22 oct. 2016


Se trata de Cástulo Vera Báez, militante del Partido Comunista Paraguayo, que fue secuestrado a los 32 años por personal de Gendarmería argentina el 28 de enero de 1977 en la terminal de ómnibus de Puerto Iguazú y luego trasladado a Paraguay, donde permaneció en varios centros clandestinos de detención de ese país, como el Departamento de Investigaciones de la Policía Nacional y el penal de Emboscada. Dialogamos sobre la identificación de esta víctima de la Operación Cóndor con el sobreviviente Evaristo González. Fue durante el programa radial Oral Y Público(Por La Retaguardia)

El jueves 20 de octubre la Dirección de Memoria Histórica y Reparación del Ministerio de Justicia de Paraguay informó en conferencia de prensa la identificación de Cástulo Vera Báez. Sus restos habían sido hallados en julio de 2009 en una fosa común que se encontró en el predio de la Agrupación Especializada de la Policía de Paraguay y ahora fueron identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense.
Al igual que su hermano Felipe, Cástulo era militante del Partido Comunista de Paraguay. Fue secuestrado en la terminal de ómnibus de Puerto Iguazú, aunque en aquel momento estaba viviendo en Posadas, capital de la provincia de Misiones: “incluso fue futbolista, jugaba al fútbol en Asunción, creo que fue en Sol de América en la primera división, y en Posadas estaba jugando también en esa época en un club de allí y estaba militando en el Partido Comunista paraguayo. Fue perseguido, corrido de Asunción por la dictadura de Stroessner”, relató Evaristo González, sobreviviente de la dictadura stronista, que arrasó Paraguay entre 1954 y 1989.
En diálogo con Oral y Público, González dio detalles de cómo se produjo el secuestro de Vera Báez: “yo llegué a Puerto Iguazú días después de que lo largaron a Juan José Penayo (también militante del Partido Comunista), fui a su casa y me contó que recién salía de la prisión de la Gendarmería y que el comandante de esa fuerza de Puerto Iguazú le dijo que saliera de allí porque estaba corriendo peligro, que él no le iba a hacer absolutamente nada pero que había otras fuerzas militares que estaban trabajando de forma conjunta en Puerto Iguazú y que esa gente sí lo podía secuestrar, entre ellos había personas de la dictadura de Stroessner. En esa época funcionaba justamente la Operación Cóndor, porque fue en 1977. Pero Penayo no quiso oír este consejo y se quedó. En eso llegué yo y le dije ‘vamos inmediatamente a Posadas porque vos estás corriendo peligro y yo no me quedó ni un rato más acá’. Pero él se resistió, no quiso salir de ahí. Cuando llegué a mi lugar, porque en ese momento vivía en Clorinda, provincia de Formosa, al cabo de dos días nos enteramos de que Penayo había sido secuestrado, y eso es lo que quería verificar justamente este compañero (Vera Báez) que tampoco quiso escuchar el consejo de no ir, porque una persona conocida no puede ir a verificar estas cosas, eso se verifica por otros medios, por gente completamente desconocida por el enemigo”.
Vera Báez es el cuarto detenido desaparecido durante la dictadura de Alfredo Stroessner en recuperar su identidad, gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense. En agosto de este año fueron identificados los restos de Rafaela Filipazzi, una ítalo-argentina que vivía en Buenos Aires y fue secuestrada por fuerzas paraguayas en Montevideo en 1977; y Miguel Ángel Soler Canale, abogado y militante del Partido Comunista paraguayo, padre además de Jorge Miguel Soler, hoy conductor del programa Patria Soñada que se emite por Radio La Retaguardia; y en setiembre, el militante José Agustín Potenza, pareja de Filipazzi, que al igual que ella fue secuestrado en Uruguay por un grupo de tareas que respondía a Stroessner.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario