25 oct. 2016


A partir de una serie de episodios de represión policial que se repiten y acrecientan en las villas 21-24 y Zavaleta, la Red de Organizaciones Contra la Violencia Institucional de esos barrios (ROCVI), convocó la semana pasada a una conferencia de prensa en la Legislatura porteña para dar a conocer la situación. En el marco de la cobertura conjunta de La Retaguardia junto a Radio Sur, dialogamos con Alejandro Rivero de la organización Casa Cambalache, María del Carmen Verdú de CORREPI y Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga; además de los reportes de Miranda y Carlos, integrantes de Radio Sur, sobre el desarrollo de la actividad. (Por La Retaguardia)

Foto: Matías Levonian

Represión selectiva

"En la conferencia hicimos un raconto de esos casos que no apuntan solamente a la población en general sino que están localizados. Empezábamos contando sobre dos casos de compañeros de la Casa de la Cultura que también son referentes culturales del barrio. Se estaban fumando un pucho y vieron cómo detenían a 5 jóvenes y por meterse terminaron siendo rodeados por más de 80 policías. Hay videos que muestran esto. También los golpearon, pero lo más tremendo es que los llamaron por los nombres sin que ellos se hubieran identificado. Les preguntaron por dónde andaban, qué medios de transporte utilizaban. También aplican contravenciones por pintar Libertad para Belén o Aborto Legal a la gente del Partido Obrero de la villa 21-24", denunció Rivero, integrante de Casa Cambalache. "También la Corriente Villera Independiente ha sufrido aprietes en actividades que eran más políticas y en otras que no lo eran tanto, como reparar un mural de la calle California (también en el barrio de Barracas). En el caso concreto de casa Cambalache, días antes de una actividad que hicimos en agosto en el marco de la Campaña Nacional contra las Detenciones Arbitrarias se acercó un trinomio de la Policía Federal, dos varones y una mujer sin identificación y con mucha prepotencia pidiendo que se les dieran los datos de los que integramos Cambalache", agregó. El militante aclaró que, "lógicamente no se los dimos y el día en que se hizo el festival sufrimos aprietes los organizadores. Después nos llamaron de urgencia porque fueron a casa Cambalache a sacar fotos, nosotros tuvimos el atino de empezar a filmar 50 metros antes de llegar, no eran sólo tres, eran más de diez los que estaban ahí. La mayoría se empezaron a poner las identificaciones que, entre nosotros, no sabemos si los nombres que llevan en sus chalecos son los nombres verdaderos, pero por lo menos se pusieron los carteles y con mucha violencia nos dijeron que como nosotros los estábamos filmando a ellos, ellos también tenían el derecho de filmarnos a nosotros como integrantes de una organización social", contó.

Represión preventiva

"Tenemos casos que van desde un integrante de la escuela de música Orilleros de 18 años que fue detenido, golpeado, obligado a desnudarse varias veces dentro de las comisarías y le hicieron firmar papeles en blanco hasta una amenaza a un pibe en el marco de una detención arbitraria: 'Te vamos a armar una causa, te tiramos un paquete con droga y listo'. Uno de los casos de otro vecino en Zabaleta cercano a la organización Zabaleteros que fue golpeado junto con su familia por personal de la gendarmería. Seguimos hablando de casos, uno de los más aberrantes es de un joven de 18 años que venía de un cumpleaños familiar de la provincia de Buenos Aires fue interceptado por agentes de la Bonaerense y fue violado", denunció. "Él terminó inconsciente apareciendo en Retiro. Podría seguir contando un montón de casos de gente sobre la que lógicamente no estamos dando nombres porque no nos interesa exponer. Alejandra de La Poderosa contaba hace un rato que tanto Iván como Ezequiel, por razones preventivas, no pueden vivir en su barrio por haber denunciado", planteó Rivero con respecto a la identidad de las víctimas.
"Por otra parte, un amigo que no vive aquí pero milita en el barrio me contó que pararon el colectivo donde estaba como en la época de Bulacio y bajaron a hombres y esta vez también a mujeres. A la pareja de este chico, un policía masculino la manoseó toda y le dijeron 'qué buenas tetas que tenés'. Eso es generar una reacción para golpearlo. La mujer lo detuvo, pero si no lo hacía no sabemos si no lo tenemos que ir a visitar al hospital. Esas prácticas son permanentes, son sistemáticas y no empezaron en este gobierno", aclaró el militante.

Causas comunes

Para Mónica Alegre, la mamá de Luciano Arruga, "asistió mucha gente, los pedidos que se hacen están bien. Que la policía esté identificada, porque últimamente no llevan chapa, no tienen patente en las patrullas, porque vos no sabés quién te está pegando o quién te va a torturar. Es algo lógico y es un derecho que tenemos como seres humanos y como sociedad. La tortura es gravísima. Escuché decir por ahí 'bueno, pero están con vida' ¿Pero cómo viven esos pibes? ¿Cómo siguen? ¿Cómo vive un pibe después de una violación masiva? ¿Tiene un asesoramiento, acompañamiento psicólogico? No, él vive solo, solo y acosado porque lo viven hostigando y amenazando. Tiene que dejar sus raíces y se tiene que ir de ahí. Está muerto en vida. Esos son delitos cometidos por las instituciones policiales avaladas por el Estado", aseveró.
Además, Alegre contó: "El programa que hicimos a dos años del hallazgo del cuerpo de Luciano en Radio Zona Libre, en el destacamento de Lomas del Mirador estuvo muy sentido, pusimos nuestra cuota de alegría pero no se puede no derramar una lágrima, ¿no? Ya pasaron dos años", recordó.
Miranda, integrante de Radio Sur, aportó información sobre la radio abierta que se realizó afuera de la legislatura, en paralelo con la conferencia de prensa realizada adentro: "Graciela Rosenblum, de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, destacó la presencia de medios alternativos, comunitarios, populares que son casi los primeros que están al pie de estas luchas y estos reclamos y la importancia de que esto se transmita por las radios y se reproduzca. Hay mucha gente concentrada aquí en la esquina de Perú e Yrigoyen. No hay tantas banderas, muchos son autoconvocados. Hay mucha gente del barrio que de a poco fue llegando y llenó la sala de conferencias que era muy pequeña pero estaba repleta de gente", destacó.

Desde la óptica de CORREPI

Para María del Carmen Verdú, "haber traído a metros de la Plaza de Mayo, al edificio de la Legislatura, el tema de lo que viene sucediendo en la Villa 21-24 y en el barrio de Zavaleta nos permite llegar a un montón de interlocutores que de otra manera no se hubiesen enterado. De hecho hemos hecho muchas conferencias de prensa en el barrio, pero si las hacés en Perú e Hipólito Yrigoyen los medios hegemónicos vienen; si las hacés en el barrio, no", aseguró.
La militante antirrepresiva contó que estuvieron presentes "los legisladores del Frente de Izquierda, que son parte de las organizaciones que militan en los barrios, de hecho algunas de las denuncias concretas que trajimos, algunos de los casos tienen que ver con compañeros de esas organizaciones como fue el caso de los chicos del Partido Obrero que estaban haciendo un mural y fueron recibidos por la policía en la villa 21-24. Justamente fue a través de la participación de estas organizaciones de la Red (la Rocvi) que tienen representación legislativa que pudimos lograr que se nos brindara el espacio. Lógicamente, después ven luz y periodistas y aparecen un montón que en realidad no vemos a diario en las calles ni en los barrios. Eso es problema de ellos. Lo digo por algún otro que estaba allí", planteó en clara referencia al legislador de Nuevo Encuentro José Campagnolli, que preside la comisión de Derechos Humanos y estuvo presente durante la conferencia.
"Los pedidos como que las Fuerzas se identifiquen son cuestiones absolutamente menores en realidad, pero muy simbólicas, en la medida que si ellos están permanentemente interpelándonos para pedirnos nuestros documento y que nos identifiquemos, como mínimo tenemos el derecho a saber quién es el que nos puso el bastón alto. Lo que sucede en reiteradas oportunidades es que después ni siquiera encontrás los registros en las comisarías para saber qué personal estaba a bordo de tal patrullero o qué efectivo era el que estaba destacado en tal esquina y muchas veces ese es el argumento que usan los jueces para archivar las causas", aseguró Verdú.

La presión de la coyuntura

"Indudablemente el recrudecimiento de todas las políticas represivas que estamos viviendo ayuda a que algunas organizaciones que a lo mejor no tenían una política muy activa de coordinación y de unidad de acción vean que ese es el camino y se sumen. Desde CORREPI lo hemos hecho siempre, de hecho yo contaba hoy en la conferencia de prensa que nuestra intervención en la Villa 21-24 se remonta a principios de la década del noventa con el asesinato de Gumercindo Ramoa Paredes donde ya empezamos a coordinar de manera sostenida con la Comisión de Derechos Humanos de la villa. Con algunos de los compañeros que hoy estaban acá y se ha ido sumado también militancia joven. Nosotros insistimos en cada oportunidad que tenemos en que esta es la etapa de la unidad de acción porque del otro lado lo único que tenemos es ajuste y represión", aseguró Verdú.

Se postergó el juicio por los baleados de la RNMA

"Lo que dice la resolución del Tribunal Oral Nº7 es que por razones de agenda del Tribunal se tiene que postergar siete meses, hasta mayo del año que viene, con la particularidad de que a esa altura van a pasar dos cosas. Por un lado, vamos a estar en plena campaña electoral, a nadie le va a importar tres cornos en los medios saber qué pasa con los tres policías metropolitanos y por otro lado ni siquiera la Policía Metropolitana va a existir si es que los planes del conjunto del gobierno de la Ciudad y el gobierno nacional llegan a buen puerto porque estaría vigente ya la Policía de la Ciudad", señaló sobre las posibles trabas ante la postergación del debate oral en el que serán juzgados 3 policías por haber herido con balas de plomo a 3 manifestantes, entre ellos 2 integrantes de la RNMA.
Además, Verdú se refirió al evento anual de CORREPI: "La presentación del archivo de casos con el informe de la situación represiva en todo el país y los datos. Este año viene muy pesado tanto en las distintas prácticas represivas en general como particularmente en las que producen el resultado muerte. Nos estamos acercando peligrosamente a una cifra de un pibe muerto por día por el gatillo fácil o la tortura. El evento será el 2 de diciembre en Plaza de Mayo", convocó la militante. Como viene ocurriendo en los últimos años, habrá transmisión y cobertura especial de la RNMA.
Carlos, también de Radio Sur, ofreció el último informe de la cobertura: "La conclusión de la actividad de hoy es que ha venido mucha gente, muchos legisladores y, lamentablemente hay sospechas de que han venido policías encubiertos a pispear, lo cual sería lógico porque trabajan de eso. Lo que nos preguntamos es qué va a pasar a partir de ahora en la villa después de esta conferencia de prensa, de este impacto mediático, ¿cómo va a reaccionar la policía? Lo que los integrantes de la Rocvi querían dejar en claro es que, pase lo que pase, es de Martín Ocampo, el encargado de Seguridad de la Ciudad y el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta", advirtió.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario