15 ene. 2017


El alud que castigó a Jujuy dejó consecuencias graves para los lugareños, tanto para los que sufrieron de manera directa la contingencia, perdiendo sus casas y pertenencias, como para aquellos que trabajan ligados al turismo. Cuatro personas perdieron la vida. Dos integrantes de La Retaguardia estaban en la zona de desastre tomando sus días de vacaciones. Uno continúa al cierre de esta nota varado en Salta sin poder seguir su camino a Jujuy; la segunda, firma esta nota luego de haber conseguido regresar desde Humahuaca, no sin dificultades. Al mismo tiempo, el Dakar continúa su paso devastador, utilizando buena parte del combustible que las maquinarias necesitan para barrer el lodo de la zona. (Por Gabriela Barro Gil para La Retaguardia)

Foto: turistas cruzando Volcan a pie por la ruta cortada. (GBG)

Las fuertes lluvias ocurridas en toda la zona de la Quebrada de Humahuaca entre el lunes y el martes generaron el desborde de los ríos, provocando un fuerte alud de proporciones inesperadas; por lo que la Ruta 9 -que une a esta altura San Salvador de Jujuy con La Quiaca- fue cortada a la altura de Volcán, una de las localidades más afectadas junto a Tumbaya y Bársena, cuyos habitantes fueron evacuados, además de haber perdido viviendas y pertenencias.
La zona además fue arrasada por las piedras, que empujadas por la presión del agua, saltaban como si no tuvieran peso alguno.
Muchísimos turistas fuimos afectados por este desastre natural. Tuvimos que quedar varados y sin información desde el martes por la mañana. Recién el jueves 12, el plan de contingencia para las personas afectadas de manera secundaria se puso en acción. Luego de deambular entre dependencias oficiales, tales como la Comisaría o la Municipalidad, nos enteramos por casualidad y a través del boca en boca que la Secretaría de Turismo estaba organizando un plan de traslado a pie para los turistas sin vehículo.
Vale aclarar que el tramo de ruta hacia el Norte desde Tilcara no tuvo complicaciones más alla de la irresponsabilidad de empresas de transporte como Panamericano quienes vendiendo boletos, no cumplían con el traslado entre Humahuaca y La Quiaca, agravando innecesariamente la situación de por sí caótica, al cerrar las ventanillas con carteles de "sin servicio hasta nuevo aviso".
La del lunes y martes fue la primera gran lluvia general ocurrida en la Quebrada. En mi caso, de turista por esta zona, los problemas empezaron en Iruya, cuando junto con mi compañero de viaje quedamos retrasados el martes 12 en esta localidad, ya que el camino de cornisa para salir del pueblo tuvo que ser alisado por palas mecánicas debido a desprendimientos y lodo que naturalmente provocan las fuertes lluvias.
Finalmente, el jueves por la tarde se abrió un paso peatonal por el que transitamos un número incontable de turistas y lugareños, desde el corte norte de la Ruta 9, hasta el corte Sur de la misma. Este camino está enlodado en algunas tramos, y para retomar la ruta fuimos trasladados en camionetas por todo el pueblo de Volcán, inundado de lodo. Desde allí, los micros dispuestos por el municipio nos trasladaron hasta San Salvador de Jujuy, en cuya terminal de micros también había pasajeros durmiendo, asistidos por Gendarmería, quienes proveían de alimentos y agua.
Durante los días previos al traslado, en Humahuaca y Tilcara intentábamos encontrar información en las Comisarías, en donde no sabían más que las noticias de la TV.
El secretario de Turismo de la Municipalidad de Humahuaca,  Claudio Mamaní, informó el mismo jueves 12 a este medio que se habían iniciado "acciones de coordinación con gobierno de provincia y Ministerio de Cultura y Turismo de provincia para avocarse en primera instancia a trabajar en las localidades Volcán, Barsena y Tumbaya, mediante un comite de emergencia"; y por otro lado, mientras comenzaba a armarse la lista para trasladar a los turistas, explicó que se realizó un "comité de seguridad y emergencia local y regional, encabezado en Humahuaca por el vicegobernador, Carlos Haquim, y los intendentes de Tilcara y de La Quiaca, respectivamente, con el fin de poder asistir en lo que haga falta desde los distintos municipios", al decir estas palabras, la terminal de micros de La Quiaca estaba inundada de pasajeros durmiendo en los pasillos de la misma desde el martes, sin asistencia ni información; y las ventanillas de cada una de las empresas de transporte se encontraban cerradas con el cartel de "sin servicio hasta nuevo aviso".
Por otro lado, el corte dificultó el aprovisionamiento de combustible (nafta y gas-oil), imprescindible para que las palas mecánicas y las grúas pudieran trabajar no sólo para poder liberar el paso, sino, y más urgente y necesario, para alivianar el desastre ocasionado a los habitantes de las poblaciones afectadas. En medio de este panorama desalentador, quienes sí pudieron continuar viaje y aprovisionarse de todo el combustible necesario, fueron los participantes del Rally Dakar quienes, probablemente debido a tener vehículos óptimos y otras cosas, pudieron atravesar una ruta alternativa por la que no resultaba aconsajable transitar para vehículos privados ni de gran tamaño.
Es de destacar la solidaridad de muchos pobladores que brindaron sus camionetas, no así la especulación de comerciantes y dueños de vehículos que aprovecharon -y aprovechan- la oportunidad y la necesidad para -ante la falta de un plan de contingencia para cada sector afectado- subir los precios de hospedajes y alojamientos, y/o cobrar sumas inpensadas para trasladar a las personas hasta el corte de ruta de ambos extremos.

Volcan llena de lodo (Foto GBG)
En Tilcara se concentra la mayor cantidad de personas que aún esperan ser trasladadas. Mientras que en Humahuaca se había confeccionado una lista de 300 personas, al día jueves, en Tilcara había 600. La responsabilidad está en manos del Ministerio de Cultura y Turismo, como dijo el secretario del área en Humahuaca, y es allí donde se debe presionar. La ayuda llegó tarde pero llegó. Muchas personas se encuentran aún durmiendo en las terminales de micros. Si bien el alud de estas dimensiones no ocurre habitualmente, sí es una zona en la que las lluvias y el cambio climático pueden desatar este desastre. Una semana antes de ocurrido este gran desmoronamiento de lodo, Tilcara fue inundada por el desborde del río, contó Lorena Contreras, ciudadana de San Salvador de Jujuy, quien "por razones de trabajo se encontraba varada en Humahuaca temporalmente; urgida por realizar un trámite personal en la Municipalidad de Jujuy, dependencia que no me facilitó la realización del trámite, sosteniendo a toda costa la fecha de vencimiento para cumplirlo de  manera personal".
Los pasajes perdidos no serán afectados por penalización alguna, por lo que tanto las aerolíneas como las empresas de transporte terrestre deberán mantener el pasaje abierto para quienes lo soliciten. Hasta el momento, sólo Aerolíneas Argentinas lo confirmó oficialmente; para no caer en el reclamo -grito- personal, sería conveniente que la gobernación le solicite a Andes Líneas Aéreas, así como a las distintas empresas de transporte que tengan esta ruta, que tomen la misma decisión.

0 comentarios:

Publicar un comentario