25 sept. 2016


Las políticas migratorias nuevamente en cuestión por la creación de una cárcel para migrantes en Pompeya, en convenio con la Dirección Nacional de Migraciones. Mario Canaviri dialogó con Radio La Retaguardia durante el programa Tengo Una Idea. "No puede ser que nos miren como extraños o peligrosos", dijo. Además se refirió a la resistencia organizada, los derechos humanos y la necesidad de informarse. (Por La Retaguardia)

Foto: ministra de seguridad Patricia Bullrich.

Mario Canaviri es estudiante de periodismo en la Universidad de las Madres y hace casi 20 años que está radicado en el país. "Desde el 1 de septiembre -explicó- tiene vigencia el convenio firmado por el gobierno porteño, junto con Nación y Migraciones, según el cual se cede un espacio ubicado en el pasaje Alfredo Colmo 3860, del barrio de Pompeya, en donde ya se están llevando a cabo las reformas para crear el primer centro de detención, que nosotros llamamos Cárcel para Migrantes", expresó.
"Queremos que este hecho repudiable sea visible y se frene el avance de las reformas de la construcción de esta cárcel. Para ello estamos llevando a cabo reuniones con las diferentes organizaciones sociales con quienes articulamos, como la comunidad boliviana y la senegalesa". Agregó el estudiante, además de considerar "lamentable que un gobierno instale la idea de que el migrante es alguien peligroso".
El comunicado de Migraciones "asegura que el lugar será destinado para quienes infrinjan los trámites legales de documentación; no por un delito -explicó Canaviri. Lo que presenta una contradicción, según dijo una abogada de la colectividad boliviana, quien nos explicó que es imposible privar de la libertad a una persona por tener irregularidades en estos trámites".
La cárcel, llamada Centro de Detención por las autoridades porteñas y de Seguridad, resultaría la puerta de salida para los extranjeros que no hayan completado su documentación: "El convenio dice que te detienen por un tiempo determinado hasta la expulsión del país. O sea, una vez que ingresás, será para ser expulsado luego, no es que hay chances de solicitar un abogado. Pero estamos hablando de una falta administrativa, no una contravención, o un delito grave".
De acuerdo al Código Procesal Penal, sólo ante delitos graves y con condena firme puede haber posibilidad de expulsión, lo que deja al descubierto la política discriminatoria hacia el extranjero. "La Ley de Migraciones tiene vigencia -continuó-, y exige al gobierno de turno el compromiso de acompañar al migrante con trámite irregular hasta completar el proceso para tener al día los papeles. No existe ninguna consideración de expulsión en este sentido. El migrante tiene derecho de pedir permisos y hasta solicitar prórrogas".

Asociaciones peligrosas (semánticas y de sentido)

"Hace tiempo que Macri tiene expresiones xenófobas, lo dejó claro durante la toma del Parque Indoamericano -2010, frente a la Villa 20-, cuando la Policía Federal reprimió junto con la Metropolitana. En aquella oportunidad habló de 'una inmigración descontrolada', y asoció a la gente de la toma con el narcotráfico y la trata de personas". En este contexto, "no nos resulta extraño la política contra el migrante, pero sí nos sorprende el hecho de crearnos una cárcel para nosotros".
Cárcel, pero cómoda, ironizó el estudiante de periodismo, al remarcar que "llama la atención las condiciones en que se emplazará, ya que según el comunicado, contará con habitaciones cómodas, espacio recreativo y oficinas. Por lo que parece un hotel de lujo para nosotros".
El lugar "es una fábrica abandonada, y si uno pasa por la calle se puede ver gente trabajando en forma clandestina, porque tampoco hay cartel indicador de que es el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires quienes realizan tales reformas. Los que estaban trabajando tuvieron miedo de respondernos cuando nos acercamos a preguntar; y la policía tampoco supo explicar qué estaban haciendo allí".

Bolivia al Aire

Así se llama el canal de la comunidad boliviana en la Argentina, donde se llevó a cabo un debate que profundiza en la problemática. "Colaboro en el medio -dijo Canaviri- y ante esta posibilidad de producir contenido, hemos propuesto una instancia de debate, más que nada, con el fin de que sea televisada en el país y en Bolivia. Invitamos a abogados de la colectividad, a integrantes de la Red Migrantes y Redugiados en la Argentina, y se sumaron compañeras de Perú y Colombia que enriquecieron la charla. Destaco la propuesta de un compañero que me pareció positiva: si al gobierno le preocupa mucho la situación irregular en la que están los migrantes con relación a sus trámites migratorios, esta cárcel que está creando debería ser, en su lugar, una nueva sede de migraciones, que se sumaría a la central, ubicada en la punta de la Ciudad, en calle Antartida Argentina, por Retiro. Zona que dificulta el viaje al tener que combinar tren, colectivo y subte para llegar hasta allí, además de los turnos de entre el mes y los cinco meses que otorgan de espera. Los trámites para regularizar la documentación terminan siendo muy largos".

Necesidad de informarse

"Los miércoles a las 18.30 nos juntamos en Pueyrredón 19, primer piso, para realizar propuestas y, además, informarnos sobre qué hacer ante detenciones y conocer la Ley migratoria. Hoy día, además de generar movilización, tenemos la urgencia de conocer nuestros derechos, porque mucha gente no los conoce". Estrategias de organización que se suman a las acciones llevadas a cabo: "El 1 de septiembre se realizó un escracre en el lugar y el jueves 15/9, una radio abierta organizada por el Frente Argentina Migrante, en donde los hermanos latinoamericanos tuvieron el espacio para expresar y repudiar esa cárcel".
Las redes sociales, junto con los medios alternativos, son la herramienta de difusión principal: "En facebook se creó la página Frente Argentina Migrante, y también contamos con el hashtag #migraresunderecho".
"Los medios hegemónicos no informan ni les interesa; además de que alimentan esta ola xenófoba al reproducir que los migrantes venimos a quitar trabajo, ocupar las escuelas, hospitales, etcétera. Nuevamente reflotan los comentarios y hechos vividos en los '90, más que nada. Recuerdo cuando llegué a la Argentina con 6 años, escuchaba esto y veía cómo a mi papá lo detenían por solicitud de documentos y le pedían coima. Siento que estamos volviendo a otra vez a esa época persecutoria para el migrante. No puede ser que nos miren como extraños o peligrosos; o como personas a quienes podés hechar de un país, del que somos hermanos; no somos extranjeros".
La política respecto del migrante es la de discriminación y control, contrario a facilitar los trámites de gestión para legalizar el ingreso en el país, al finalizar la entrevista Canaviri agregó que "hace unos meses cerró el programa Abordaje Territorial, a través del cual el Estado asumía el compromiso de llegar a los barrios más postergados y ayudaba a agilizar el trámite de documentación", finalizó.
Cabe preguntarse qué sucedería socialmente si se anunciara la creación de una cárcel para judios, o una para homosexuales. El repudio, seguramente, sería unánime. Pero en el caso de los migrantes, la construcción social estigmatizante viene ganando la partida.


0 comentarios:

Publicar un comentario