2 may. 2016

Lo aseguró Fabián Tomasi, víctima de agrotóxicos, en su columna del Enredando las Mañana. En esta oportunidad, hablamos sobre las causas de las inundaciones que afectan a todo el país, en especial la zona del litoral. (Por RNMA)


“No quiero hablar de porcentajes de pérdidas, ni que la gente del campo ha causado estas precipitaciones con el tremendo desmonte que venimos sufriendo hace mucho tiempo, yo quisiera que todos vean a los que nada tiene que ver con el campo con el agua hasta las rodillas, criaturas que ni siquiera tienen posibilidad de tener un bote para aislarse, personas que no dejan sus casitas por el miedo a que les roben lo nada que tienen”, así inició Fabián Tomasi la columna que realiza de manera quincenal para Enredando las mañanas, el programa de la Red Nacional de Medios Alternativos.
“Hay que destacar que el gran inconveniente que surgió con respecto al clima está directamente relacionado con la incapacidad de los suelos de absorber semejante cantidad de agua”, agregó e hizo referencia a las 85 mil hectáreas de montes nativos que fueron arrasadas en la zona de La Paz y el departamento Feliciano en el norte de Entre Ríos: “vaya casualidad que fueron los lugares donde más llovió”.
“Se decía que labranza cero o la bendita siembra directa que fue creada por 1930 por el poderoso Estados Unidos era para no erosionar el suelo y que no pierda su capacidad –continuó–, pero cómo son las cosas que han logrado que ni siquiera el agua lo erosione. Escuchaba el otro día al intendente de la ciudad de Córdoba que decía que el pueblo se está hundiendo a causa de los canales clandestinos que el agro hace, y acá también vemos estos canales que hacen porque con la siembra directa el campo queda como una baldosa, es imposible que absorba tal cantidad de agua. Tenemos que tener en cuenta que el árbol tiene una función fundamental que es la regulación de las precipitaciones y el clima, tiene la capacidad de regular hasta las corrientes benditas que todos culpan como la corriente de El Niño o de La Niña”.
En este sentido, Tomasi también aseguró que en estos temas existe un gran inconveniente político: “creo que el gobierno anterior instauró la ley de deforestación pero no había quién la controle, entonces llegamos a esta situación. He visto cosechadoras en una laguna en donde se asoma apenas la chaucha de la soja, casi toda brotada, y la cosechadora pasaba por ese mar. Si bien se ha perdido el 43% de todo el cultivo, no quiero alejarme de lo esencial, de aquellos que nada tenemos que ver con esta suerte de fiesta económica que el agro está haciendo para indicar que somos siempre los mismos los que pagamos, nosotros y los de más abajo, pero es automático el hecho de sufrir algún tipo de inconveniente y que la misma población se ponga a juntar alimentos no perecederos, que no digo que esté mal pero con los créditos blandos ¿no habrá alguna manera de financiar para que recuperen lo nada que tienen? He visto al costado de la ruta gente viviendo allí, totalmente idos, están en una situación como que ni siquiera buscan una solución porque creen que no se lo merecen, creo que estamos siendo demasiado buenos por el hecho de que no sabemos los derechos que nos asisten, y porque no haya quien los haga cumplir. Después viene el actual mandatario y sale a volar en helicóptero y si hay algo que marcar aquí es que por lo menos la antigua presidenta con sus trajes importados pero con botas de goma pisaba el lugar, estuvo por ejemplo en Tartagal después del alud. Un amigo me mandó una foto aérea de esa zona de Salta donde no se había respetado el borde del río Tartagal y una franja protectora de las barrancas del río, entonces al caer muchas precipitaciones y faltar el monte apareció este alud que tapó Tartagal, y creo, no quiero mentir, que todavía hay gente sufriendo las consecuencias de esa inundación que fue hace varios años”.
En este punto, Tomasi se preguntó: “¿cómo recuperamos ahora la integridad física y mental de toda esta gente castigada? Y me sigo refiriendo a los afectados indirectamente involucrados por esta actividad casi destructiva; estamos en manos de gente que piensa en lo económico como premisa de vida y todo aquel que intente decir la verdad nos dejan a un lado. El otro día me llamaron de Radio Nacional Córdoba por si yo sabía de algún ingeniero agrónomo que pueda explicar esto de la conservación del suelo y medio como que no me gustó porque el ciudadano común en este sistema no tiene casi participación en las decisiones por el hecho de que no tiene el estudio que el sistema exige, entonces yo medio que me enojé porque hay que imaginarse que toda la tierra que viene de siembra directa es un colchón de pasto impenetrable, que hace correr el agua como cuando tiras un balde sobre las baldosas, y hace correr todo el veneno que estaba depositado ahí en el bendito rastrojo que ellos hacen con productos químicos”.
Fabián Tomasi explicó que la siembra directa genera que la tierra no respire para que las malas hierbas surjan: “cómo será la fiebre de esta gente que ha declarado la acacia negra que es un árbol autóctono de toda esta zona como plaga para tener así la posibilidad de que el gobierno permita talarlo y seguir avanzando. Siendo sarcástico, no dudemos en que el año que viene tendremos lanchas con posibilidad de cosechar los cultivos o que de última harán camalotes transgénicos para seguir con el gran negocio de las comodities y mientras tanto nosotros, y en esto soy literal, seguimos sufriendo y en muchos casos muriendo, porque de eso tampoco se habla”.
Tras agradecer el espacio que la Red Nacional de Medios Alternativo le brinda en su programa radial Enredando las mañanas, Tomasi cerró su tercera columna con una frase y una reflexión finales: “el campo sufre por lo que el campo causa. Creo que somos demasiado tranquilos porque no conocemos nuestros derechos, el día que la educación predomine en la juventud en este país todo va a modificarse para bien”.

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada