23 may. 2016


Los trabajadores y trabajadoras de Radio América están ocupando desde esta tarde la planta transmisora de la radio. Hace unos meses que están en conflicto. Los antiguos dueños Sergio Szpolski y Matías Garfunkel hasta que se deshicieron de las empresas del Grupo 23. Los trabajadores vienen sosteniendo la radio con emisiones especiales, intentando no cesar las emisiones por completo. Hoy el nuevo dueño de los medios, Mariano Martínez Rojas, quiso copar la planta transmisora para impedir que los trabajadores puedan emitir. Luis Angió dialogó con la trabajadora Daniela Gisbert durante la emisión de Oíd Mortales, que conduce junto a Cristina Varela. (Por La Retaguardia)

"Estoy en la planta acompañando a los compañeros técnicos que trabajan acá, en Soldati, un lugar bastante descampado. Hubo una amenaza da cortar la transmisión que no se llevó adelante. Nosotros llegamos y había tres patovicas en la esquina, ahora un grupo está en la policía haciendo la denuncia. Le dimos intervención en el Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones). Esta es una vuelta de tuerca más de este empresario Martínez Rojas que todavía no nos pagó y, sin embargo, se da el lujo de amenazar a los laburantes para cortar la transmisión. La señal es del Estado, el Estado no toma cartas en el asunto. Después de seis meses la radio está funcionando, los laburantes no cobramos. El Estado está siendo cómplice de una situación anómala. Es una radio privada", explicó Gisbert desde la planta transmisora ubicada en el sur de la ciudad.

—Oíd Mortales: Hoy escuchaba a otro compañero en otra radio preguntándose cómo puede ser que el Estado no tome intervención, cuando la frecuencia es del Estado y lo único que hace es concesionarla. Martínez Rojas se presentó en el Ministerio de Trabajo, pero no solo no les pagó a ustedes, sino que nunca programó la radio para salir al aire. 

—DG: Quiere cortar la transmisión desde acá. Él hizo una oferta para pagarnos, pero no nos pagó, quiere que trabajemos gratis. Esto no es una cooperativa, es un empresario privado que compró una radio, mínimamente tiene que tener dinero para pagar los salarios. Seguimos pagando nosotros los servicios, la luz, la línea digital que va de la planta al centro. Ni siquiera paga eso. El Estado no le tendría que entregar una radio AM a un empresario insolvente.

—OM: En una situación normal, ¿cuántos empleados hay en la planta?

—DG: Hay uno o dos, los turnos son de 6 horas. Pero con esta situación, los compañeros se quedan treinta y seis o cuarenta y ocho horas seguidas trabajando para no gastar en transporte. Es una patriada inmensa. 36 horas trabajando gratis y encima los patotea y les dice que los va a sacar, que va a cortar la transmisión. Nosotros somos los que estamos cuidando el aire.

—OM: Es muy importante que esto se sepa, no sé si habrá muchos medios que lo difundan. 

—DG: Mañana vamos a tener una reunión con el Enacom para que se defina esta situación. También nos van a recibir diputados del oficialismo, de la comisión de libertad de expresión. Esto tiene que ser una resolución política, el Ministerio de Trabajo no ha hecho nada.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario