22 may. 2016


Lo hizo la organización HIJOS La Plata a partir de la información surgida durante la instrucción y en el posterior desarrollo del juicio Fuerza de Tareas 5 el año pasado. En Oral y Público, que se emite por Radio La Retaguardia, Fernando Tebele y María Eugenia Otero dialogaron con Julio Avinceto, integrante del organismo de derechos humanos, sobre las pruebas que surgieron en contra del sindicalista y la reacción de la conducción bonaerense de la Asociación de Trabajadores del Estado. (Por La Retaguardia)

Foto: estatalesenlucha.org

“Durante el juicio que se realizó el año pasado en La Plata a solo 8 integrantes de las patotas de Armada y Prefectura por los casos de algunos compañeros sobrevivientes, asesinados y desaparecidos de toda la represión que se dio en la zona de Berisso, Ensenada y La Plata, incluso antes de la dictadura, surgieron y se volvieron a plasmar testimonios de compañeros sobrevivientes que denunciaban no solo a los represores de Armada y Prefectura, incluso de algunos sectores de la Policía de la provincia por la coordinación represiva que había, también al Servicio Penitenciario porque muchos fueron pasados desde el centro clandestino de la Marina a los centros de la policía y luego blanqueados en unidades penitenciarias como la Unidad 9; sino que también denunciaban a la propia conducción de muchos de los sindicatos de las diferentes industrias cuyos trabajadores de base y combativos eran golpeados por la represión y no así las conducciones gremiales. Estamos hablando de la industria del Astillero Río Santiago principalmente; la industria metalúrgica en el caso de Propulsora Siderúrgica, una de las más importantes del grupo Techint en la zona; la del petróleo con YPF y la destilería de la planta de Berisso-Ensenada; la de la carne con el frigorífico Swift que en aquel momento todavía funcionaba”, detalló Julio Avinceto, integrante de HIJOS La Plata, quien a su vez aclaró que estos datos de complicidad ya habían quedado en evidencia durante la etapa de instrucción de esta misma causa, conocida como Fuerza de Tareas 5.
En relación al gremio de los trabajadores estatales, ATE, las acusaciones se dirigieron a Juan Carlos Marín, su secretario general desde antes del golpe de Estado: “ninguno de los altos representantes de las conducciones sindicales sufrió persecuciones ni nada. Recuperada la democracia, todos ellos lógicamente les decían a sus propios afiliados que se la habían jugado durante la dictadura, pero lo cierto es que nunca apoyaron a los compañeros, ni durante las persecuciones en la dictadura ni tampoco les dieron una mano con lo que significó para muchos de ellos dejar el trabajo, tener que exiliarse, volver después a la zona en la que se habían criado porque muchos de ellos eran de Ensenada, Berisso, y nunca fueron asistidos por el gremio de ninguna manera e incluso hasta el momento actual, porque muchos fueron cesanteados de sus trabajos y no pudieron hacer reconocer los años de trabajo que tenían en las distintas empresas por lo cual no pudieron jubilarse. Parte de la lucha, además de por justicia, por sus compañeros y por ellos mismos, es poder jubilarse y que las empresas reconozcan los años de trabajo que tanto les costaron, además de lo que significó la represión y haber pasado por los centros clandestinos de la Armada y Prefectura”, afirmó Avinceto.
“Puedo dar los casos concretos de Luis Córdoba, Américo Piccinini, Ana María Nievas, Mario Peláez, todos trabajadores del Astillero Río Santiago, y menciono ese caso porque hace al gremio del Estado por ser este astillero una empresa tradicionalmente estatal. Allí, el jefe de seguridad de la planta, antes del golpe incluso también, era un capitán de la Armada de apellido (Jorge) Bigliardi, pero los compañeros también señalaron tanto al Chueco Marín como a uno de sus segundos, el Ñato Barros, como integrantes de una patota que andaba armada y que no solo hostigaba a los compañeros que armaban listas de representación independiente de las conducciones tradicionales ligadas al PJ o a la burocracia sindical más rancia, sino que además colaboraban pasando listas a la Marina para elaborar el plan represivo. Recordemos que en el astillero empezaron a secuestrar sistemáticamente a los compañeros desde la mismísima madrugada del 24 de marzo de 1976, los camiones de la Armada y Prefectura presentes en la puerta de la planta separando con una lista a los compañeros que después eran pasados por los distintos centros clandestinos de detención de la zona. No es solamente una colaboración por omisión, connivencia o por callarse, sino que los compañeros están diciendo que efectivamente pasaban las listas de aquellos revoltosos, de aquellos zurdos, de aquellos que generaban problemas y efectivamente la mayoría de estos compañeros fueron detenidos y muchos de ellos continúan desaparecidos”, aseveró el integrante de HIJOS La Plata en diálogo con Oral y Público. 

La reacción del gremio

Durante el desarrollo en 2015 del juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco de la causa Fuerza de Tareas 5, y a partir de los testimonios que allí se escucharon y que mencionaban a Marín, HIJOS La Plata comenzó a denunciarlo públicamente: “ya se conocían los testimonios de la instrucción de la causa, pero cuando comenzaron a aparecer en las audiencias hicimos algunas gestiones con la gente de ATE en la provincia de Buenos Aires. En La Plata está la sede más importante de ATE Provincia, incluso los compañeros vinieron a algunas de las audiencias ante la importancia del juicio y de lo que significaba para el polo industrial y de trabajadores más grande de nuestra zona revisar los hechos del Terrorismo de Estado. En aquel momento, era setiembre del año pasado, la conducción de ATE Provincia nos dijo que iba a esperar para esta denuncia, porque en ese momento tenían elecciones y no querían complicarse con estas cuestiones del pasado. Sin embargo, nosotros decimos que no son cuestiones del pasado y que además ATE hizo una muy bonita nota respecto al juicio cuando todavía se realizaban las audiencias pero no dijo nada de esto en particular, siendo que nosotros y otros organismos y organizaciones como el espacio Justicia! Ya La Plata estábamos pidiendo expresamente que se lo apartara a Marín. Entonces nos dijeron que después de las elecciones veíamos”, expresó Avinceto.
Al llegar a la instancia de sentencia de este juicio, el Tribunal Nº1 de La Plata resolvió que se envíe toda la información recabada sobre varios temas en el desarrollo de las audiencias, incluida lo referido a Marín, a los Juzgados Nº1 y Nº3 de La Plata para que se investigue la posibilidad de que algunos integrantes de la conducción de los sindicatos hayan cometido delitos de acción pública: “se mencionó no solamente a ATE sino también a la UOM (Unión Obrera Metalúrgica), el sindicato de la carne, y el SUPEH (Sindicato Unido Petroleros e Hidrocarburiferos)”, agregó Avinceto.
Pasados algunos meses de la sentencia, del reclamo a ATE y las elecciones en ese gremio, desde HIJOS La Plata volvieron a insistir con el pedido de expulsión de Juan Carlos Marín del sindicato que representa a los trabajadores del Estado: “el papá de Tania, una de nuestras compañeras de HIJOS, está desaparecido y era trabajador del Astillero; ella entró a trabajar allí por esta dinámica que se consiguió también a través de ATE, y hay que decirlo, que es el cupo para que los hijos de desaparecidos o ex detenidos del Astillero ingresen a trabajar en la planta. Nuestra compañera fue querellante por el caso de su padre en el juicio del año pasado, por eso lo trabajamos muy de cerca nosotros, y además al ser trabajadora del Astillero fue a plantear a las reuniones de ATE Ensenada la cuestión de Marín. Lamentablemente la semana pasada hubo un encuentro de balance anual de esta seccional y la compañera volvió, con otros compañeros de listas alternativas a la de la conducción, a plantear este tema, y la lista de la conducción volvió a minimizarlo, a decir que todavía no hay una condena de la justicia, que no hay suficiente información y que el ‘compañero Marín’, en estos términos, era una gran persona y que lo iban a sostener y que incluso iban a ir al Congreso Nacional de ATE sosteniendo al compañero que se la había jugado durante la dictadura. Pero eso no es así y está empezando a quedar claro a partir de la sentencia del juicio Fuerza de Tareas”, explicó Avinceto.
“Como organización de derechos humanos –continuó el integrante de HIJOS La Plata– no necesitamos insistir con el detalle fino de estas denuncias, porque son conocidas por todos, pero pensamos también que los sindicatos tienen que ser espacios de construcción de democracia y también de memoria, verdad y justicia, deben ser sus conducciones los que debe ponerse al frente de estos reclamos y se debe empezar con dar el ejemplo en casa. No podemos decir que bancamos los procesos de memoria, verdad y justicia y seguir teniendo dentro de nuestras áreas de representación a personajes como estos”.
En este sentido, Julio Avinceto dio un ejemplo muy claro: “tras ser secretario general del gremio, Marín siguió teniendo luego varios cargos dentro de distintas representaciones de ATE, a nivel nacional en el área de Finanzas, pero en ATE Ensenada estaba justamente en el área del centro de jubilados. Y ahí está la contradicción, si ATE Ensenada sigue bancando a Marín y justamente los compañeros sobrevivientes del Astillero, que tienen la representación del gremio en Ensenada, están buscando jubilarse, el día que lo logren van a tener en su área al mismo tipo que los señaló a ellos durante la dictadura. Esto creo que hace a la lógica de cómo muchos de estos cómplices directos de la dictadura se reciclaron en democracia hasta hoy, y cómo muchos se resisten a ver la realidad y correrlos del medio para seguir avanzando sobre estas cuestiones, porque acá no se acabó incluso con este juicio el tema de revisar todo lo que pasó en la represión y las complicidades de la burocracia sindical principalmente con los represores de la Armada, la Prefectura, la policía y las demás fuerzas, hay que seguir investigando y esa es parte de la tarea”, cerró Avinceto el diálogo con Oral y Público.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario