10 mar. 2017


Lo dijo el periodista y docente universitario Germán Ferrari, autor del libro “Símbolos y Fantasmas: Las víctimas de la guerrilla de la amnistía a la justicia para todos”, que a pesar de haber sido publicado en 2009, recobró vitalidad a partir de su argumentación en contra de la teoría de los dos demonios, que vuelve a estar presente en el debate sobre derechos humanos en una versión “aggiornada”, según el propio Ferrari. La charla se dio en una nueva temporada de Oral Y Público, el programa de los juicios a los genocidas. (Por La Retaguardia)

En su cuenta de Facebook, el sociólogo y estudioso en temáticas relacionadas con los genocidios, Daniel Feierstein, recomendó el libro “Símbolos y Fantasmas” de Germán Ferrari, cuya lectura consideró imprescindible para los tiempos actuales en los que la teoría de los dos demonios pareciera tener una nueva oportunidad dentro de los debates sobre lo ocurrido durante el Terrorismo de Estado.
En su texto, Ferrari toma los casos de Argentino del Valle Larrabure, Pedro Eugenio Aramburu, Jordán Bruno Genta y José Ignacio Rucci, utilizados históricamente por la derecha argentina para pretender dar cuenta de un supuesto Terrorismo de Estado durante el gobierno de Héctor Cámpora, para – por el contrario – explicar por qué no se tratan de delitos de lesa humanidad y dar por tierra con el nuevo intento de instalar la teoría de los dos demonios.
“El libro salió publicado en 2009, han pasado varios años y hemos tenido cambio de gobierno, no solamente desde lo institucional sino también desde lo ideológico, y la perspectiva en la que yo trabajé tenía que ver con el contexto de los juicios por delitos de lesa humanidad, la cantidad de causas que empezaban a sustanciarse y a llevar a juicio a los responsables del Terrorismo de Estado. Yo quise en ese momento reflejar cómo eran esas visiones o relatos que ya venían de la época de la dictadura, que con el inicio del gobierno de Alfonsín también se escucharon, sobre todo durante todo el período del juicio a las juntas pero con posterioridad también, obviamente con la obediencia debida y el punto final en el medio y luego con los indultos de Menem. Yo quería entonces retratar de alguna forma esos relatos y cómo tenían lazos con la actualidad”, reflexionó el periodista y docente de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, Germán Ferrari.

