7 may. 2016


Fue el jueves durante la excavación que una empresa privada realizaba en un predio sobre el que ya había rumores de que podría ser un lugar donde podría haber restos humanos. Dialogamos con la integrante de CAPOMA, Martina Montoya, que estuvo el viernes en el lugar para impedir que continuaran las excavaciones, y con Pablo Pelazzo, fiscal ad hoc en causas por crímenes de lesa humanidad en Jujuy (recusado por Blaquier y Lemos), quien detuvo el por lo menos descuidado accionar de la justicia provincial con una medida de no innovar. (Por La Retaguardia)

Foto: los restos hallados en San Pedro, Jujuy (CAPOMA y Radio Pueblo)

“Cuando llegamos el viernes a la mañana al lugar el pozo ya estaba hecho. Lo que nos relataron los trabajadores de la empresa es que el jueves, al meter la máquina, tocan algo y ven que es un cráneo. Le muestran al arquitecto, que les ordena que sigan cavando y encuentran más restos. El arquitecto para y llama a la policía. Esto fue el jueves a la mañana y la policía les respondió que estaban muy ocupados, que no podían ir. Como a las 17 volvieron a llamar y más tarde llegó la policía con el ayudante del fiscal y dan la orden a los bomberos para que sigan con el objetivo de ver si había más restos”, dijo Martina Montoya, integrante del organismo de derechos humanos CAPOMA (Centro de Acción Popular Olga Márquez de Aredez). Los restos encontrados pertenecerían a una sola persona, pero otros trabajadores dieron cuenta de haber hallado en otros pozos dentro del predio un arma de fuego, por lo que podría suponerse que haya más restos en el mismo lugar o aún en otros del predio.
Montoya relató que al llegar tuvieron contacto con un sereno de la obra, que estaba impresionado y bastante atemorizado. El sereno les dio algo que había hallado: “Él nos dio tres o cuatro dientes que quedaron ahí”, aseguró Montoya.
Según la integrante de CAPOMA, el momento más tenso se dio cuando, junto a integrantes de otros organismos (Familiares de detenidos por Razones Políticas, Abuelas, Hijos, entre otros), intentaron detener la excavación: “Ahí nos dijo la gente de la empresa que iba a seguir cavando, que tenían esa orden. Nosotros les dijimos que no correspondía hacerlo de esa manera. Llegó la policía y nos preguntaron quiénes éramos y que nos teníamos que ir porque había orden del fiscal para continuar excavando. Ahí se produjo un momento de tensión. Nos negamos a irnos, mientras esperábamos orden de la justicia federal. Luego llegó otro policía, que nos habló de otra manera y habló con el fiscal José Blanco. Al rato vienen, charlan con nosotros y les mostramos los dientes que nos había dado el sereno. Les dijimos que no era así cómo se trabajaba en estos casos. Ahí conseguimos pararlo y al rato llegó la nota de no innovar que presentó el fiscal Pelazzo y que fue firmada por el juez federal Fernando Poviña.
El predio en cuestión se encuentra, según informaron Radio Pueblo y Capoma, “a la vera de la ruta en San Pedro de Jujuy”. Aseguraron además que “sobre ese mismo sitio funcionaba, durante la intervención municipal de Diez del Valle, bajo el gobierno militar del general Urdampilleta, un basurero municipal sobre el que desde entonces ya circulaba el rumor podía albergar restos de desaparecidos”.
El hallazgo se produjo durante un trabajo de construcción en un predio ubicado a la vera de la ruta, en San Pedro de Jujuy. Los obreros encontraron restos humanos que - a prima facie - son de media antigüedad. En este lugar funcionaba en los años de la última dictadura cívico militar un basurero municipal y desde entonces circulaba el rumor de que podrían haberse enterrado allí restos de desaparecidos.

No innovar

Integrantes de organismos detuvieron la excavación
(Foto CAPOMA y Radio Pueblo)
Los organismos de derechos humanos de San Pedro se comunicaron el jueves 5 de mayo a última hora con el fiscal ad hoc en causas por crímenes de lesa humanidad de la provincia para informarle lo sucedido. Así lo relató el propio Pablo Pelazzo en diálogo con La Retaguardia: “recibimos un llamado telefónico de una persona que pertenece a los organismos de derechos humanos de San Pedro que es hijo de una ex detenida, en el que me informaba que habían encontrado restos óseos en una zona en las afueras de la ciudad. A partir de esa llamada se elaboró un acta tomando nota de la denuncia y se solicitó una serie de medidas al juzgado federal. Aparentemente ya estaba interviniendo la justicia provincial y esta persona también me informaba que había tomado conocimiento de lo sucedido a través de la gente que se encontraba en el lugar, porque justamente fueron integrantes de los organismos hacia allí. Una de las medidas solicitadas fue una cautelar para evitar que se modifique la situación en el lugar, es decir una cautelar de no innovar, además de pedir un informe a la fiscalía para ver si efectivamente estaba interviniendo en el tema y cuáles habían sido las medidas que había tomado al respecto. La medida de no innovar fue solicitada en la mañana del viernes y antes del mediodía ya estaba decretada, se había tomado contacto desde el juzgado federal con el fiscal de turno de la provincia. También por informaciones que recibimos a través de los organismos había tomado intervención la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia”.
Organismos de derechos humanos y medios comunitarios alternativos y populares locales, como CAPOMA y Radio Pueblo, denunciaron que en el lugar se había instalado una pala mecánica con el objetivo de barrer la zona, y que esta acción podía generar la pérdida de material e información forense. Al respecto, Pelazzo manifestó: “es parte de la información que recibimos, justamente por ese motivo es que se pidió el informe para saber si se había intervenido de esa forma o no. Aún no lo podría afirmar porque la justicia provincial no emitió el informe solicitado, por lo menos hasta el viernes a última hora. Pero sí hubo una comunicación telefónica con el fiscal de turno de la provincia sobre el pedido, la medida y el anoticiamiento. Parte de la información que recibí también es que integrantes de los organismos se habían apostado en el lugar para impedir que se actuara de esa forma, ya que en el caso de que sean restos óseos que tengan relación con los hechos de la última dictadura la utilización de una pala mecánica podía entorpecer mucho no solo la posterior investigación sino también el trabajo que pueda hacer el Equipo Argentino de Antropología Forense”.
En relación a la medida cautelar de no innovar, Pelazzo especificó: “se refiere solamente a no tocar ni modificar el lugar donde se encontraron los restos, para evitar que se entorpezca una posterior investigación. Eso no quita que puedan tomar otras medidas, siempre y cuando no se modifique el lugar, porque hasta el momento no hay más indicios de que ese cuerpo fue enterrado en el período que investigan las causas de lesa humanidad, recién en ese caso podría pasar a competencia federal, pero hasta que pase eso la medida ya está decretada e informada a la justicia provincial”.
En el mismo sitio donde se encontraron los restos funcionaba un basural en la época del Terrorismo de Estado, durante la intervención municipal del capitán José Ramón Diez del Valle, bajo el gobierno militar en la provincia del general de brigada Fernando Vicente Urdampilleta. Desde entonces, circula el rumor entre los habitantes de San Pedro de que allí podrían haberse enterrado restos de desaparecidos. “Lo que señalan familiares y ex detenidos de San Pedro es que en esa zona funcionaba un basural que dependía de la intendencia de la ciudad San Pedro, intervenida en ese momento por un militar, y que habían escuchado alguna vez rumores sobre que allí podría llegar a haber restos de personas secuestradas”, manifestó Pablo Pelazzo.
“La intervención inmediata por parte nuestra tiene que ver con descartar la posibilidad de que sean restos relacionados con los hechos que se investigan en las causas de lesa humanidad pero no deja de tener importancia el hallazgo porque son restos humanos, sean del período que sea, así que alguna investigación se va a tener que hacer”, agregó el fiscal ad hoc.
Desde La Retaguardia aprovechamos la comunicación con Pelazzo para consultarle si tras el cambio de signo político en el gobierno provincial, a partir de la asunción del gobernador radical Gerardo Morales luego de años de gestión peronista, se había producido alguna modificación específicamente en las causas por crímenes de lesa humanidad: “la verdad que no hubo cambio a nivel provincial en relación a las causas, por lo menos hasta el momento, más que las modificaciones lógicas ante cualquier cambio de administración de gobierno en los que asumen nuevos funcionarios. En este caso, se nombró una nueva secretaria de Derechos Humanos (Susana Haquim), pero la gente que dependía de esa dependencia y estaba participando de los juicios con acompañamiento y demás lo ha seguido haciendo. En ese sentido no he notado cambios. A esta nueva secretaria no la había escuchado antes, ni visto participar ni intervenir en alguna cuestión con derechos humanos. Creo que es abogada, pero de lo que sí estoy seguro es que hasta la fecha no había tenido ninguna intervención al menos pública o que yo conozca en términos de derechos humanos, ni en los relacionados con lesa humanidad ni con alguna cuestión que también tenga que ver con los derechos humanos”, aseveró.
En cuanto a la detención de Milagro Sala manifestó que conoce lo mismo que sale en los medios, aunque luego aclaró: “de lo que sale en algunos medios; también es cierto que los medios provinciales y muchos de los nacionales tienen una información bastante tendenciosa”, señaló.
Jujuy es hoy una provincia convulsionada tanto desde lo político como desde lo social, coyuntura a la que ahora se suma el hallazgo de restos óseos en la localidad de San Pedro, una información que habrá que seguir de cerca para conocer sus verdaderos alcances.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada