12 may. 2017


Lo dijo el periodista Carlos Rodríguez de Página/12, quien dio detalles muy precisos acerca de las sospechas vinculadas a la Policía Bonaerense y a la protección que están recibiendo los principales responsables. Fue
en Desde Afuera, el programa de Familiares y Amigos de Luciano Arruga, donde también habló de la supuesta purga que está planeando hacer, dentro de la Policía Bonaerense, la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. (Por La Retaguardia)

Foto: Bressi, Vidal,y Ritondo (Foto: dariohoy.net)

“La purga se viene anunciando desde julio/agosto del año pasado. Al principio dijeron que había 1600 policías sospechados. En realidad eran 4133 los que estaban sumariados y 474 las causas que se estaban investigando. Lo que pasa es que esta purga sería la trigésima tercera purga en la policía de la Provincia de Buenos Aires en los últimos 20 años. El 19 de abril, lo que dijo la gobernadora es que está tratando de determinar quiénes son los que se drogan en la policía. Lo curioso es que el comisario Pablo Bressi, jefe de la Policía Bonaerense, está sospechado desde el año 2013, junto a sus ayudantes más cercanos que vienen acompañándolo desde hace varios años en distintas seccionales de la bonaerense, de ocultar y encubrir a narcotraficantes. Resulta muy curioso. Me parece que esta nueva purga ni siquiera es una nueva purga. Ya empezamos mal. Si estamos tratando de ver si hay involucrados en narcotráfico dentro de la Policía Bonaerense y estamos dándole aire a los propios sospechosos de haber encubierto maniobras de narcotráfico dentro de la provincia, empezamos mal” expresó el periodista.
Además, remarcó el apoyo que recibe Bressi de Estados Unidos y las políticas del Gobierno argentino en sintonía a ese acercamiento: “A Pablo Bressi lo está apoyando la DEA y la Embajada de Estados Unidos. Mañana –por el jueves- Macri se entrevista con Donald Trump. Hay todo un acercamiento de las autoridades bonaerenses y nacionales a la política de Estados Unidos en materia de drogas y seguridad. Es realmente muy alarmante. Hace dos días, el Ministro de Seguridad (de Buenos Aires), Cristian Ritondo, se entrevistó con gente de Rudolph Giuliani, ex alcalde de Nueva York que impuso el tema de la tolerancia cero. Según la gente que lo ha apoyado y lo ha convertido en un personaje extraordinario en materia de seguridad, el tipo lo que hizo fue perseguir a toda la gente pobre de Nueva York. Son un montón, millones de personas viven en condiciones precarias y muchos viven en la calle. Los ejes de Giuliani fueron esos y evidentemente también son los ejes de la Gobernadora Vidal y de la política de Macri” afirmó Rodriguez en Desde Afuera, el programa de radio de Familiares y Amigos de Luciano Arruga.
Sobre las repercusiones que podría tener esta purga dentro de la policía, el periodista aseguró que la relación que mantienen con la política hace imposible que pueda producirse una verdadera “limpieza” dentro de la misma: “La Policía Bonaerense es muy dura. A veces le ha jugado en contra a tipos mucho más pesados que la gobernadora Vidal, como el ex gobernador Eduardo Duhalde. Es falsa la idea de que la purga sirve para limpiar a una policía corrupta. Va a seguir siendo corrupta porque además tiene vinculaciones con la política. No hay otra vuelta que darle. No es solamente la policía. Por encima están los políticos. Hay una vinculación directa con barrabravas, con pequeños grupos mafiosos y siempre son los mismos los que supuestamente van a limpiar la Policía Bonaerense, pero eso no se produce nunca” dijo.
Por último, se refirió a la detención del jefe de la Policía de la Ciudad, José Pedro Potocar, preso por coimas, y dio a entender que la corrupción no se arregla con él encarcelado, porque en su lugar va a aparecer otro capaz de resguardar las operaciones ilegales de la policía: “Hay que ver hasta dónde llega investigación. Por lo que dice la Fiscalía hay elementos de sobra para acusarlo. En la corrupción interna algunos limpian a otros. A veces, los cambios se producen porque tal jefe no es respetado por la tropa. Entonces, se produce un movimiento interno y lo desplazan para poner al que va a  seguir. Eso no significa que vaya a cambiar la situación. Los kioskos están en la Policía Federal y en la Policía Bonaerense, como así también en todas las provincias. Directamente, hay policías de lucha contra el narcotráfico que están involucrados. Entre la Justicia y la Policía siempre hay arreglos para no investigar a fondo o para entregar a alguien. Siempre a alguien hay que entregar. Entregan a uno para mantener al resto trabajando por abajo” cerró Rodriguez.

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO

0 comentarios:

Publicar un comentario