17 jun. 2017


Desde hace semanas La Retaguardia venía intentando dialogar con Agustín Santillán. Anoche sonó el teléfono, número privado decía, y allí estaba su voz y tono inconfundibles. Agustín quería hablar pero tenía que ser en ese momento. Así, rápidamente, iniciamos este diálogo interrumpido varias veces por la poca señal y, al final, ya sin batería, Agustín no llegó a decirnos lo que luego nos anunciaría. La semana próxima, si no se resuelve su excarcelación en la segunda instancia que se está tramitando, reiniciará una huelga de hambre. Además describió su lugar de detención, agradeció a Félix Díaz por el acompañamiento y explicó que la causa más grave que tiene en la actualidad es por una toma de la intendencia, en la que integrantes de su comunidad se llevaron donaciones para la gente inundada que estaban arrumbadas en un galpón. (Por Fernando Tebele para La Retaguardia)


Agustín Santillán: -Quiero contar un poco la situación que estoy viviendo acá en Las Lomitas.

La Retaguardia: -Llevás más de dos meses preso, ¿cómo estás?

AS: -Todavía estoy en un calabozo desde el que me trajeron cuando me detuvieron en Ingeniero Juárez. Le pido ayuda a los hermanos o a los que están escuchando esta grabación, que ellos me puedan ayudar. Pido que se difunda porque no puede ser que nosotros estamos en democracia y a mí me tienen como un preso político por estar en contra del gobierno de Formosa. A mí me persiguen hace varios años. Venía recibiendo amenazas. Cualquier cosa que pasa en Ingeniero Juárez me echan la culpa. Tengo como seis causas. Entre esas está incluida la toma de la municipalidad. En ese momento nosotros reclamábamos por la inundación que sufrimos. Hermanos que perdieron todas sus cosas y no tenían ayuda de nada. Entonces el gobierno mandó cosas y el gobierno en lugar de repartir, guardaron en depósitos. Entonces la gente decidió ir a la municipalidad y encontraron mercaderías, colchones y frazadas. Algunas cosas ellos llevaron porque sabían que eran de ellos. Ahí me armaron la causa por robo en poblado y en banda. Después está el tema de la delegación zonal. Nosotros hicimos una manifestación pacífica, reclamamos por seguridad en las escuelas. Hay muchos hermanos que están cobrando 1000 pesos, 500 pesos por estar trabajando en la escuela y ellos querían un aumento. Ahí también me armaron una causa. Y el enfrentamiento de los jóvenes con la policía. Que ellos decían que yo soy el cabecilla y yo no tengo nada que ver y no tengo conocimiento de esas cosas. Por eso estoy detenido y castigado acá en un calabozo. Por eso pido a todos los hermanos. A los derechos humanos y a todas las organizaciones ayuda así yo puedo recuperar mi libertad, porque estoy acá en un calabozo, una pieza de 2x3. Tengo dos descartables donde tengo que orinar y después a la mañana tirarla afuera.

LR: -La causa principal por la que no te dan la excarcelación es la del robo en poblado y en banda. ¿Esa es la que la gente se llevó los colchones y otros artículos de primera necesidad tras las inundaciones?.

AS: -Sí, eso también está en la causa. Robo en poblado y en banda con armas decían. Cuando nosotros tomamos la municipalidad nosotros pedíamos al intendente, la gente pedía no yo, y el intendente dijo acarreó en su vehículo y llevó a los barrios. Por esa causa estoy detenido. Después en un barrio (Barrio Obrero) había problemas que unos jóvenes habían enfrentado a los policías y en eso también dijeron que yo los mandé, que yo participé; es que justo yo paso y por eso me incluyen. En todas las causas me incluye la policía para que yo no me quede libre, para que me metan preso. Cualquier cosa y me acusan a mí, y por eso estoy detenido.

LR: -¿Te considerás un preso político?

AS: -Sí. A mí me meten preso por estar reclamando por todas las injusticias que están pasando en nuestra comunidad. Mira que hubo tantas inundaciones ahí en Ingeniero Juárez y no pasa nada, realmente nada. Mandaban a los policías a los barrios para que anoten los nombres y después no había ayuda. Hay muchos chicos que murieron, porque ellos estaban dentro del aguas, sus casas y sus cosas se perdieron, y eso es lo que quiere ocultar el gobierno, por eso yo estoy preso por difundir, por hablar de la realidad que ellos no reconocen. A mí me tienen marcado, pero yo las cosas que hacen los jóvenes yo no sé nada. Nuestra comunidad sufrió muchas cosas en estos últimos meses. Primero pasó la tormenta. Luego se inundó totalmente Ingeniero Juárez y todas las comunidades están bajo agua. Con los jóvenes hicimos reclamos. Cortamos la Ruta 39 pidiendo ayuda al gobierno o a alguno que venga a ayudarnos, y por eso a mí me persiguen: por reclamar y difundir la realidad.

LR: -¿Cómo fue la detención?

AS: -Yo me enteré que había problemas esa noche y a la mañana se estaba por hacer una reunión para ver qué se podía hacer con los jóvenes que se estaban enfrentando con los policías y los vecinos. Yo fui para participar en la reunión. Yo veía, pasaba por la sala y después me paré ahí y me llamó el comisario de Juarez. Me bajé, lo saludé, dijo: "llévenlo", y ahí comenzaron a golpearnos. Me metieron una patada en la cabeza, tenía toda la cabeza hinchada. Me golpearon las manos. Me golpearon entre todos los policías y yo tenía miedo que me pasara algo, que me golpearan en la columna y quedara inválido. Así me llevaron, como a un criminal. Me llevaron a la comisaría y me dijeron que estaba detenido por estas causas. Después me llevaron a Las Lomitas y me metieron en el calabozo en el que estoy hasta ahora.

LR: -¿Cómo es el lugar de detención?

AS: -Mira es una pieza de 2x3. Tengo una camita, una mesita, mi termo, y dos bidones donde puedo orinar. Tiene la luz. Es un lugar muy cerrado con una ventanita que apenas se puede mirar afuera. Estoy solo acá desde que entré y ahora hace mucho calor acá y no se puede respirar, pero yo trato de aguantar, de no estar pensando mucho, pero tengo miedo por mi salud también.

LR: -¿Tenés algo de luz?

AS: -Hay una luz que me hace doler la vista porque se prende día y noche y ahora tengo problemas en la piel, me salen como unos granos en el brazo, que deben ser producto de estar encerrado acá y estoy preocupado, muy preocupado, no sé por qué me acusan de tantas cosas. El gobierno sabe que la comunidad está sufriendo. Más que ahora hay drogas y alcoholismo y ahí no se puede hacer nada más. El que puede hacer algo es el gobierno. Porque se le vende alcohol a los menores, la droga se consigue en la calle.

LR: -Cuando te detuvieron me imagino que habrás pensado que sería por unos días. Ahora que pasaron más de dos meses, que ya estuviste en huelga de hambre, ¿qué supones que va a pasar?

AS: -Yo sabía que lo que quieren los policías y los gobiernos es que no me saquen más de acá, porque dicen que yo soy hinchapelotas según ellos, que yo critico a los gobiernos. Yo estoy diciendo la verdad. Me odian porque estuve con Lanata, con Félix Díaz, pero a mí no me van a callar porque yo quiero que la justicia sea pareja. No puede ser que siempre un criollo mata a un aborigen, el criollo anda tranquilo. Hace pocos meses metieron machetazos a un abuelo, ¿el criollo que hizo eso está preso? No, está libre, trabajando tranquilo, y el abuelo tiene machetazos en la cara. Y yo que reclamo estoy preso y castigado en un calabozo.

LR: -¿Quién dijo que no te saquen de ahí?

AS: -Todos. Los punteros políticos, el intendente, todos los punteros de Juárez y Formosa, que no me saquen más porque yo molesto a los gobiernos porque critico. Yo critico porque hay cosas que están mal. Si vos no hacés bien las cosas nosotros no vamos a estar tranquilos, porque ahí no hay trabajo. Hoy los jóvenes tienen que ir a trabajar a los desmontes en Salta. Hace poco viajaron como 100 jóvenes para cosechar limón. Después ellos vienen y tienen plata para comprar cosas para sus hijos, pero hay muchos jóvenes que murieron en Salta, por trabajos en ingenios y todas esas cosas. Eso es lo que les gusta que reclame.

LR: -En este tiempo de estar preso fuimos publicando las cartas que nos enviaste, para que la gente tuviera acceso aunque sea a tu letra, a tu sentir, y eso generó mucha repercusión. Hay mucha gente preocupada, desde organismos de derechos humanos hasta gente común que está indignada con tu situación. Qué te llega de eso, ¿te sentís solo o acompañado?

AS: -Siempre siento que hay mucha gente que me está acompañando, más que nada la gente de mi comunidad. Hay mucha gente que está conmigo pero tienen miedo que me pase algo, como yo hago huelga y como estoy solo, a veces uno se acuesta a dormir y cuesta levantarse y si me pasa algo...

LR: -Varias veces mencionaste tener miedo a que te pase algo, ¿qué temés ahí?

AS: -Siempre tengo miedo a que me dejen inválido. Varias veces he sido golpeado y siempre tengo ese miedo. El año pasado cuando me detuvieron me golpearon mucho. Y yo no tengo plata para abogados para denunciar.

LR: ¿Cómo evaluás la presencia o no del Consejo Consultivo Participativo Indígena que preside Félix Díaz?

AS: -Mirá, Félix Díaz me visitó dos veces. Él también está muy preocupado. Como puede me ayuda. Nosotros sabemos que el Consejo no tiene presupuesto, nada más pasajes y tema de alojamiento de los que tienen que venir a declarar. Le agradezco a Félix, a su equipo de trabajo y a todos los hermanos que me están ayudando y me están dando su apoyo. Eso yo quería mencionar también, yo sé que no estoy solo y hay muchos que me están ayudando.

LR: -Gabriela Torres, tu esposa, pasó unos días presa y luego estuvo prófuga hasta que se consiguió la eximición de prisión. Me imagino que con la impotencia de estar vos también preso, esa situación te habrá preocupado.

AS: -Sí porque ella está incluida en todas las causas que me armaron. Por acompañarme y estar conmigo, también le arman causas. Yo siempre le digo a los hermanos que esta lucha no es fácil, que si vos reclamás te arman causas. Ahora hay muchos hermanos con pedido de captura y algunos tienen miedo, ya no pueden salir, no pueden trabajar.

LR: -Ahora que estás ahí porque defendés los derechos de tu comunidad. En alguna de las largas horas que pasás ahí solo, ¿te arrepentís de haber encarado la lucha representando a un sector de tu comunidad?

AS:-No. Yo me siento orgulloso de que la gente a mí me ayude. Yo soy joven. Cumplí mis 35 años en el calabozo. Agradezco a la vida que estoy vivo todavía... Me quedo sin batería...

LR: -Te dejamos el cierre para que envíes un último mensaje antes de que se apague el teléfono.

AS: -Les quería agradecer a ustedes. A todos los hermanos que me están ayudando, que me están dando fuerzas desde afuera. Yo sé que soy un preso por difundir la realidad, por hablar de mi comunidad, eso es lo que quería decir y un fuerte abrazo.

Luego nos contará, vía mensajes, que el juez a cargo de las causas, el Dr. Marcelo López Picabea, visitó la Alcaidía de Las Lomitas esta semana, pero que él no pudo verlo porque lo sacaron de su celda y lo llevaron nuevamente una vez que Picabea ya no estaba.
Esta semana se realizaron dos audiencias ante la Cámara, que deberá resolver, en la capital provincial, si revoca los procesamientos que Santillán tiene en primera instancia, o si los ratifica. Allí se juega su libertad en lo inmediato. Pero en Formosa, donde el gobernador Gildo Insfrán se maneja con un alto grado de "grondonismo", es difícil saber cuál será el resultado.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario