamente traslade a estos personajes e inicie la instrucción de un sumario, todavía no hay nada en concreto firmado. Muchos de los que estamos acá recordábamos en el 2007, con Pérez Esquivel, y en el 2011, con Eduardo Galeano, presentes en estas mismas calles, habíamos estado luchando por lo mismo y habíamos recibido las mismas promesas", expresó Mazur para explicar por qué no confíaban en un compromiso de palabra. 3 días después, tras 12 días de toma, consiguieron pasar las palabras dichas a un papel y decidieron firmar el acuerdo.

Mazur también había anunciado que el traslado por sí solo no era una solución: "Nosotros pedimos que sean trasladados a lugares donde no haya niños y/o adolescentes, porque han demostrado reiteradamente que son personajes peligrosos para ellos. En lo posible, que se vayan a las oficinas, donde está la gente que los protege, y no representen un riesgo para las personas que van a las universidades a estudiar y a crecer intelectualmente", dijo.
Más allá de festejarlo como un triunfo, alumnos, graduados, familias y docentes demostraron que el trato que reciben las alumnas es una razón más que suficiente para realizar una medida de fuerza tan difícil de bancar como una larga toma. Si bien en general estas medidas se toman por cuestiones edilicias de las escuelas, o por cuestiones vinculadas a los programas de estudios, la temática de género comienza a ser abordada con seriedad por toda la comunidad educativa. Una muestra de ello es que, si bien las tomas no tienen nombre, en este caso el #NiUnaMenosEnElPelle sirvió no solo para comunicar lo que sucedía a través de las redes sociales y medios alternativos, sino también como símbolo de un síntoma social que se extiende: cada vez más personas están dispuestas a cambiar estas situaciones que antes no solo no se denunciaban, sino que estaban absolutamente naturalizadas.
En el Pellegrini, seguramente, los pibes y pibas han aprendido tanto en estos 12 días como si hubieran estado en clase.  Ayer por la noche dejaron la escuela, previa limpieza profunda. Saben que el lunes, cuando retomen la cursada, el Pelle brillará, por la limpieza, pero también por el orgullo de las y los jóvenes que se plantaron otra vez ante las autoridades.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada