22 jul. 2016



Once organizaciones políticas, sociales y de mujeres se presentaron como ‘amicus’ en la causa que lleva adelante la abogada Soledad Deza por el caso Belén, la chica que fue presa y condenada por homicidio agravado por el vínculo luego de sufrir un aborto espontáneo en un hospital público de Tucumán. María Elena Barbagelata, abogada y dirigente socialista, dialogó por Radio La Retaguardia con el programa Oíd Mortales y amplió los detalles de la presentación. (Por La Retaguardia)


“Hicimos una reunión con medios de comunicación, periodistas por el tema de Belén. Del estudio de la causa, surge un trato de enormes estereotipos, violencia de género, de mitos que los jueces aplican para llegar a esta condena. Esto ha motivado que muchas organizaciones, no sólo las comprometidas con los derechos de las mujeres, sino también de los derechos humanos en general, (entre ellas el CELS, Amnistía Internacional, la Asociación de Abogados de Buenos Aires, Católicas por el Derecho a Decidir) se presentaran como amicus para abogar por la absolución de Belén y por el dictado de una sentencia que valore las contradicciones que existen en la causa, que valore los mitos y estereotipos que se han aplicado, y que puedan llegar a revocar esta condena y absolverla”, explicó la abogada. Barbagelata sostiene que “el expediente es un manual de mitos contra la mujer. Por primera vez en un caso que tiene que ver con aborto, con una condena a una supuesta maternidad que se dieran más de diez amicus llama la atención, porque la sociedad se pone en marcha para defender los derechos de las mujeres, sobre todo lo que tiene que ver con derechos reproductivos”.
Además, explicó la dirigente, el fallo tiene enormes contradicciones: “es una valoración totalmente arbitraria. Pero tengo la esperanza con que la Corte Suprema de Tucumán, dada la envergadura y la trascendencia, se pongan a analizar el expediente a la luz del estado de derecho, desde una perspectiva de derechos humanos y de género; pero desde principios elementales del derecho penal. Acá hasta se basan en supuestas confesiones de Belén, parece que estuviésemos volviendo a la etapa de la Inquisición”, denunció. “Basta con leer las declaraciones de ella para darse cuenta de que ella jamás admitió el homicidio que le imputan. Además, es un hecho doloso en el campo del derecho penal, no hay un homicidio de este tipo que pueda ser atribuido siquiera a una negligencia. Hay una violación sistemática del principio de inocencia. Esto ha hecho que esté detenida aun desde la sala de parto, habiendo sido sometida, rodeada de policías. Fue juzgada y condenada antes de poder anoticiarse de qué le estaban imputado”, aseveró la abogada.
Sobre el plazo del que dispone la Corte Suprema de Tucumán para responder la apelación, Barbagelata explicó: “Las Cortes en general suelen fijarse sus propios tiempos. Por supuesto que hay un derecho a ser juzgada en tiempo razonable, pero tratamos de incidir y de aportar amicus al Tribunal para demostrar la necesidad de que se tomen en cartas en el asunto y se intervenga lo más pronto posible, más allá de que ella pueda tener libertad durante el proceso. Pero apuntamos a que, de solo leer esta causa, se pueda arribar a una sentencia mucho más justa en tiempo razonable”.
La abogada consideró que el caso necesita difusión para acelerar los tiempos, y sobre todo en Tucumán: “Hemos tenido el caso de Marita Verón, con procesos muy oscuros de trata donde están en juego derechos de las mujeres y de la sociedad toda. La Corte de Tucumán tiene en sus manos una causa para demostrar que existe la justicia para las mujeres en este país”.

Carta abierta de Belén a la militancia y el movimiento de mujeres:

«A todas las mujeres que luchan por mi libertad y a las organizaciones que piden por mí, quiero agradecerles de todo corazón lo que están haciendo. Estuve mucho tiempo sola, muy sola, y ahora siento la fuerza de mucha gente que me acompaña.
Tengo fe de que pronto se va a hacer justicia para mí.
Me enteré por mi defensora que las Naciones Unidas están pidiendo que me dejen libre y eso me da más esperanzas.
Hace dos años y cuatro meses que no puedo estar con mi familia, eso es lo que más lamento, que me hayan separado de ellos. Extraño mi casa y mi vida de antes. Pero siento que ya falta menos.
Me llegan los mensajes de la gente y todas las cosas que están haciendo desde afuera para que yo esté libre.
De todo corazón, muchas gracias por hacer que mi lucha sea de ustedes».


0 comentarios:

Publicar un comentario