9 mar. 2017


Un nuevo episodio en el conflicto AGR-Clarín se conoció ayer, cuando los trabajadores recibieron información que afirma que se prepara un desalojo con barrabravas, patovicas y gestionado por Gendarmería Nacional para liberar la fábrica ocupada en Pompeya. Mañana por la mañana realizarán una conferencia de prensa desde allí. (Por La Retaguardia)

Fotos: Agustina Salinas (archivo)
En diálogo con La Retaguardia, Pablo Viñas, secretario general de la Comisión Interna del AGR-Clarín contó cómo se desarrollaron los hechos que alertaron esta situación: “Cuando veníamos de la enorme movilización del 7 de marzo, nos llegó una información de que están reclutando gente, pintas, para un desalojo de la fábrica ocupada en Pompeya. Les van a dar elementos para ‘bancar la bronca’. Nosotros vamos a realizar mañana una denuncia”
Acerca de la obtención de esa data, Viñas asegura que fue brindada por gente convocada para dicha ocasión y entiende que hay participaciones repartidas: “Es muy claro que hay un reparto de tareas con Gendarmería. Vamos a hacer la denuncia porque queremos disuadir cualquier posibilidad desalojo. Nosotros ya estamos rodeados por camiones del servicio de inteligencia, que los usan para bloquear la señal del celular, dándonos un mensaje, diciendo 'te estamos espiando'. Esos camiones siempre estuvieron ahí, salvo cuando fue la apertura de las sesiones legislativas, que se fueron y volvieron. Es decir, esos camioncitos no les sobran”, explicó.
Viñas ve como una muestra de desesperación este intento de desalojo, que se suma a varios otros del Grupo Clarín por acabar con el reclamo de los trabajadores: “Ya hubo, al principio, un intento represivo. Después comenzaron a tratar de agotar el conflicto, han querido acusarnos de vándalos. Han fracasado. Hemos mostrado la fábrica, el estado impecable en el que está. Entendemos que es una muestra de desesperación de parte de ellos. Hasta el momento, el mensaje del Grupo Clarín era que si queríamos nos quedáramos a vivir en la fábrica. Intentaron agotar a los compañeros, que nos agotáramos los trabajadores que estamos luchando esforzadamente con nuestras familias. Evidentemente tanto no los despreocupa porque estamos viendo estas intentonas, una tras otra, de provocaciones y demás. Respondemos haciendo una denuncia en la justicia y una denuncia pública: el viernes vamos a estar a las 8 de la mañana en la puerta de la fábrica realizando una conferencia de prensa de la que van a participar organismos de derechos humanos y demás, para brindar más detalles acerca de la denuncia”, anunció.
Acerca de una posible resolución favorable para los trabajadores de AGR-Clarín, Viñas es consciente de que enfrentan a un monstruo trepado a otro gigante, pero confía en que la actualidad política del país pueda desnivelar la balanza a su favor: “Nosotros tenemos esperanza y vemos que existe una perspectiva en el conflicto. El trabajo y las maquinas están. Porque si bien podrán decirnos que tenemos al Gobierno, que no nos da pelota, y a Clarín enfrente, estamos empalmando en una situación política que dice basta de ajuste y que no se banca más estos atropellos. Estamos empalmados con la lucha por el salario docente, la semana pasada también la de los bancarios y la gente que dice basta de estas treguas de la CGT y apuntan a un paro general que se abre camino quiera o no quiera la CGT. La fecha límite es el 31, se empieza a viralizar la idea y nosotros promovemos eso: si no convocan ellos, convocamos los trabajadores y vamos al paro igual”.


La idea de los trabajadores de AGR-Clarín es preservar las fuentes de trabajo y que la empresa vuelva a producir. La postura del Grupo Clarín es agotar a los trabajadores y que abandonen la fábrica. Según Viñas no hay punto medio en la negociación, como sería formar una cooperativa: “Ellos no se imaginan la posibilidad de una fábrica recuperada. No hay ninguna hipótesis de que el Grupo Clarín esté dispuesto a abandonar la Sunday 3026, una maquina que tiene tres pisos, es un barco. Es un armatoste moderno, no hay otra máquina que produzca a la velocidad que esta produce. Es una máquina para tiradas masivas. Les conviene tener la 3026.  Tenemos información muy precisa de que los tipos piensan remontar la producción. Una versión plantea que una parte del parque de máquinas ellos quisieran mudarlo. Son máquinas muy difíciles de mover, tienen su tiempo, sus años. Puede que existan otras variantes, pero no existe la variante de que el Grupo Clarín nos regale la producción, ni que tire esta máquina, siendo que tiene el 50% del mercado editorial”, opinó.
“Para llevar a cabo una fábrica como ésta necesitás los recursos que tiene el Grupo Clarín. Muchas cooperativas terminan en el mercado terciarizadas, pero en relación de dependencia directa con la empresa. De esa manera, no tienen convenio colectivo, ley de contrato de trabajo y se administran como pueden. No es lo mismo que gobiernen los trabajadores a que dentro del régimen capitalista funcione una cooperativa que esté bajo las leyes del capitalismo”, agregó aunque ante una medida de fuerza podrían analizar la situación: “Con respecto a qué hacer, no descartamos poner en marcha la cooperativa. Si Clarín argumenta que los trabajadores no están calificados, avisamos que acá sobra calificación”, afirmó Viñas.
Respecto a los despidos de los trabajadores de AGR-Clarín, el secretario asegura que la desvinculación que anuncia la empresa de algunos de ellos fue mediante medidas mafiosas y extorsivas: “Ellos dicen que han arreglado con 200 personas, lo cual es una mentira total. Algunas personas bajo la extorsión del Grupo Clarín tuvieron que resolver su situación. Hubo compañeros que nos lo plantearon llorando. Uno de ellos tiene una hija con una enfermedad bastante grave y debió agarrar la indemnización. Lo cuento para que se enteren las porquerías que hacen y cómo juegan con la vida y la desesperación de los compañeros”
Por último, Viñas se refirió a sus compañeras, Las Leonas, y apoyó la movilización que se produjo por el día internacional de la mujer: “Una parte de los compañeros fue a la movilización de la mujer a acompañar, pero otros nos quedamos en la fábrica. Si bien es un reclamo que hace a la lucha del movimiento de la mujer, nosotros consideramos que los hombres tenemos que acompañar esa lucha. Es muy importante que la lucha de mujeres trabajadoras se comprenda como una lucha, en definitiva, contra el Estado responsable y su régimen que explota a las mujeres. A veces se confunde con un planteo de que el problema es la opresión del hombre contra la mujer y no es solo del hombre contra la mujer, es un régimen que impone esa situación. Los hombres podemos luchar contra ese régimen, también. Nosotros, en este conflicto, estamos luchando y pedimos la solidaridad en todo el mundo. Sin dudas, son las mujeres las que tienen que tener la voz cantante en su lucha y en sus organizaciones, pero consideramos que si hacemos un paro por el derecho a la mujer es mejor que paremos todos y paremos toda la producción”, cerró Viñas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada