9 abr. 2017


Se realizó el sábado pasado en el Hotel B.A.U.E.N. una jornada de formación sobre el triunfo de Trump y el impacto que este tuvo en la región de América Latina. En este marco, Luis Angió dialogó con Federico Tonarelli, un trabajador del hotel que explicó en qué situación se encuentra la expropiación del lugar, que hoy tiene fecha de desalojo. (Por La Retaguardia)

“El año pasado conseguimos lo que trabajamos durante casi 12 años: el proyecto de ley de expropiación del Congreso. Presentamos sistemáticamente proyectos de ley desde año 2005, 2006. La sanción se había votado en Diputados en 2015, en 2016 se votó en el Senado. ¿Cómo concluía el conflicto a partir de la sanción de la ley? Como la ley planteaba que el Estado, acreedor mayoritario en este conflicto, cobraba o podía cobrarse aquellas viejas deudas —que ya tienen 40 años— de los créditos hipotecarios por los cuales construyeron el hotel con la recuperación de la titularidad de dominio del edificio, el conflicto estaba terminado”, recordó Tonarelli. Sobre el grado de legalidad de su planteo, explicó que “el proyecto de ley plantea eso, el Estado recupera la propiedad del edificio y así se cobra las deudas que estaban en la cartera de incobrable, situación 5 del ex-Banade. Nosotros durante estos años que recopilamos información llegamos a obtener un PDF, que, además, no lo conseguimos con ningún detective secreto, sino que lo bajamos de la página web del Ministerio de Economía. Está titulado "Deudas al Banade a julio de 2000". Es un informe de la Auditoría General de la Nación en el que Bauen SA figuraba como situación 5, incobrable, y era el mayor de los deudores de ese listado de ciento quince carillas con 85 millones de pesos/dólares”.
Según explicó el integrante del B.A.U.E.N. (Buenos Aires Una Empresa Nacional), “todo eso se resolvía a partir de que se votó la ley. El Estado recuperaba esos créditos cobrándose aquellas deudas con la titularidad del dominio del edificio. ¿Qué hizo Macri? La vetó, por dos razones, entre otras tantas que debe haber. La primera, por una cuestión ideológica, filosófica, política (nosotros representamos aquello absolutamente contrario a lo que ellos pretenden que sea la marcha normal del país). Y segundo, porque el macrismo también está detrás del negocio del Bauen. Esto no está muy difundido, por eso queremos que ustedes nos ayuden a reproducirlo”, pidó. “El grupo Mercoteles SA, empresa hermana de Bauen, que hoy figura como dueña del edificio, tiene históricamente un estudio de abogados, de los cuales una, Susana Espósito, es dirigente del macrismo, es comunera en la Ciudad de Buenos Aires, esposa de Ricardo Pedace, ex vicejefe de la Policía Metropolitana y actual director de la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de Rodríguez Larreta”, advirtió Tonarelli.
En este sentido, agregó que “en 2005, cuando ni siquiera estábamos en el Congreso, estábamos en la Legislatura —como todas las recuperadas que en las Legislaturas locales intentaron resolver estos temas— y no siendo gobierno el macrismo en la ciudad, pero teniendo la primera minoría en la Legislatura, llegó a votar un proyecto de ley contra la cooperativa”, denunció. “El extremo de querer garantizar el negocio detrás del hotel es que no solo trabajaban para votar en contra los proyectos que nosotros presentábamos; votaron específicamente un proyecto que se llamó Ley Morando (del diputado Mario Morando) que nos ponía de patitas en la calle para restituir el hotel a la familia Iurcovich, los viejos dueños del Bauen”, aseguró.
“Recuerden que después de la construcción de este hotel se construyó el Bauen Suite, que todavía gestionan ellos (ubicado en la misma manzana, pero por Av. Corrientes), y donde algunos trabajadores del otro hotel que toman contacto con nosotros ―incluso para pedir trabajo en los últimos meses— nos cuentan que está en situación de vaciamiento. Claramente hay un negocio inmobiliario detrás de la posibilidad de que nos echen de los dos hoteles”, analizó Tonarellí. “A partir del veto –continuó- se reactiva la cuestión judicial. La sentencia estaba firme, era de desalojo. Habíamos recorrido todo el espinel jurídico hasta llegar a la Corte con un recurso de queja que se rechazó en 2011; pero había quedado resuelto a partir de la sanción de la ley. Con veto de Macri, se reactiva la causa y la jueza nos pone un plazo de días, 19 de abril como plazo máximo para entregar voluntariamente el hotel; a partir de las 00:00 del 20 de abril, ellos estarían en condiciones de venir con las fuerzas de seguridad”, aseveró.
“Esto se supo el 1 de marzo. Luego del veto habíamos anunciado que iríamos nuevamente al Congreso en lo que se llama la insistencia, proyecto vetado por el Ejecutivo, los diputados intentan votarlo nuevamente, necesitan dos tercios de los presentes, algo muy difícil, pero como para nosotros todo fue difícil, ¿por qué no pensar en conseguir esa mayoría, a caballito de todas las luchas que está habiendo, el año electoral, donde la nuestra pasó a ser una pelea más de las que se están llevando adelante?“, consideró. “Nos pusimos a trabajar muy rápido en eso, pero de acá al 19 de abril hay poco tiempo, entonces, en paralelo, presentamos algunas cuestiones con el grupo en la idea de lograr un efecto suspensivo de la medida en una de las presentaciones con el argumento de que según el artículo 83 de la Constitución, el trámite parlamentario no está finalizado más allá del veto, y eso le da un paraguas de por lo menos un año, lo que haría que la jueza se habría apresurado”, señaló Tonelli.
En relación al futuro posible, expresó: “Todo esto está en ciernes, vamos a saber en unos días qué ocurre. Preparamos tres actividades. La primera fue el 22 de marzo, hicimos un trabajo en el Congreso, una radio abierta, generamos un hecho político a partir de que todos los diputados de la oposición bajaron y manifestaron con nosotros la voluntad de ir nuevamente por el tratamiento de la ley”.
Tonelli realizó una invitación: “El 11 de abril es la segunda actividad. Una cena solidaria en el hotel. Reservas a [email protected] Nos pusimos un techo de 60 personas, ya vamos por las 300 de reservas. Vamos a celebrar la sanción de la ley, que, en semejante dinámica tan loca, pasó. Pero es un triunfazo, porque se logró una expropiación a un capitalista que existe, con nombre y apellido, que opera económicamente, con el aparato del gobierno detrás, con la tribuna de doctrina de La Nación trabajando, porque el 14 de marzo, el editorial de La Nación se refirió al caso Bauen con el título ‘Ocupaciones ilegales’. Va a haber compañeros y compañeras de todas las tendencias, dirigentes, compañeros de otras empresas. Guillermo Fernández va a cantar y el humorista Gustavo Berger hará un espectáculo. Esa noche queremos mostrar el abanico de apoyos que tiene la cooperativa”, destacó.
“El 19 de abril, un gran acto en las puertas del hotel y una vigilia si no consiguiéramos esa medida suspensiva. La situación es difícil. Estamos bastante acostumbrados a estar así, pero el panorama político general es distinto al de otros momentos, entonces, tampoco podemos subestimar la situación. Esta semana hubo infinidad de casos que nos hicieron pensar por qué no venir acá, aun siendo Callao y Corrientes, si han ido a un comedor en Lanús”, denunció Tonarelli.
“Les pedimos que nos ayuden a difundirlo y que participen de todas las actividades políticas que estamos organizando en la idea de que, como mínimo, si no logramos la suspensión, políticamente mostrar una relación de fuerzas que nos permita hacer que desistan de semejante locura. Además, esto nos provoca una crisis económica concreta en la cooperativa. La gente que tiene eventos acá automáticamente los suspende, retiran las señas; los mayoristas de turismo no alojan a sus grupos por un lógico temor. Esto genera una crisis primero financiera, después económica”, aseguró.
El B.A.U.E.N. ha sido en todos estos años de recuperación, un espacio abierto para todas las luchas. Ha llegado la hora de devolver algo de esa generosidad militante para cuidar ese lugar, en peligro tras años en los que pudo haberse conseguido su expropiación definitiva, que solo fue posible arrancarle al Congreso cuando ya Macri era presidente, y podía vetarlo

0 comentarios:

Publicar un comentario