9 oct. 2016


Ángel Fernández Schejtman dialogó con el dirigente campesino y escritor Agripino Silva Invernizzi en su programa Paraguay Vive, que se emite por Radio La Retaguardia, sobre la realidad de ese país, la situación de los campesinos que se encuentran bajo permanentes amenazas, desalojos y represiones. También hubo espacio para hablar del acuerdo de paz en Colombia. (Por La Retaguardia)

Foto: marcha por Curuguaty (archivo La Retaguardia)

“Saludo a Ángel, nuestro altavoz en la ciudad porteña por esa lucha de resistencia de la Patria Grande y del Paraguay sobre todo del profundo, ese Paraguay del que mucho no se sabe, muchas veces ni nosotros sabemos, tenemos que encontrarnos con los compañeros de los lugares más recónditos para pulsar el sentimiento, el pensamiento y las acciones”, fue el saludo inicial con el que Agripino Silva comenzó el diálogo con Ángel Fernández Schejtman en el aire de Radio La Retaguardia, a través del programa Paraguay Vive.
Silva Invernizzi fue secuestrado por la dictadura stronista. Pasó por Delito y Vigilancia, Investigaciones, Emboscada, campos de concentración y tortura.  Acompañó los intentos de resistencia insurgente en varios grupos. Agapito Valiente, lider del FULNA, lo tuvo entre sus estrechos colaboradores. En las Ligas Agrarias de la Pastoral Social, tuvo y tiene un rol preponderante, llamado cariñosamente Comandante. Es un referente para todos los grupos activos del Paraguay, llevando adelante trabajos de organización de grupos campesinos, aportando una visión global del estado de situación de los pueblos que luchan contra los abusos a los más vulnerables.
La charla estuvo centrada principalmente en la realidad paraguaya: “las coyunturas son siempre muy cambiantes y también producen hechos muy relevantes, parece que en la subregión nos estamos despertando, parece que la extrema derecha está produciendo un despertar, por ejemplo en el Paraguay de parte de la juventud universitaria, los chicos de la secundaria, de la primaria, están tomando sus colegios, sus escuelas, lo convocan al ministro que debe ir forzadamente, la universidad nacional sigue con la protesta por la paridad de representación del Consejo Universitario y por supuesto el campesinado está en ebullición constante. En este momento está la movilización por la condonación de la deuda, sigue esa movilización pese a la estrechez del recurso de la gente, venir a la ciudad, 400 o 500 kilómetros, significa mucho gasto de traslado, pero por lo menos la gente está resistiendo en diferentes piquetes y allí se están llevando las conversaciones o los puntos posibles de acuerdo con el gobierno, puntos que no son nada nuevos”, afirmó Silva.
En ese sentido, el campesino dijo que una de las problemáticas es que no se ha alcanzado la condonación de deudas del sector: “es la que habíamos logrado en 1999, pero el gobierno solamente se ha venido a través del refinanciamiento de las deudas, la compra de deudas campesinas que están en las financieras y en bancos privados, porque han llegado hasta el último recóndito del territorio. El capital financiero ha llegado hasta el último campesino y hasta el último anciano de la tercera edad porque todo se ha financierizado en este país. El mayor volumen de deuda campesina está en el sector financiero privado especulativo, entonces ahí colisionan los intereses del poder, de la oligarquía. Tengamos presente que un representante de esa oligarquía financiera, terrateniente y mafiosa está sentado en el Palacio de López (Palacio de Gobierno o Presidencial), en la figura de (Horacio) Cartes y de sus gerentes y capataces del Estado, porque estos gerentes se han constituido directamente en capataces, y el Parlamento se ha convertido en un gallinero a cargo de dichos capataces. Está por ejemplo un tal Ortiz que es el gerente de las tabacaleras de Cartes, que emite cigarrillos de contrabando a Sudamérica, ese personaje es el representante, el capataz en el Parlamento, el que les da las órdenes a los diputados colorados. En ese contexto de un poder oligárquico, mafioso, que Jorge Beinstein lo ha caracterizado muy bien como ‘la lumpen burguesía latinoamericana’, está la lumpen burguesía paraguaya que está instalada en el Estado”.
“Desde el golpe de junio de 2012 y los sucesivos golpes que se han dado –continuó–, como la sentencia de Curuguaty, el caso que no va a tener solución favorable a los campesinos de las deudas interminables, son parte de esta política mafiosa y producto de una elite lumpen. El caso Guahory en este mismo momento la Cámara de Diputados está debatiendo por la expropiación de tierras en esa comunidad, frente a la siguiente paradoja, con esta contradicción, muchas de las tierras tienen títulos y comprobantes de pago oficial de los campesinos de esa localidad mientras que los que usurparon, los que llegaron, los colonos, los brasiguayos, solamente tienen lo único que pueden detentar que son documentos fraguados por funcionarios, pero que al final de cuentas esos documentos de dominio fraudulento fueron lo que motivó a la fiscalía y a la policía, mediante pago de 200 mil dólares de por medio, a producir uno de los desalojos más violentos que se ha producido en los últimos tiempos. Hay filmaciones en las que se lo ve al brasiguayo junto al comisario que tuvo a su cargo el desalojo. Quizás no tienen la impunidad para seguir matando campesinos pero sí para desalojarlos, romperles las casas y dejarlos a la deriva. Esas filmaciones se viralizaron por las redes sociales y produjeron tal escándalo y tal solidaridad que el gobierno en este momento no sabe cómo zafarse del problema y entonces a través de sus diputados lo que está proponiendo es sacar una resolución rápida mediante la expropiación, pero esto significa un correspondiente pago a los detentadores de documentos fraudulentos. Son las cosas que se van sumando en este proceso, cada vez más al margen de la ley y tratando de darle viso legal”.
Al ser consultado sobre cómo veía el avance del stronismo y la militarización que se está dando en su país, Silva reflexionó: “el stronismo se está dando justamente a través de la militarización, en la prensa la semana pasada apareció un resumen de pago efectuado por la fuerza de tarea conjunta de militares y policías que controlan la zona norte, desviando recursos, haciendo uso del servicio de inteligencia en actos cívicos, incluyendo por ejemplo las asambleas universitarias, la universidad nacional, la festividad católica de Caacupé, y otros actos masivos, ciudadanos, donde pusieron equipos de inteligencia, en total 15 personas asignadas para ese menester, mientras para el norte, para el fin supuesto apenas 2 personas, menos del 10% del recurso policíaco de inteligencia se estaba destinando para el objetivo fijado. Estamos en un stronismo bastante avanzado y preocupante. El problema es que la gente que está conectada a las redes sociales lo percibe, lo ve, pero también en los actos en la medida en que se hacen actividades de militancia, la situación se está volviendo cada vez más dura, la represión en el punto de piquete de Yaguaron, de no más de 50 personas, a 50 kilómetros de la ciudad de Asunción fue feroz. Se está agudizando la situación represiva, la situación del control y tenemos en no más de un mes a la vista el Congreso, la asamblea del partido oficial de gobierno, el Partido Colorado, que ya lo que se va a estar impulsando es la reelección a toda costa de Horacio Cartes. Estamos en presencia de un stronismo muy acelerado”.
Respecto a una posible resistencia por parte de los legisladores a estas medidas gubernamentales, Silva señaló: “el problema con los parlamentarios es que parece que son los que menos conciencia tienen del problema, excepto alguna manifestación muy aislada. Una de las manifestaciones de uno de los parlamentarios es de Hugo Richer del Frente Guasu, del Partido Convergencia Socialista, es un socialista, un intelectual, sociólogo, y es el único en el Parlamento que directamente de una forma muy taxativa estaba denunciando este stronismo muy descarado”.
Fernández Schejtman sumó el accionar de Adolfo Ferreiro quien denunció que la policía vuelva a tener la jerarquía que le había dado el stronismo para detener, también destacó al parlamentario Sixto Pereyra por haber puesto el cuerpo durante la represión en el norte del país. De todos modos, el conductor de Paraguay Vive remarcó: “no tienen peso específico para al momento de una votación, dársela vuelta al cartismo”.
“La Cámara de Diputados está totalmente dominada por el cartismo– coincidió Silva–, el Senado está dividido y ya se ha dado en varios momentos que pierde la mayoría el oficialismo, pero en Diputados el gobierno tiene un absoluto dominio y hegemonía. Y es ahí donde estuvieron por introducir una modificación a la ley orgánica policial dándole facultades extraordinarias de tinte stronista, propuesta a la que el Senado se opuso y devolvió a la Cámara de Diputados”.

Colombia

Hacia el final de la charla, el tema dominante fue Colombia. Cabe aclarar que la entrevista se dio luego del acuerdo entre el gobierno de ese país y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) pero antes del triunfo del NO al acuerdo en el plebiscito desarrollado este domingo 2 de octubre. En este marco, Agripino Silva se refirió a los dichos del fiscal general de Paraguay en relación a que un acuerdo de paz en Colombia generaría la llegada de guerrilleros al norte del país. Al respecto, Silva aseguró: “la verdad que le viene como anillo al dedo la excusa que la desmilitarización en Colombia podría facilitar a que cierta gente renuente a la paz venga por estos lares, es lo más ridículo, es imposible, pero es una cuestión de propaganda, de meterle miedo a la gente, porque así como viene metiendo inteligencia en actividades, actos masivos, públicos, cívicos, religiosos, que meten recursos policíaco de inteligencia, entonces le viene como anillo al dedo estos argumentos”.
“Ahora, la cuestión de la paz en Colombia hay que celebrarla –consideró Silva–, lo único que yo he leído a Gloria, la hija de Jorge Gaitán, quien dice con toda razón que el antecedente de la violencia en Colombia se remonta a 1944, 1946 y al asesinato de su padre en 1948, porque que en este texto del acuerdo de paz se reconoce a partir de la fundación de las FARC, en 1964. Es un texto de más de 250 páginas, y a nosotros lo que nos interesa y lo que dice también las FARC es que el origen histórico de este conflicto se da en la cuestión de la tierra, pese a que el gobierno colombiano va más por una cuestión política y económica. Dice que lo que están dispuestos a implementar es una política de desarrollo, adecuada a esta situación de post conflicto, pero hay algunos otros elementos. Por ejemplo, hay 4 millones de campesinos afectados, desplazados, desposeídos, desahuciados, a los que hay que darle solución. El documento Nº1 habla de la reforma rural integral, y ahí habla por un lado de la regularización de 7 millones de hectáreas de tierras en toda Colombia, además de 3 millones de tierras dentro de un fondo de tierra de reforma rural integral a ser obtenidas por el gobierno por diversos mecanismos, uno es mediante la figura de la extinción judicial de aquellas tierras usurpadas por la oligarquía, por los paramilitares, y hay otras varias figuras entre ellas la de expropiación, recuperación de baldíos ocupados indebidamente. También aparecen dos últimas figuras muy conocidas por nosotros que son las tierras a ser expropiadas y pagadas con la correspondiente indemnización y tierras a ser donadas. Y el gobierno colombiano dice que se compromete a donarlas en el más breve tiempo según la ley como para recibir tierras. 3 millones de hectáreas más 7 millones de regularización pero en un plazo de 10 años, y 4 millones de campesinos desplazados mientras tanto”, advirtió el campesino y escritor paraguayo.
La realidad del campesinado en Paraguay, los efectos de las políticas del gobierno de ese país, y la letra chica de lo que sucede en Colombia con el pretendido acuerdo con las FARC en la reflexión de Agripino Silva; un análisis profundo de algunos puntos de la actualidad latinoamericana.

0 comentarios:

Publicar un comentario