Nueva edición corregida y aumentada

En diálogo con Oral y Público, Ferrari explicó que tomó los cuatro casos puntuales para analizar cómo se fue construyendo ese relato: “esto se ve claramente en todas las publicaciones de la dictadura, que el propio régimen cívico militar fue produciendo, incluso en los medios de comunicación; cómo había que mostrar que había un demonio en ese momento que era el que atentaba contra la república y que luego eso se transformó, ya en el gobierno de Alfonsín y con el famoso prólogo del Nunca Más de Ernesto Sábato, en la teoría de los dos demonios, no había solamente uno sino que había dos que eran equiparables, y cómo todo esto volvió a surgir 25 años después cuando, caídas ya las leyes de obediencia debida y punto final, se reabren los juicios por delitos de lesa humanidad, cómo sectores vinculados a la dictadura con un discurso más moderado tal vez, ya no pedían indulto para los detenidos sino que pedían una justicia para todos, una especie de teoría de los dos demonios aggiornada. Estamos hablando de 2005, 2006, 2007, 2008, en 2009 sale el libro y hoy a la luz de 2017 y con la llegada de Mauricio Macri al gobierno y una visión de derechos humanos muy particular, habría que encontrar y hacer una nueva adaptación del libro, una segunda edición corregida y aumentada para poder analizar desde hoy cómo se están posicionando estos mismos grupos que hace 10 años pedían la justicia para todos”.
Frente al accionar de la justicia y el poder político en estos cuatro casos analizados, Ferrari fue concreto: “acá lo interesante sería ver qué es lo que ocurre con la justicia y en última instancia qué es lo que ocurriría con la Corte Suprema cuando tenga que resolver o dirimir algún caso vinculado con delitos de lesa humanidad, si va a continuar con la jurisprudencia tal cual viene desde la gestión kirchnerista en adelante o si hay un cambio ideológico de acuerdo al cambio ideológico de la Casa Rosada; porque puede haber un cambio de discurso desde Cambiemos, donde conviven por un lado sectores liberales y conservadores vinculados a la última dictadura con sectores del radicalismo que quizás quisieran despegarse, tomar distancia si se aferraran a la teoría de los dos demonios tradicional. Ahí hay varios componentes para analizar, entonces me parece que una de las cuestiones para estar atentos nosotros como sociedad, pero también los organismos de derechos humanos, los propios implicados, es ver qué es lo que ocurre con estos pasos que va dando el gobierno de Macri en función de los derechos humanos. Por ejemplo, para citar casos que tienen que ver con los medios masivos y esta de alguna manera legitimación o vuelta a los micrófonos de determinados discursos que antes estaban totalmente marginados, vinculados obviamente con una defensa de esta teoría de los dos demonios aggiornada, y también cómo se intenta en algunos casos llevar a ex militantes populares que participaron en la guerrilla o que tuvieron actividades en diferentes grupos armados como con un cambio ideológico, más cercano a la teoría de los dos demonios que a la proscripción de los juicios por delitos de lesa humanidad”.
Al ser consultado sobre la forma en que la justicia y los medios de comunicación tradicionales tratan los casos analizados en su libro respecto a los hechos ocurridos durante el Terrorismo de Estado, Ferrari consideró: “no es lo mismo la responsabilidad del Estado que mata, de la de un grupo de la sociedad civil; ahí tendríamos que revolver y exponer en base a jurisprudencia, y esto en los medios de comunicación y sus discusiones, que suelen ser más parecidas a discusiones de café o de foros de internautas que de reflexiones para profundizar el tema, no aparece, eso me parece como algo fundamental. Y después hay una cuestión que tiene que ver con el poder, quién detenta el poder, cuál es el discurso que se impone, si es el de la fuerza, un discurso represivo, pero no estamos hablando solamente de la mirada sobre los ’70 sino también de la mirada hacia la actualidad, un discurso punitorio, esto tiene que ver desde la baja de la edad de punibilidad de los jóvenes hasta los discursos. Por ejemplo, en las diferentes sesiones de apertura legislativa se hablaba de la necesidad de más policía, pareciera ser que cuanto más policía hay en la calle mejor, y no hay ninguna estadística que demuestre que la mayor presencia policial evita delitos, robos o muertes, y esto los medios de comunicación por diferentes factores que sería muy largo analizar no lo profundizan, entonces es más fácil echarle la culpa al otro, al inmigrante, al pobre, al distinto, al zurdo si nos remontamos a diferentes épocas históricas”.

Erosionando

Sobre la existencia de un cambio de comunicación y metodología en el accionar de grupos como el Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (CELTYV) respecto a organizaciones anteriores, como lo fue Famus (Familiares y Amigos de Muertos por la Subversión) en los años ’80, Ferrari aseveró: “creo que tiene que ver con el cambio de época y con el reconocer que con un discurso al estilo Famus de los ’80 o al estilo (Cecilia) Pando, no llegaban a determinados sectores de la sociedad, pero con uno como el de Victoria Villarroel (fundadora del CELTYV) específicamente sí se llega a la sociedad, un discurso aparentemente más armonioso, equidistante, más equilibrado, apelando a algunos lugares comunes de la derecha tradicional, hay sectores de la sociedad que se prenden y hay medios de comunicación que rápidamente toman eso y lo replican, creo que tiene que ver con una estrategia”.
Ferrari señaló además que no tiene en claro si el actual gobierno nacional tiene en este momento un plan o una estrategia sobre el tema derechos humanos con una mirada hacia el pasado: “creo que si juntamos los diferentes sectores de Cambiemos vamos a encontrar opiniones muy diversas, pero sí hay un dejar que estos grupos de la teoría de los dos demonios aggiornada, de la nueva derecha, empiecen a instalar de alguna manera la duda de lo que ellos consideran que es un relato del kirchnerismo, como si hubiera sido un invento de Néstor y Cristina Kirchner la lucha por los derechos humanos y no de los organismos de hace 40 años. Me parece que tiene que ver con esto de dejar que estos grupos vayan dando su discurso, su relato, en los distintos medios de comunicación, ya sean estatales o privados, pero que todos responden a una ideología afín al gobierno nacional, y erosionar de alguna manera todo lo que se construyó, o por lo menos un intento de erosionar todo lo que la sociedad construyó vinculado al tema derechos humanos”.

Distancias

En este momento de la charla se sumó Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA e integrante del grupo de trabajo de Oral y Público. Se le consultó si como militante político de aquellos años le causaba preocupación o tenía miedo de que la justicia dejara de verlo como testigo y comenzara a indagarlo para sentarlo como un acusado más: “si uno mira las resoluciones que se dieron en la causa XIII, en el juicio a las juntas, hay un montón de elementos para ‘preocuparse’ –afirmó–; lo que pasa es el desarrollo político en el que se dio todo ese proceso, el alfonsinismo, después vino el menemismo con sus indultos, la debacle espantosa que fue la Alianza, y el kirchnerismo que de alguna forma fue quien mejor escuchó el clamor de los organismos de derechos humanos. En estos momentos, y vuelvo a repetirlo por más que en algún momento se generó una duda, estamos en un gobierno de ultraderecha, con el aval de la Constitución, estos tipos han subido con el voto popular y ahora hay que resistir”.

Negacionismo

Tebele y Basterra aprovecharon la charla para indagar sobre otros textos que hayan tomado las mismas o similares temáticas a las de su libro. Al respecto, Ferrari manifestó: “creo que hay muchos y muy variados trabajos de militantes populares, de hijos de militantes populares, de investigadores que han abordado desde diferentes ángulos, no solamente desde el ensayo sino también desde la literatura, el cine, el documental, diferentes registros, creo que hay muchos y buenos trabajos, lo que sí me parece es que los medios suelen tomar, rescatar y poner en primera plana los trabajos que están más vinculados con el negacionismo, con una revisión del pasado más cercana al ideario del proceso de reorganización nacional o de la derecha tradicional, los libros de periodistas como Juan Bautista Yofre no son de ahora, tienen varios años, libros de la propia (Graciela) Fernández Meijide cuestionando el número de desaparecidos o de Martín Caparrós desde la literatura haciendo ese mismo planteo, fueron trabajos surgidos durante los gobiernos anteriores. Creo que el tema va a seguir dando para la investigación desde una mirada que pueda sostener y ampliar todo lo que se ha venido haciendo en materia de derechos humanos, y de lo que han venido haciendo durante décadas los organismos, son temas que no se agotan, así como un periodista dijo de muy mala forma que estaba ‘cansado de los ’70’, los ’70 vuelven y volverán permanentemente y hay investigadores muy lúcidos que van a seguir tratando de poder profundizar en trabajos que puedan desmoronar no solo la teoría de los dos demonios sino teorías más cercanas al negacionismo o visiones de la derecha con esos discursos tradicionales de orden, del otro como el agresor, del cuestionamiento a la cantidad de detenidos desaparecidos, etcétera”.
Germán Ferrari se despidió del aire de Radio La Retaguardia con un pedido: “que esta sea la primera charla y que sigamos tratando de profundizar sobre el tema e ir desarmando y desarticulando estos discursos negacionistas de distinto tipo”.
Seguramente así será.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada