28 abr. 2017


Lo aseguró Natalia Molina de la Corriente Villera Independiente, por el ataque a integrantes de la organización en la calle y luego en su local en la villa 21-24, de parte de un grupo de hombres armados que no especificaron las razones ni de dónde vienen, pero es posible que se trate de punteros del Pro. La militante dialogó con Enredando Las Mañanas, el programa matutino de la Red Nacional de Medios Alternativos. (Por RNMA)

El ataque

"Como todos los días, los compañeros y compañeras salieron el miércoles a la mañana a hacer recolección y barrido en los sectores donde estamos. Estaban tirando la basura en el tacho y aparecieron dos personas en un auto y amenazaron a las compañeras diciendo que era el último día que trabajarían ahí, de dónde eran, que se vayan. Ellas se asustaron mucho y me llamaron a mí y a otra más. Cuando fui al local me llamaron en el camino y me dijeron que dos tipos vinieron al local amedrentando a los compañeros que estaban, diciendo que no iban a laburar más los sectores. Desenfundaron el arma y les tiraron", denunció Molina. "Después se fueron en el auto y a unas pocas cuadras, más adelante, otras compas estaban en una esquina y empezaron a tirar tiros al aire diciendo 'acá hay balas para todos'. Las compañeras se asustaron muchísimo. A los atacantes nosotros los conocemos, son del barrio", agregó.

La situación en el barrio

En relación a la represión en los barrios populares de Mauricio Macri en comparación con la del gobierno anterior, Molina expresó: "Lo que notamos es que laburamos a conciencia, por medio de la organización de los vecinos, porque muchos trabajan en forma voluntaria, no ganan un mango. Nosotros tenemos que salir a pelear por un puesto de trabajo y nos cuesta muchísimo porque, además de estigmatizarnos por ser villeros, nos estigmatizan por la forma de vestir, de hablar. Se cierran las posibilidades. Molesta que nos organicemos, que laburemos a conciencia, que no lucremos con la necesidad del vecino". Sobre los objetivos de la organización, aseguró: "Estamos intentando construir otra realidad, cambiar las cosas desde adentro hacia afuera. No somos escuchados y no queda otra que organizarnos. Les estamos tocando algún beneficio económico a ellos, algún poder. No sé si está relacionado con las elecciones. Pero nosotros no nos vamos a correr. Vamos a seguir laburando. Nos quieren ver asustados, de rodillas, y eso no va a suceder. Vamos a seguir construyendo una realidad distinta".

¿Denunciar o no denunciar?

En este sentido, Molina tanto como la Corriente Villera Independiente tienen una posición tomada, pero no todos los atacados: "Algunas de las compañeras hicieron la denuncia, nosotros creemos que sí. Más allá de que se difunda en los medios y las organizaciones sociales también. Otras no quisieron porque tenían miedo a la represalia y es entendible. Nosotros no podemos obligarlas a hacer algo que no quieren", finalizó.

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO

0 comentarios:

Publicar un comentario