31 may. 2017



Lo planteó Gustavo Desplats, integrante de la organización territorial Proto Comuna de Caballito, que presentó un recurso de amparo para frenar el avance privado sobre el régimen de estacionamientos medidos en la Ciudad de Buenos Aires. En Oíd Mortales, el programa de Cristina Varela y Luis Angió, Desplats dialogó sobre la presentación ante la Justicia y otras problemáticas que existen en la Ciudad. (Por La Retaguardia)

Foto: protocomunacaballito.blogspot.com.ar


La ley votada por la Legislatura Porteña amplía a casi el doble las cuadras de estacionamiento pago en la Ciudad de Buenos Aires. Desplats explicó el significado de esa disposición y sus consecuencias:
“El estacionamiento medido se amplía a diez mil cuadras. Eso equivale al 42% de la superficie de la Ciudad. Es 16 veces más del espacio que tenían antes las dos compañías que se dividen el micro y el macro centro que están funcionando desde hace 15 años con extensiones y convencida su concesión. Esta ley divide a la Ciudad en cinco áreas y crea cuatro tipos de opciones: Ciertos lugares en los que no se va a cobrar y tres tipos de lugares en los cuales se cobra.  Uno, mediante un trámite que debe hacerse todos los años, para la gente que estaciona hasta 150 metros de su dirección y que no debe pagar. Si no consigue espacio en esos 150 metros va a tener que pagar para estacionar. Después, hay dos zonas más. En una de ellas, el vecino tiene que pagar el 50% del valor, o sea no tiene otro beneficio ni lugar para estacionar gratis, y otra zona más en cual los vecinos van a tener que pagar el 100% del valor. Ese es el primer punto que nosotros encontramos. Ante una misma situación, podés estacionar en la puerta de tu casa. Esta norma, en lugar de dar opciones iguales, da cuatro opciones diferentes vinculadas al lugar donde uno vive. Creemos que es injusto porque el vecino no tendría que pagar por estacionar en la puerta de su casa, a la vuelta o donde lo hace habitualmente. Creemos que esta norma, ante todo, es una norma recaudatoria para estas cinco empresas. En nada va a beneficiar al tránsito ni al transporte en la Ciudad de Buenos Aires ni a la calidad de vida de los vecinos. Después de todo este año, con los aumentos de por ejemplo el ABL del 32% o de la inflación interanual de los últimos doce meses de 37 o 38% y los aumentos en la canasta básica alimentaria, los vecinos van a tener que pagar por estacionar en la misma vereda de su casa. Indiscutiblemente, esto está en el marco de ese tipo de políticas como las que se han implementado con el aumento de las tarifas de la corriente eléctrica, del gas y del agua. El aumento es desmesurado y no piensa en las distintas alternativas que puede tener el que tiene que pagar” detalló.
Además, la ley no diferencia entre quienes tienen un nivel socioeconómico mejor que otros y tampoco entrega soluciones a las personas con más dificultades. Desplats realizó una comparación con otros lugares por fuera de la Ciudad de Buenos Aires:
“No es lo mismo una persona que está en situación activa, que tiene un coche de los últimos 4 o 5 años, que un jubilado que cobra la mínima con un coche de los ochenta. La tarifa y la opción ante la ley es la misma. Con lo caro que está el transporte público, las pobres personas mayores necesitan ese coche para poder transportarse o que sus hijos los lleven para hacerse los chequeos médicos de un PAMI que cada vez da menos prestaciones. ¿Ni siquiera van a poder tener un coche?, ¿Van a tener que venderlo porque no van a poder dejarlo estacionado en la puerta de su casa? No se ha visto ningún tipo de alternativas que podrían ser solidarias como la que actualmente tiene la tarjeta azul en algunos sectores de la Ciudad de Buenos Aires. Algo muy parecido se ha implementado en Rosario, en Montevideo, en Río de Janeiro y otras varias ciudades de Brasil en las cuales hay desocupados o jubilados que están en un registro del Gobierno. El Gobierno les da distintivos y cobran en una cantidad muy cortas de cuadras, 1, 2 o 3 cuadras, las que pueden realizar caminando. De esa manera, se podría dar trabajo aproximadamente a entre diez mil y veinte mil personas” comentó Gustavo Desplats en Oíd Mortales, por Radio La Retaguardia.
La implementación del estacionamiento medido choca contra la regulación de los trapitos que existen en la Ciudad. Según el coordinador de la Proto Comuna de Caballito, la medida no otorga ninguna solución al problema, sino que lo agrava:
“El tema recaudatorio de esta norma no se cruza mayoritariamente con el tema de los trapitos. A la hora que funciona el estacionamiento medido no hay trapitos, los hay después. Con lo cual uno tendría que pagar durante el día el estacionamiento medido y a la noche el trapito. Ni siquiera sirve para eso esta medida. Es un gran negocio para estas cinco empresas que van a ser las que van a agarrar la concesión. No veo por ningún lado cual es el negocio para la Ciudad de Buenos Aires, para los porteños” expresó.

Ciclovías

“El código nacional de tránsito dice que las bicicletas deben circular en la mano de la calle. Nuestra ciudad ha hecho en los últimos años infraestructuras en las cuales se viola de manera sistemática la ley nacional de tránsito. Aparte, para los que andamos en bicicleta está claro que el lado que está más cerca de la vereda, donde está el declive, es muy difícil andar. Son metros muy difíciles de transitar” explicó Desplats en relación a las bicisendas de doble mano que existen en la Ciudad de Buenos Aires.

La promesa de los subtes y la mentira del Metrobus

“El ingeniero Macri, cuando se presentó por primera vez a Jefe de Gobierno, que perdió, lo que planteaba como lo que la Ciudad necesitaba, diez años atrás, era lo que en realidad nunca hizo: los diez kilómetros de subte por año que había prometido. Después lo bajó a siete. Finalmente, no hizo ni cinco kilómetros entre sus dos gestiones. Lo que la Ciudad de Buenos Aires necesita son subtes. El Metrobus es una gran mentira. Son carriles exclusivos para colectivos. En otra parte del mundo, Metrobus es algo más parecido a un tranvía, algo por el estilo, articulado y con mucha más cantidad de gente que puede estar sentada. En realidad, más allá de que (la avenida) Juan B. Justo tiene el Maldonado entubado y no puede tener un subte, el hecho de tener a los colectivos compitiendo con los subtes en el mismo recorrido es un error de planeamiento urbano. Los colectivos tienen que ser subsidiarios de los medios guiados de transporte” remarcó Desplats los errores en la concepción del proyecto y las vanas promesas de campaña. Y continuó contando el despilfarro de dinero que significaron esas equivocaciones:
“El día que se inauguró el Metrobus de la (avenida) 9 de Julio se dieron cuenta que los colectivos en la cabecera sur de Constitución salían de contramano. Entonces, se tuvieron que hacer los túneles que costaron 300 millones de pesos. Mientras se hicieron esos túneles, hubo que tener unas cincuenta personas en tres turnos guiando el tránsito para que no haya un accidente. Ni hablar del precio increíblemente caro de todas las paradas y de todo el tema de la demarcación, que en algunos lugares ya se está haciendo de nuevo. Cada dos o tres años se hace un mantenimiento que cuesta una fortuna” dijo indignado.

El amparo presentado ante la Justicia

“Estamos pidiendo la nulidad e inconstitucionalidad de la ley de estacionamiento medido basados en cuestiones que son medianamente técnicas. Por un lado, la ley fue aprobada por 33 votos. Encontramos que en el artículo 82 de la Constitución de la Ciudad dice que si se disponen de bienes del dominio público del Estado por más de cinco años, y en este caso la Constitución es por diez, la ley debe ser aprobada por 40 votos de la Legislatura. Aparte de la concesión, la Ciudad le concede diez predios situados en distintos lugares de la ciudad a estas cinco empresas para que sean las playas de acarreo. Se está disponiendo de bienes del dominio público de la Ciudad con lo cual nosotros consideramos que la ley ha sido mal aprobada. Aparte encontramos otro tema más. El predio de Guzmán, por ejemplo, está zonificado como UP, debería ser una plaza. Le estamos entregando lo que debería ser una plaza pública para el disfrute de todos los porteños a una empresa para que gane plata. Hay otro predio más, el que está al lado de la facultad, que está zonificado con una zonificación que permite infraestructura para universidades y van a poner una playa de acarreo. Se está modificando el código de planeamiento urbano de facto. Lo que establece la Constitución para estos casos es que deben ser aprobados con 31 votos, pero en dos lecturas y que entre la primera y la segunda lectura tiene que haber una audiencia pública. Todo eso fue obviado. Planteamos, ¿es necesario que el 42% de la Ciudad de Buenos Aires tenga estacionamiento medido? Eso es una decisión que primero tienen que tomarla los vecinos. ¿Está bien que los vecinos tengan que pagar? Todas las respuestas a esas preguntas las podrían dar los vecinos en esa audiencia pública que lamentablemente se ha evitado. Estos son los dos motivos por los cuales nosotros hemos presentado este amparo: el no cumplimiento de la mayoría especial de 40 votos para cuando se disponen de bienes de dominio público y el no cumplimiento de la doble lectura y la audiencia pública que establece la Constitución de la Ciudad en sus artículos 82, en el primer caso, y 89 y 90, en el segundo” cerró Desplats, explicando los fundamentos técnicos del recurso de amparo presentado para detener la ley de estacionamiento pago en la Ciudad de Buenos Aires.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario