7 nov. 2016


El programa Patria Soñada, que conduce Jorge Soler y se emite por Radio La Retaguardia, compartió una entrevista realizada por la periodista española María Sanz, corresponsal de la agencia de noticias EFE, a Rogelio Goiburú, titular del Equipo Nacional de Búsqueda e Identificación de Paraguay, que se encuentra efectuando excavaciones en búsqueda de restos de personas desaparecidas durante la dictadura de Alfredo Stroessner en distintos puntos de ese país, en un trabajo junto al Equipo Argentino de Antropología Forense. (Por La Retaguardia)

“Teníamos información de hace dos años cuando vinimos a excavar a 5 o 7 kilómetros de este lugar. Siempre sucede que cuando vamos a excavar recogemos información de los vecinos y es como que se acrecientan los datos que tenemos sobre las posibilidades de hallar más tumbas NN en lugares aledaños. En aquel momento, obtuvimos información que en esta zona que se llama 7 de diciembre había un militar que en la época de la dictadura tenía una propiedad que, según dicen los vecinos, hay que corroborarlo, tendría alrededor de 4000 hectáreas. En esa estancia de un militar de apellido Gaona, amigo según dicen los vecinos del general Patricio Colmán, habrían estado prisioneros varios miembros del Movimiento 14 de Mayo de los que nunca más se supo nada. No quiero decir los apellidos porque puede ser que llegue a oídos de algún familiar y por ahí se despierte expectativa de que sea su ser querido el que esté enterrado aquí y que después no sea, pero tenemos datos de quién podría ser esta persona que fue enterrada y estamos buscando en este sitio a dos desaparecidos”, explicó Rogelio Goiburú, titular del Equipo Nacional de Búsqueda e Identificación y de la Dirección de Memoria Histórica y Reparación.
La entrevista fue realizada por la periodista española María Sanz, corresponsal de la Agencia EFE en Paraguay, en el mismo sitio donde se están llevando adelante las excavaciones. La charla pudo escucharse en la última emisión del programa Patria Soñada, que se emite por Radio La Retaguardia con la conducción de Jorge Soler.

Hallazgos

Las excavaciones ya dieron sus primeros resultados, se encontraron restos óseos en una de las esquinas de las fosas: “ya logramos dar con lo que se trataría de un húmero, un cúbito y un radio de uno de los miembros superiores, no sabemos todavía si es el derecho o el izquierdo; a medida que vayan avanzando los trabajo vamos a dilucidar de qué se trata pero sí sabemos que son huesos humanos. Vamos a ver si tenemos la suerte de encontrar el cráneo, algunos dientes; digo suerte porque han pasado 56 años y la tierra de nuestro país tiene la característica de que degrada muy pronto los huesos, además de la acidez de la tierra, la humedad, el clima, es un país muy caluroso”, expresó Goiburú.
Según testimonios de los vecinos del lugar, los restos podrían ser en efecto de militantes del Movimiento 14 de Mayo: “por aquí pasaban las columnas guerrilleras del Movimiento, cuando iniciaron su lucha en el año ’59 atravesaron el Río Paraná desde la provincia de Misiones hacia el Paraguay, entrando por los departamentos de Itapúa y Alto Paraná en su gran mayoría, atravesando campos y montes y en algunos lugares se encontraron con el Ejército de Stroessner, comandado por el General Patricio Colmán. En algunos casos después de unas escaramuzas fueron tomados prisioneros muchísimos de ellos y desde luego en lugar de ser sometidos a la justicia ordinaria, como no vivíamos en un país democrático fueron brutalmente torturados, asesinados y ocultados sus cadáveres en estos lugares, por eso estamos buscando en toda la zona de la rivera del Río Paraná, precisamente en las ciudades de Capitán Meza, Capitán Miranda, Carlos Antonio López, Mayor Otaño, y después adentrando más en los pueblos cercanos a los cerros del Yvyturusu en San Juan Nepomuceno”, señaló Goiburú a Sanz.
En las excavaciones de las últimas semanas en María Auxiliadora y en Tavaí se hallaron restos de seis cuerpos que actualmente se encuentran en la morgue: “algunos fragmentos de sus huesos ya han sido enviados a la Argentina, están en proceso de extracción de perfil genético”, agregó Goiburú.
En relación al proceso de identificación, el titular del equipo señaló: “hay denuncias en fiscalía (por desaparecidos), pero no hay por cada familiar, hay una de sobrevivientes del Movimiento 14 de Mayo, del Partido Liberal, que entregaron una lista de los desaparecidos de ese Movimiento, por eso tenemos lista de los desaparecidos en esta zona; son testimonios de ellos mismos, pero no denuncias de cada familia. Sí hay muestras de sangre, pero son insuficientes, y esa es una de las cosas que necesitamos hacer con los descendientes de los desaparecidos, porque tras 56 años solamente podemos aspirar a tener sangre de sus descendientes, ya nietos, sobrinos, y también una posibilidad lejana pero cierta que es que podamos exhumar los cuerpos de los padres en caso de que sepamos dónde están sepultados, y si es que todavía esas sepulturas existen. En diversos pueblos algunas personas tienen panteones, por ejemplo, y han guardado en féretros que se han conservado durante mucho tiempo en estos nichos y no debajo de la tierra. Entonces hablando con antropólogos argentinos y jueces existe esa posibilidad de que podamos extraer material genético de esos cuerpos, de esos familiares, padre y madre del desaparecido para poder identificarlo”.

Trabajo continuo

El equipo que dirige Goiburú tiene previsto efectuar excavaciones en otras zonas de Paraguay: “tenemos el testimonio de gente que ha denunciado e incluso salió publicado en la prensa hace años de 12 individuos que fueron degollados cerca de la estación del tren, tenemos que buscar también el sitio donde fueron enterrados. Después tenemos compatriotas que una vez que entraron acá no pudieron tomar contacto con sus compañeros y fueron perseguidos por el Ejército, caminaron hacia el norte, atravesaron el Río Monday y se fueron a territorio brasileño y allá fueron capturados a pedido del gobierno paraguayo, y en un simulacro de fuga fueron ejecutados en un camino vecinal y enterrados al otro lado de la frontera, a unos 20 kilómetros del lado brasileño. Se publicó un libro que relata en forma de novela toda la odisea de estos compatriotas. También tenemos que ir a buscarlos allá, tenemos datos de que están también en una fosa común en Mato Grosso do Sul. Estoy haciendo un curso con antropólogos de Brasil y de otros países y ya hemos hablado que en el momento en que se den las posibilidades tanto económicas como políticas iríamos a ese lugar acompañados con los antropólogos brasileños”, adelantó Goiburú.
En cuanto a cómo llega la información sobre zonas donde podrían haber restos de desaparecidos, Goiburú manifestó: “hay gente con la que ya tengo un testimonio hace tiempo y está colaborando conmigo, y por otro lado en los sitios de excavación donde estamos se acerca gente que espontáneamente comenta cosas y siguiendo esa investigación uno llega a conclusiones y a construir una hipótesis para poder ir a excavar. En este caso se acercó gente que nos dijo que tenían conocimiento que había otras tumbas similares en la zona y nos orientaron sobre dónde podría haber sido y averiguando con otra gente vinimos hasta acá”.

Entre los milagros, el despojo y la justicia

Respecto al lugar donde actualmente se están realizando las excavaciones, el titular del Equipo Nacional de Búsqueda e Identificación especificó: “encontramos el lugar un poco cambiado, es decir el sitio es el mismo pero en ese momento aquí había un yuyal, había pastos muy altos y apenas podían visualizarse las cruces que están acá. Otra de las cosas interesantes de señalar es que en los lugares donde habían sido enterrados los que fueron víctimas de la represión, los lugareños se encargaron de poner cruces, y no esa una novedad para nosotros el venir a un lugar y cavar donde hay una cruz, ya lo hemos hecho en María Auxiliadora, en Tabaí, en muchos otros lugares, donde la gente le ponía cruces a los caídos y según sus creencias le iban a rendir un homenaje cada tanto poniéndole velas y en algunos casos paños de esos que se ponen en las cruces. Por eso cuando vinimos acá vimos que había unos ladrillos, también restos de botellas que presumimos fueron los elementos que utilizaron para que queden bien firmes las velas. Y esta mañana fui a comprar hielo y hablando con la almacenera me dijo que este era un lugar de milagros porque hay gente que viene a rezar y a pedir en sus oraciones algún tipo de milagro. Y en muchos otros lugares de nuestro país, donde hay tumbas NN de integrantes del Movimiento 14 de Mayo hay cruces donde los vecinos refieren que producen milagros. Hay un lugar donde tenemos que ir a excavar que los mismos familiares quieren que cavemos pero todo el vecindario no quiere saber nada con que toquemos el lugar porque es donde ellos van a rezar para pedir milagros, un lugar sagrado”.
De todos modos, Goiburú remarcó la importancia de llevar adelante este trabajo de búsqueda e identificación: “hay que realizarlo porque es necesario recuperar estos esqueletos y devolverlos a las familias, reescribir la historia y darle los elementos necesarios a la justicia para que haga el trabajo de investigar y el juicio que corresponda para que los que estén vivos todavía puedan rendir cuentas a la justicia. Y si es que están muertos, como siempre digo que se hagan juicios por la verdad, porque indudablemente que el régimen del Terrorismo de Estado fue el que permitió que hoy estemos como estamos, con la gran inequidad social que hay, con la distribución de la tierra de la que hoy padece la mayoría de los paraguayos que no tienen ni tierra y por todos lados solo vemos soja y soja, vemos el medio ambiente que se está destruyendo, vemos que cambia el clima y todo eso obedece desde luego a una política de despojo, tanto de la riqueza natural de un país como de la soberanía. Por todo eso estamos haciendo este trabajo”.

Jóvenes ideales

En el transcurso la entrevista, María Sanz realizó preguntas sobre el por qué de la persecución durante el Terrorismo de Estado en Paraguay: “cuando hablamos de dictadura de Stroessner –afirmó Goiburú– se habla desde mayo de 1954 cuando asciende al poder; ya en 1959 después de varios hechos de represión en Paraguay los exiliados paraguayos en Argentina, mayoría ellos del Partido Liberal y de otros partidos de la oposición, entre ellos, del Partido Revolucionario Febrerista, Comunista, independientes y también Colorados y extranjeros como argentinos y uruguayos, inspirados en las luchas de guerrillas en Cuba cuando Fidel y el Che derrocaron a (Fulgencio) Batista; inspirados en esas ideas libertarias - sin entrar a juzgar ideológicamente - ellos decidieron tomar las armas y luchar para derrocar a Stroessner, pensaban y creían que ese espíritu revolucionario, esas ideas que ellos sentían en su corazón iban a ser contagiantes para todos los campesinos de estos lugares, que los iban a poder convencer y desarrollar una lucha conjunta, que se iban a plegar a sus luchas y todos juntos avanzar hasta hacerle frente al Ejército de Stroessner, por eso tenían pensado que se iban a reunir en la cordillera de Ybytyruzú y desde ahí iban a desarrollar la lucha hacia el centro, hacia Asunción. Pero no fue así, primero estaban mal entrenados, mal asesorados, tenían armas obsoletas, infiltrados y la respuesta del régimen fue implacable contra ellos, en ningún momento se pensó que ese foco revolucionario podría haber sido controlado con las herramientas de un Estado democrático, decidieron masacrarlos literalmente, porque en estos lugares se cometieron crímenes aberrantes, además de las torturas de las que siempre escuchamos, también se les cortaba las orejas, la lengua, se castraba a los varones, a las mujeres se las violaba y demás cosas. A muchos de ellos se los tiraba de los aviones al Río Paraná o al cordillera Ybytyruzú en esta misma zona para demostrarle a los campesinos del lugar que eso les iba a pasar, como una medida de amedrentamiento para que no se les ocurra ayudarles, ni darles un vaso de agua a los que pasaban por acá, que en su mayoría era gente joven, algunos fueron ex combatientes de la guerra del Chaco, pero en su gran mayoría eran jóvenes idealistas, estudiantes, intelectuales, que sin ningún tipo de experiencia de combate en las armas, habiendo hecho un curso relámpago en la Argentina, y desde luego que totalmente mal equipados, sin elementos como para sobrevivir en la selva. Ahora estamos en el campo, en un lugar abierto, la cantidad de insectos y bichos que hay, en aquel entonces estaban sin medicamentos, mal vestidos, y sin el apoyo que ellos esperaban tener de los campesinos, sino que al contrario algunos tenían miedo, terror, pánico, y otros en cambio para quedar bien con el régimen se alineaban con los militares y les servían a ellos de informantes. Entonces llegaron a un territorio realmente hostil hacia ellos y sin ninguna posibilidad de sobrevivir. Por eso es importante rescatar estos elementos de nuestra historia”.
En este punto, Goiburú reiteró: “es importante para saber que hubo jóvenes que fueron capaces de inmolarse por una idea de país, por la libertad, la democracia, la justicia social, y para demostrar cómo un régimen fascista como fue el de Stroessner trata a las personas que sueñan con esos ideales. Y como consecuencia de ello es este país que vivimos tan lamentable donde lo que reina es la impunidad, la corrupción, el miedo, la desigualdad, la inequidad”.
Una forma de luchar al menos contra la impunidad es realizando estos trabajos de búsqueda e identificación de restos de personas que fueron desaparecidas por el Terrorismo de Estado en Paraguay, para así dar respuesta a sus familiares y sumar elementos para el juzgamiento y condena de los responsables de este genocidio.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada