26 abr. 2017


Lo dijo Sebastián Penelli, periodista de Ámbito.com, que estuvo invitado al programa Mis Hijos Están con el Padre por Braulio Dominguez y dio un panorama informativo acerca del estado de las causas judiciales de Mauricio Macri, Gabriela Michetti y Gustavo Arribas. (Por La Retaguardia)

Panamá Papers

Sebastián trabaja en Ámbito.com y tiene una vasta carrera en otros medios digitales como Infobae, Perfil, Clarín, Canal 26 y Canal 13 entre otros. Estuvo en el programa radial Mis Hijos Están con el Padre, que emite Radio La Retaguardia, y se refirió a la apelación del fiscal Federico Delgado respecto al pase de la causa de los Panamá Papers contra el Presidente Mauricio Macri por lavado de dinero al fuero penal económico. Contó cómo fue el trabajo de investigación y por qué pasó de un fuero a otro: “Durante casi un año se solicitaron un montón de medidas de prueba (en la causa de los Panamá Papers), principalmente por el diputado del FPV Darío Martínez, quien hizo al menos cincuenta y siete pedidos de prueba. Estos pedidos de prueba son pedidos de documentación a distintos países y organismos oficiales para indagar si las dos cuentas off shore a nombre de Macri tenían algún vínculo societario actual y si efectivamente estaban en actividad y a nombre de él. De esos cincuenta y siete pedidos de prueba que le hizo al Gobierno de Brasil, al Gobierno de Suiza, al Gobierno de los Estados Unidos, a bancos de Estados Unidos y a distintos organismos oficiales, no recibió ninguna. Ni el juez (Sebastián) Casanello ni el fiscal consiguieron que les devuelvan esa información con la cual se podía llegar a armar una especie de acusación con alguna prueba firme para avanzar en una posible imputación, para después una indagatoria o citarlo a declarar para que lo explique. Al no tener esas pruebas básicas necesarias, el juez se tiene que declarar incompetente, no puede seguir investigando esa causa porque no puede comprobar el delito. Lo que hizo el juez Casanello fue pasarlo al fuero penal económico que va a investigar ahora. Esto no se cierra por más de que Macri haya dicho que era un tema liquidado. No pasa eso. Ahora va al fuero penal económico y van a investigar si el presidente omitió incluir en su declaración jurada alguna de estas empresas off shore para ver si realmente el delito es por omisión maliciosa. Eso lo va a investigar otro juez y la causa va a seguir. No es lo mismo investigar a un presidente por lavado de dinero que por omitir una sociedad anónima. Políticamente se le bajó el perfil a esa investigación, se la quiso correr”, reflexionó Penelli en conversación con Braulio Dominguez.
Esos pedidos de prueba fueron ignorados y no consiguieron siquiera un solo documento para poder iniciar una investigación. El periodista explicó que existe una intención política que influye al proceso judicial para mantener esas causas con un bajo perfil y en este caso incluso de cambiar la carátula de lavado de dinero a omisión maliciosa algo mucho menor: “El diputado trató de abarcar lo máximo posible de todas las pantallas de las offshore, no solo las dos que en un principio se investigaba porque la familia Macri está involucrada en más de 60 causas offshore. No recibió ni un solo papel. Creo que hay una cuestión política de fondo. Esta semana vino la presidente de Suiza y estuvo reunida en Casa de Gobierno almorzando con Macri. No hay voluntad política por ninguno de los dos gobiernos de avanzar con esto. En el caso de Lázaro Baez fue diferente. La causa avanzó a pasos aceleradísimos. Inclusive el juez y el fiscal viajaron a Suiza, se entrevistaron con funcionarios suizos y recolectaron un montón de información, cosa que en este caso con los Panama Papers de Macri no sucedió” afirmó.

La plata de Michetti

En relación a esto, Penelli se refirió al sobreseimiento de la Vicepresidenta Gabriela Michetti por la causa del origen del dinero robado en su casa, y a la forma en que la mandataria se libró de cualquier tipo de ser indagada por un juez. “Esta noticia (la investigación sobre Macri) viene en sintonía con otra: El sobreseimiento de la Vicepresidenta Gabriela Michetti por la causa por el origen del dinero robado en su casa, esos famosos 50 mil dólares y 200 mil pesos. A Michetti tampoco se le encontró ninguna prueba que dé la sospecha para citarla a declarar. Se la sobreseyó sin citarla a declarar y eso es un dato no menor. Espontáneamente, ella fue con sus abogados, el ex diputado radical Ricardo Gil Lavedra entre ellos, y presentó un escrito de más o menos sesenta carillas donde explicaba de dónde venía ese dinero. Supuestamente se lo había prestado su pareja para una beca para que su hijo estudiara en el exterior, y el resto eran donaciones que había recibido en una cena de recolección anual de la fundación Suma que ella preside. La había juntado y no llegó a emitir facturas, ni a declararla, ni ingresarla en su patrimonio porque se la robaron el mismo día. Acá el dato curioso de la justicia es que no la citaron a declarar y que la presentación que ella hizo por escrito la tomaron como si fuese una declaración. Eso no debería ser así. Dieron como válida su argumentación mediática, que fue la argumentación que la Vicepresidenta dio en los medios de comunicación, pero nada responde a una indagatoria o una testimonial ante un juez. Ahí se tienen que hacer otro tipo de preguntas que no están en la versión que Michetti dio. No hubo posibilidad de repreguntarle absolutamente nada”, expresó el periodista.

Arribas y Odebrecht

Otro de los sobreseimientos “generosos” que tuvo la Justicia fue para con Gustavo Arribas. Allí operó la misma dinámica conformista para dar por terminada la causa: “La otra noticia es el sobreseimiento de Gustavo Arribas, titular de la AFI –Agencia Federal de Inteligencia-, ex SIDE. Es el jefe de la inteligencia argentina, investigado por haber recibido unos supuestos pagos de financistas vinculados a Odebrecht, la principal empresa imputada por el Lava Jato en Brasil, lo que significó el mayor caso de corrupción en Brasil. Arribas había recibido presuntamente cinco pagos de un banco con un comprobante que los certifica cuando él dijo que había recibido uno solo. Cuando el juez de esa causa le pregunta al banco si había recibido otros pagos el banco le dice que no, que solo recibió uno. Con eso fue suficiente para no investigar más. El banco es el Credit Suisse” informó Penelli.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario