21 jun. 2016



La sentencia por el juicio del taller textil incendiado en 2006 se dará a conocer hoy a las 14. Luego de 12 jornadas de declaraciones y controvertidas opiniones de la defensa, el veredicto dejará abierto -o no- el camino para continuar la causa contra dueños de marca y de taller. Jerónimo Montero, investigador del Conicet, fue entrevistado en radio La Retaguardia durante el programa Tengo Una Idea que conducen Carlos Morchio, Nico Rosales y Gabi Barro Gil. (Por La Retaguardia)


La última jornada del juicio oral, previa a la lectura de veredicto, se desarrolló el lunes 6 de junio. Instancia de debate entre las partes, para cerrar los alegatos de defensa, querella y fiscal. Respecto de la ampliacion de la causa por "reducción a la servidumbre", hubo cuestionables argumentos por parte de la defensa de los imputados Sillerico (nacionalidad boliviana) y Correa (argentino). Montero habló en particular de los dichos que motivaron la futura presentación de denuncia ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI): "La defensora pública Norma Boyssou utilizó una batería de argumentos racistas diciendo que su imputado -Sillerico-, como todos los bolivianos, es una persona que no está culturalmente capacitada para entender las reglas que tiene que seguir alguien que abre un taller. Afirmaciones que extendió a todos los bolivianos. En la campaña que llevamos adelante por justicia -aclaró el investigador-, hay muchos bolivianos que se sintieron afectados. Una de las cosas que dijo Boyssou fue 'mírenlo -señalando a Sillerico-, es boliviano; los bolivianos son más pasivos que activos'. Es decir, definitivamente estos argumentos no deberían ser tenidos en cuenta por el Juzgado, y si lo hace será problemático; pero a su vez, estamos esperando que termine el juicio para realizar una denuncia ante el INADI en contra de esta defensora publica".
Después de 10 años de ninguneo, las 12 jornadas de audiencias resultaron positivas, "sobre todo si tenemos en cuenta el intento de cerrar la causa por parte del Tribunal que la está trabajando actualmente. Haber llegado a esta instancia facilitó la sensibilización de los jueces. En principio parecería que fue así".
Varios factores influyeron en la sensibilización que describió Montero: "Un primer día de juicio oral a sala plena; escuchar a las víctimas contar lo que vivieron; la presencia de varios legisladores, y de medios como Pagina12 y Clarín fotografiando a los jueces, jueces que hoy están muy expuestos debido a esta difusión". Hechos que no se dieron al azar sino que fueron planteados por la Campaña Luis Viale Juicio (blog) como parte de la estrategia para comprender que este caso es clave.
"Lo que se decida será muy positivo o muy negativo, el impacto será muy fuerte. Nuestra impresión es que los jueces sintieron la presión, y lo demuestra el hecho de haber accedido a ampliar la imputacion a 'reducción a la servidumbre'. Porque la hubo, existen acuerdos internacionales sobre trabajo forzoso, y distintas doctrinas que así lo definen. La inclusión de este delito es positivo, y sería aun más positivo que se falle a favor de la justicia, reconociendo este hecho, ya que ello facilitaría la tarea de ir disciplinando de alguna manera a los actores de la cadena productiva".
La Campaña generada a consecuencia de las muertes de las 6 personas en Luis Viale, casi todos niños, agravado por las muertes de los 2 niños del taller de Páez ocurridas el año pasado, ha sido el motor principal para la concreción del juicio. De esta manera, cuenta Montero, "se ha logrado disciplinar en alguna medida a los talleristas, quienes exigen a las marcas mejores pagos, pudiendo incluso evitar el allanamiento al mejorar las condiciones".
"El paso que sigue es lograr la condena de los dueños de las marcas que se pruoducían en Luis Viale: Fischer y Geiller. La idea es continuar con la cadena de responsabilidades y llegar a las marcas a partir de este fallo, cosa que la Justicia no ha hecho. Esto sentaría un precedente, ya que un fallo de estas características demostraría a las marcas las consecuencias concretas que trae producir de esta manera".
Se espe
ra un fallo favorable: "No puede ser de otra manera, hasta las dos defensas escupieron para arriba, al decir que los verdaderos beneficiarios de todo esto eran los dueños. Pero además, no son estos jueces quienes los juzgarán, aunque sí se instruirá a la Justicia para extraer declaraciones de este juicio e investigar las responsabilidades en toda la cadena".

Cadena de responsabilidades

El modelo productivo textil lleva largo tiempo desarrollándose a través de tercerización y subcontratación en los talleres llamados "clandestinos", con distinciones, incluso, dentro de esta definición. Las marcas han intentado siempre evadir la responsabilidad: "Argumentan que comercializan lo que producen otros, intentando desligarse de ella cuando en realidad todas las investigaciones sobre el sector, hechas académicamente, incluso con puntos de vista conservadores, todas dicen que las marcas son la cabeza de una cadena productiva y de comercialización también. Las marcas ordenan la cadena hacia atrás (producción) y hacia adelante (comercialización)". Con relacion a esta última, continúa Montero, "se identifica una más o menos clara distinción entre la comercialización en blanco y la que se desarrolla en negro: shoppings y locales, por un lado, muy relacionados con las marcas, y por el otro La Salada y calle Avellaneda donde comercializan principalmente en negro. Hechos que permiten a las marcas declarar no tener nada que ver con la informalidad. Sin embargo, cuando investigás hacia atrás en la cadena productiva, e incluís en los análisis a los procesos productivos, se ve que formalidad e informalidad se entremezclan de una manera que se tornan inconfundibles. Las marcas están junto a los confeccionistas de calle Avellaneda completamente juntos, en donde los talleres "clandestinos" producen para unos y para otros".
A modo de no contribuir a una "caza de brujas" indiscriminada, el investigador aclaró durante la entrevista que no todas las casas sin letreros al frente ni fachada que demuestre la comercialización están fuera del marco legal, ya que puede haber gente trabajando en sus casas de manera registrada. Sin embargo, la excusa que dan las marcas de no poder controlar a quienes trabajan en negro es una mentira: "Las marcas, en realidad, tienen todos los números controlados. En general, tienen una serie de subcontratistas registrados -pantalla-, y esto les permite esconder un universo de trabajadores no registrados a los cuales les pagan menos, ahorrándose los costos de pagar en blanco. Si trabajás en negro es porque a vos te conviene, y al hacer los números detectás la diferencia de hacerlo en negro o en blanco. Ejemplo: cuando le llevás a un taller en blanco una determinada cantidad de pantalones, y ves que no tiene la cantidad necesaria de máquinas para hacer esa cantidad de jeans, es evidente la existencia de trabajadores en negro".
La lectura del veredicto será el martes 21 a las 9.30 de la mañana en Talcahuano 550. Se invita a organizaciones y partidos políticos a las 8.30, y a las 11, se llevará a cabo una conferencia de prensa para contar el resultado.


DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada