17 jun. 2017


Se produjo una nueva postergación en el inicio del tercer tramo de la causa Feced, en Santa Fe, que incluye entre los acusados al cura Zitelli, porque el juez Villafuerte Ruzo dijo que no podía integrar el tribunal. Adolfo Villate, Fiscal General de la Unidad de Derechos Humanos de Rosario, brindó más información al respecto. Fue durante una emisión de Oral Y Público. (Por La Retaguardia)



Es la segunda suspensión que sufre el comienzo de la tercera causa de este juicio que lleva el nombre del genocida Feced (Agustín, que murió pero así se conoce la causa) y que tiene como imputados a treces policías de la provincia de Santa Fe y al ex capellán de la policía, Eugenio Zitelli. El fiscal Villate contó los motivos del juez que llevaron a postergar el juicio: “El doctor Villafuerte Ruzo viene planteando desde el mes febrero esta situación que se iba a dar inexorablemente por la jubilación de otro de los jueces de la ciudad de San Nicolás, de donde es el doctor Villafuerte Ruzo. Él lo puso en conocimiento de la Cámara Federal de Casación Penal y la Cámara entendió que hasta tanto no sucediera la jubilación de este juez, el doctor Villafuerte Ruzo iba a tener que seguir interviniendo. El punto es que la jubilación del juez que también se desempeña en la ciudad de San Nicolás recién se produce a partir del primero de julio. Es decir, lo cierto es que el doctor Villafuerte Ruzo viene adelantando desde el mes de febrero que esta situación se iba a producir y parecería ser que, un poco por la obstinación de la Cámara Federal de Casación Penal, pidió que este reemplazo se diera con anterioridad y se evitara esta nueva postergación del juicio. No hay tanta responsabilidad del juez porque él ya lo había avisado en dos oportunidades anteriores, en los meses de febrero y de mayo” informó.

¿Cómo se resuelven estos casos?

“Lo que hace Casación es buscar aquellos jueces que no han intervenido hasta el momento en otros tramos de la misma causa y que pueda considerar que han prejuzgado sobre el tema. En este caso, han tenido que acudir a jueces de otras jurisdicciones. La presidenta, la doctora Carnero, que es de la ciudad de Paraná, el doctor Miño, que es de Santa Fe y Villafuerte Ruzo, de San Nicolás” respondió el fiscal a Fernando Tebele en el programa Oral y Público, por Radio La Retaguardia.
Adolfo Villate remarcó que se trata de un juicio de suma importancia, no solo por la gran cantidad de víctimas sino también porque la mayor parte son casos nuevos:
“Son 152 víctimas y catorce imputados. Tres de ellos son imputados nuevos que no han atravesado ningún otro juicio oral. Uno de ellos es un capellán de la policía de la provincia de Santa Fe, Eugenio Zitelli. Además, de estos 152 casos hay aproximadamente 90 que son casos nuevos. Es un caso de suma importancia” expresó.
El fiscal dio detalles de dónde se llevaban a cabo los secuestros y arrojó información acerca del aparato represivo de la provincia de Santa Fe durante la dictadura militar:
“Esto es en lo que es conocido como el Servicio de Informaciones, que estaba en la vieja jefatura de policía de lo que es la Unidad Regional II de Policía de la provincia de Santa Fe, en pleno centro de la ciudad de Rosario. Rosario formaba parte de lo que la dictadura militar denominó cordón rojo o serpiente roja del Paraná. Se extendía desde la ciudad de San Lorenzo hasta lo que sería Zárate-Campana. Todo un cordón industrial que fue uno de los objetivos principales de la dictadura militar. Nosotros tenemos causas vinculadas a trabajadores que van desde San Lorenzo, pasando por Rosario, Villa Constitución y San Nicolás, que también es competencia de la ciudad de Rosario” agregó.

Zitelli al banquillo de los acusados

No es habitual que se consiga llevar a juicio a un actor de la Iglesia Católica, por lo que la imputación de Eugenio Zitelli, capellán durante el terrorismo de Estado, toma una notoria relevancia:
“Es sumamente importante. Los capellanes cumplían un doble rol. Zitelli no solamente era un integrante de la Iglesia Católica sino que además tenía un rango policial, formaba parte de la Policía de la provincia de Santa Fe. En este rol, no solamente brindaba consuelo espiritual a los represores sino que además oficiaba obteniendo información de las personas que estaban privadas ilegítimamente de su libertad” dijo Villate. Sobre la situación procesal de Zitelli informó que “está libre” y agregó: “El resto de los acusados, salvo dos de ellos y el tercero sería Zitelli, están todos condenados. Nueve de ellos están encarcelados. De esos nueve, cuatro están en detención domiciliaria. El resto están libres para este proceso, pero están cumpliendo prisión preventiva para otros procesos que también están en trámite” contó.
Por último, el fiscal Adolfo Villate expresó que espera que el juicio comience lo antes posible y aseguró que hay voluntad de parte del Tribunal para que así sea: “Lo que nos han manifestado los integrantes del Tribunal es que hay una seria intención de parte de ellos en que el juicio se inicie lo antes posible y que podamos, al fin, dar comienzo a este tercer juicio de la causa Feced” cerró.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario