12 may. 2016


Hoy es un día muy triste para quienes hacemos comunicación comunitaria, alternativa y popular. Uno más. No hace tanto que dijimos lo mismo; fue en septiembre, tras el secuestro de los equipos de Antena Negra TV. Luego vino la alegría por la devolución que se consiguió en la calle y también desde nuestros medios, esas trincheras construidas día y noche contra todos los poderes; los que se ven y los que no. (Por La Retaguardia)

Este mediodía, tras agotar las instancias de una negociación tardía, los compañeros y compañeras de Antena "decidieron" que los equipos volvieran a manos del Estado. Las comillas no son decorativas. En realidad no tuvieron opción; o peor que eso, las opciones no encerraban ninguna disyuntiva posible: era, como bien definieron en su comunicado, la cárcel (para el ex presidente de la cooperativa), o quedarse sin aire. Eligieron quedarse sin aire, plantados en una posición ética valorable: "nosotros no mandamos en cana a nadie", explican doloridos.
En el medio caben un montón de cuestiones técnico-jurídicas. Intentemos ordenarlas: Antena Negra emite desde hace años en el canal 4 de la "vieja" televisión analógica. Pero desde el año pasado emite en clave digital utilizando la señal 20; ese espacio está ocupado por la empresa Prosegur para las comunicaciones con sus clientes, aunque un decreto presidencial de diciembre de 2014 insta a que lo liberen en un plazo de 90 días, disponiéndolo solo para la utilización en televisión digital terrestre, que claramente no es lo que hace Prosegur. Causa judicial por interferencia. Decomiso de septiembre de 2015 y devolución de los equipos un tiempo después. Allí, el juzgado de Marcelo Martínez Di Giorgi resolvió el embrollo en que se había metido con el secuestro haciendo depositario judicial a quien en aquel momento presidía la cooperativa de Antena Negra TV Ltda., Martín Miguel Sande. Sin embargo se mantuvo su procesamiento.
Prosegur, la empresa que mantiene capturada la señal 20 para sus comunicaciones comerciales, insistió en el embate judicial a través de su abogado, el ex juez Oscar Salvi, quien entre otras cosas supo ser socio de Daniel Haddad en la etapa fascista de Radio 10.
En enero de este año, el juzgado volvió a constatar lo que denominan "interferencia" de parte de Antena. Lo siguiente ocurrió en estos días.

La orden del juez suspendiendo el
allanamiento para evitar incidentes.
El martes, ante el rumor de un nuevo allanamiento, la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) realizó una rápida y certera tarea comunicacional, a través de la radio por la mañana y utilizando las redes sociales por la tarde, lo que motivó que el juez determinara la suspensión del allanamiento, tras un informe de la División de delitos federales de la Policía Federal: "considerando el escenario de conflictividad en el cual se produjo el allanamiento ordenado inicialmente por este tribunal en la presente causa, sumado a la actitud adoptada en dicha ocasión por la Cooperativa de Trabajo Antena Negra TV Ltda., lo que permite suponer que en caso de realizarse el procedimiento previsto para el día de la fecha podrían ocasionarse incidentes de gravedad, resulta pertinente dejar sin efecto la orden emitida con fecha 6/05/2016", decía la contraorden. Pero la suspensión del allanamiento vino con un ultimátum: había 48 horas para que los equipos de transmisión pasaran nuevamente a manos judiciales. De no ser así, el depositario judicial quedaba expuesto también a la figura jurídica de desobediencia. Sande, que ya no integra más la cooperativa, deberá presentarse para ampliar su indagatoria el martes próximo a las 9:30.
El plazo para la entrega de los equipos finalizaba hoy. Quienes llevan adelante Antena Negra TV, dejaron los equipos en la sede del ENACOM poco después de las 13:00. Mientras tanto, seguirán emitiendo a través de internet, ese espacio lleno de libertad, todavía no alcanzado por la ley, al que están queriendo regular los que siempre, siempre, siempre, defienden a los más poderosos.
No nos caben dudas de que, de alguna u otra manera, volverán a emitir por aire; pero jornadas como la de hoy son manchas oscuras en la piel ya bastante sucia de la libertad de expresión. La noticia en los medios comerciales no reflejará la gravedad del asunto. Claramente no se sentirán atacados. Nosotros sí. Heridos como estamos, quienes construimos cotidianamente comunicación alternativa, comunitaria y popular, la vamos a dar vuelta. Legales o ilegales, no van a poder con nuestra legitimidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario