23 ene. 2017


Los vecinos del Parque Patricios se oponen a la instalación de un bar dentro del propio parque y denuncian un nuevo intento de privatización del espacio público. La Retaguardia, que conducen Fernando Tebele y Eugenia Otero, dialogó con Maximiliano Maldonado, habitante del barrio e integrante de la Red Interparques y Plazas, sobre los motivos del rechazo y también sobre los cambios que se están viviendo en el sur de la Ciudad de Buenos Aires a partir de la mudanza de la Jefatura de Gobierno porteña y la instalación del Polo Tecnológico. La pelea por el espacio verde sin bares la han instalado los vecinos de Parque Chacabuco, que hasta ahora consiguieron frenar una instalación allí. (Por La Retaguardia)

Foto: comunasweb.com.ar/


En 2016, el gobierno que encabeza Horacio Rodríguez Larreta realizó una licitación con el objetivo de instalar un bar dentro del Parque Patricios, obra para la que era necesario demoler parte de la Biblioteca Infantil “Enrique Banchs” que se encuentra en medio del predio y que es patrimonio del barrio hace casi 90 años.
En rechazo a la iniciativa, los vecinos se presentaron ante la justicia y la jueza Elena Liberatori ordenó al Ejecutivo de la Ciudad abstenerse de efectuar obras en la superficie que ocupa la biblioteca.
Sin embargo, los vecinos denuncian que desde fines del año pasado comenzaron a desarrollarse trabajos a pocos metros de la “Enrique Banchs”.
“La idea sería poner baños, pero como el Estado no puede supuestamente bancar su limpieza y mantenimiento tiene que recurrir a un tercero, pero ese tercero se ve beneficiado con guita de todos nosotros, porque le hacen la obra que en este caso va a ser de 6 millones de pesos y que se va a ir devolviendo con un canon irrisorio de acá como a 5 años”, explicó Maximiliano Maldonado a La Retaguardia.
No es la primera vez que el Gobierno de la Ciudad intenta colocar bares en distintos parques porteños. En mayo de 2014 la Legislatura aprobó la ley de bares en las plazas que contempla su instalación en espacios públicos mayores a 50.000 metros cuadrados. También hay una norma sancionada en 1994 en la que el PRO se ampara para avanzar: “los vecinos estamos peleando contra el intento de poner dentro del Parque el primer bar, que fue sancionado bajo la Ley Áreas de Servicios en 1994, y que hasta ahora no tuvo suerte y no lo pudieron instalar en ningún otro parque de la ciudad”, advirtió Maldonado.
En efecto, tampoco es la primera que el gobierno se encuentra con el rechazo de los vecinos. La misma situación se vivió por ejemplo en Parque Chacabuco.
Maldonado, vecino de Parque Patricios e integrante de la Red Interparques y Plazas, consideró que detrás del intento de colocar bares en las plazas está la idea de privatización del espacio público: “venimos viendo cómo el gobierno de la ciudad avasalla derechos y es completamente privatista del espacio público, ahora justo está latente lo de los manteros en Plaza Once, que pagan mucho más de coima a los policías que lo que paga como canon por mes cualquier empresa gastronómica que usurpa directamente toda la vereda. Esta es como una típica costumbre del gobierno que está hace más de 10 años ya en la Ciudad”.
“La gente que diseña la urbanística de la ciudad ve la onda de poner bares en los parques grandes como algo cool –continuó Maldonado–, porque eso se da en parques de ciudades de todo el mundo pero entendemos que hay diferencias con esas ciudades a las que ellos apuntan. Por ejemplo, nos han dicho que el Central Park tiene también un snack bar o algo parecido, pero en Nueva York existen más de 20 metros cuadrados por habitante de espacio verde y en la Ciudad de Buenos Aires no llegamos a 8 metros cuadrados en promedio, así que estamos muy por debajo de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud que son entre 10 y 15”.
Maldonado alertó además que el Parque Patricios ya perdió más de 10.000 metros cuadrados: “en obradores, desde que llegó la Jefatura de Gobierno y la Línea H de subte, y ahora están haciendo unos juegos de agua que van a estar para inaugurarse recién en el invierno. Claramente, el cemento sobre el pasto es un negociado. Está científicamente probado que existe una relación entre el bienestar con la cantidad de metros cuadrados verdes de calidad, con pasto, árboles, plantas, que tenga cada vecino, y no lo que nos están proponiendo últimamente que tiene que ver con la puesta de cemento en todos lados, grandes carpetas y placas de cemento en lugares donde realmente tendría que haber espacio verde”.

De panaderías a boutiques de panes

Parque Patricios es un barrio que siempre se caracterizó por ser populoso y popular pero que en el último tiempo se está transformando en una zona en la que las personas van a trabajar pero no se quedan a vivir. Por ejemplo, la puesta en marcha del Polo Tecnológico ha generado que muchas viviendas se hayan vendido para instalar allí empresas que además cuentan grandes beneficios económicos, ya que están exentas por 10 años del pago de los impuestos de Ingresos Brutos y Alumbrado Barrido y Limpieza, entre otras.
“Yo vivo a una cuadra y media de lo que es la Jefatura de Gobierno y en mi cuadra solamente quedamos 5 vecinos del barrio, después son todas oficinas que fue comprando gente de empresas, y mismo la Jefatura (de Gobierno) tiene distintas oficinas. Además aumentan los terrenos porque ahora se pueden hacer torres, donde había un barcito ahora hay un nombre internacional y la panadería pasa a ser boutique de panes. Tengo un montón de vecinos de avanzada edad a los que se les hace muy difícil sostenerse porque tenían terrenos grandes pero ahora tienen costos que antes no tenían, además de verse invadidos por la cantidad de cemento, las grandes estructuras. A su vez ahora no hay agua en el barrio, y ni hablar de los cortes de luz”, describió Maldonado, quien finalmente consideró que toda este panorama se da a partir del avance de la especulación inmobiliaria, una realidad que no se da solo en Parque Patricios sino en todo el país y contra la que luchan permanentemente los vecinos.

0 comentarios:

Publicar un comentario