27 ago. 2016


Se deberá buscar otro lugar donde finalizar la obra. El escultor Andrés Zerneri conversó con Radio La Retaguardia durante el programa Tengo Una Idea, y explicó que el galpón de la ESMA donde funcionaba el taller fue clausurado por Claudio Avruj, secretario de DD.HH. de la Nación (Por La Retaguardia)

Foto: notas.org.ar

"El jueves pasado (18 de agosto), varios patrulleros entraron a la ex ESMA -dijo Zerneri en referencia a la ESMA- para iniciar una clausura en el Galpón donde desde hace 6 años estamos haciendo el Monumento a la Mujer Originaria (MOM). El secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, ya nos había manifestado sus deseos de que nos fuéramos, pero de manera informal. Cada vez que en anteriores oprtunidades habló del proyecto, manifestó su oposición a la idea de que lo terminemos allí.  Según entiende el nuevo gobierno, somos usurpadores del lugar". El operativo policial llevado a cabo para concretar esta idea fue "una falta de respeto a todos los organismos de DD.HH. Quieren que nos vayamos y para ello dejaron 4 policías de civil hasta el día de hoy -apostados en la puerta del Galpón-, en ese lugar tan sensible y caro a la memoria de todos. Un lugar que fue campo de concentración, donde desaparecieron a 5.000 personas".
La confección del MOM no requiere dinero de nadie: "Nosotros la consideramos una tarea muy noble y legítima, por cuanto no se hace con dinero, ni lo requiere del Estado". Su desarrollo estuvo apoyado en la solidaridad de "muchísimas personas que han donado llaves y elementos de bronce. Ya tenemos el 95% del material necesario, con la escultura muy avanzada. El MOM se ve interrumpido hasta que podamos solucionar este tema".
En el día de la fecha, el equipo del MOM, estuvo reunido con Avruj: "Hemos acordado, si bien no fue firmado, que el Galpón sea abierto nuevamnete para comenzar el proceso de ordenamiento del material para poder trasladarlo a algún otro lado. Aun no tenemos el lugar, y el plazo final para permanecer allí será el último día de este año".
"Nos parece grave las dos cosas, por un lado cometer este hecho en la ex ESMA; y por el otro, con relación al proyecto mismo, desoír las expresiones de gran cantidad de gente con el deseo de rendir -de esta manera- un homenaje a los pueblos originarios. Por eso, lo consideramos una doble falta de respeto", dijo.

El proyecto se va, ¿y la conciliación? 

La usurpación pasa a ser una excusa, porque se trata de un lugar público que les fue cedido a través del permiso dado por los tres poderes que sostienen el gobierno de la ESMA (Ciudad, Organismos y Nación). "Contamos con la resolución a través de la cual nos prestan el espacio, pero Avruj, como administrativista que es, no lo entiende; para él, este documento es muy irregular".
Lo irregular es la poca voluntad de comprender y entender lo que sucede hoy dentro de la ESMA, "para una Secretaría de DD.HH. de una gestión como ésta (el PRO), todo lo que allí transcurre pasa a tener sentidos adversos a sus ideales ¿Cómo podrían entender que hay 50 artistas trabajando ad honorem para hacer un homenaje a los pueblos originarios, y que todo se ha logrado a través de la colecta de tantas personas?. Creo que resulta tan inentendible como inconciliable para su perspectiva política".
"En la reunión de hoy no pretendíamos convencerlos de nada, sería imposible. Y en la búsqueda de soluciones preferíamos que ni siquiera nos ofrezcan otro espacio porque estamos seguros de que si lo hacían, iban a encontrar -en un futuro- nuevas excusas para reprimir".
Finalmente el MOM debe abocarse a la tarea de encontrar otro lugar: "Nuestro pedido siempre fue empezar y terminarlo; bueno, ahora estamos buscando otro lugar porque le estamos dedicando muchas más energías a defender el espacio que a hacer la escultura. Entre tanta adversidad, se hace difícil hacer las cosas, por lo que preferimos priorizar su finalización ya que el MOM terminado permitirá visibilizar toda esta situación".

Paradojas del lenguaje

La Secretaría de esta nueva gestión se llama de Derechos Humanos y de Diversidad Cultural, ironía política "cuando en el organismo nos han dicho que los pueblos originarios no tienen nada que ver con los Derechos Humanos. Con el desarrollo de este proyecto he entendido que los pueblos originarios son los primeros desaparecidos; dicho muchas veces por Osvaldo Bayer, quien se refería a ellos como víctimas del Terrorismo de Estado; del robo de bebés; del fusilamiento; del trabajo esclavo; del destierro; víctimas también del Ejército argentino. Es decir, no podemos no verlo desde ese aspecto. Donde se promocionan y divulgan los DD.HH., los pueblos originarios son infaltables".
Aunque Zerneri aclaró que la idea no es asumir algún tipo de representación "ni se plantea otra cosa que vaya más allá de la construcción del Monumento. Se trata de un pequeño hecho simbólico: el de hacer un Monumento de estas características lo suficientemente grande como para llamar la atención y que a la vez la gente tenga en cuenta tres datos chiquitos: nuestro país tiene 40 naciones originarias; por otro lado, de acuerdo a un trabajo hecho para la UBA del genetista Daniel Corach, éste dice que el 61% de la población argentina tiene un vínculo genético muy estrecho con los pueblos originarios, o sea: 6 de cada 10 tiene sangre originaria; el tercer dato son las 20 lenguas nativas que se hablan aquí". Inmensa diversidad de la que "deberíamos jactarnos y sentirnos orgullosos, sin embargo cada vez que suceden circunstancias adversas con estas naciones, lo sentimos como si se tratase de otros, lejanos en distancia, kilómetros y tiempo. Este Monumento se transforma en una pequeña excusa para que mucha gente se entere más de sí mismos, sobre todo en CABA, donde más se ha invisibilizado históricamente la presencia de los pueblos originarios".
Con la "conquista del desierto" organizada por el general Roca, el uso del lenguaje direccionaba un sentido determinado, no sólo por la alusión al "desierto" como un espacio deshabitado, sino porque "conquista refiere a dos bandos de soldados. Cuanto más se investiga, incluso documentado de puño y letra del propio general genocida, se trató de envenenamientos, fusilamientos, reducción a la servidumbre. No existen narraciones de enfrentamientos en combate contra Ranqueles o Mapuches".

Un "desierto" de mentiras

"Debemos seguir condenando estas aberraciones cometidas contra la raza humana en nombre de la civilización", agregó el escultor. "Cuando el MOM esté terminado, vamos a pedir que sea emplazado en donde se encuentra el monumento al general Roca. Seguramente va a generar debate, y relaciono el desalojo -confirmado hoy- con evitarle un futuro dolor de cabeza a Macri cuando ocurra. Porque aunque la situación política sea cada vez más adversa a estas ideas, nosotros no torceremos nuestro objetivo".
El MOM será donado a la Ciudad de Buenos Aires para que reemplace al monumento a Roca. Al igual que ocurrió con la estatua de Colón o la de Juana Azurduy, habrá polémica y sentidos en disputa: "Los monumentos siguen siendo símbolos muy importantes a pesar de que como sistema de comunicación parezcan obsoletos o estáticos".
El MOM contó con 23 centros de acopio en todo el país, en donde recibieron el bronce donado. Osvaldo Bayer es el autor intelectual del proyecto, por lo que, entre risas, Zerneri dio por sentado que será el escritor quien reciba más años de cárcel cuando Roca sea trasladado a otro rincón de esta gran Ciudad.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada