22 jun. 2017



Después de 4 años de la muerte de Kevin, el niño de 9 años asesinado durante  un tiroteo en Barrio Zavaleta en septiembre del 2013, en la madrugada del sábado 17 de junio la prefectura amenazó y golpeó a los hermanos de Kevin, cuando volvían en la camioneta de la familia  de trabajar todo el día en una obra de construcción. Lo que siguió, deja en evidencia la impunidad y el abuso de las fuerzas de seguridad en la villa. Para hablar de esto, en el programa Enredando las Mañanas hablamos con Ayelen Silva, integrante de la Poderosa en la provincia de La Rioja. (Por RNMA)

Foto: La Garganta Poderosa


La Garganta Poderosa fue la organización que hizo inmediata denuncia pública de la situación. En un comunicado difundido describieron la situación:
"'Todos contra la pared', gritó el prefecto que los recibió, otro que no gritó nada cuando mataron al enano, en ese tiroteo que duró más de tres horas, con 105 disparos de uzi y de fal, a pocos metros de dos garitas. Justo ahí, los esperaban esta vez a sus cinco hermanos. 'Yo sólo vengo de trabajar', intentó decirles Ariel, de 17 años, cuando lo empujaron contra el portón. Y llegaron más prefectos. 'No pueden hacer eso, es menor', intentó recordarles Federico, cuando le pegaron una piña más, en las costillas, 'donde no deja marcas'. Y llegaron más prefectos. 'Basta', intentó gritarles Priscila, de 15, cuando le metieron un cachetazo, sí, a su hermanita.

Y llegaron más prefectos.

Para cuando los padres de Kevin salieron de su casa, alertados por los gritos de muchos vecinos, el grupo de tareas ya juntaba "más de 50 tipos" y Ariel estaba agarrado del cuello, 'pero acá nadie vio nada, eh'. Y se fueron algunos prefectos. Su mamá no entendía qué pasaba, justo ahí, en el mismo pasillo por donde debió acarrear el cuerpo de Kevin, cuando la dejaron abandonada sus patrulleros y sus ambulancias. 'Ustedes están locos, ¿qué carajo están haciendo", intentó preguntarles Roxana, cuando dispararon al cielo con un arma larga. Y se fueron más prefectos. 'Dejen a mi mamá', intentó rogarles Azul, que tiene 9 años, mientras veía cómo levantaban el casquillo. Y se fueron todos los prefectos."
Al respecto, Ayelén narra que, enterados de lo sucedido, trataron “toda la organización, los vecinos, se movilizaron para poder hacer las denuncias”.
A partir de la muerte de Kevin, la comunidad de Zavaleta organizó un sistema de control popular de las fuerzas de seguridad. “Un grupo de vecinos elegido que se llaman ‘los vecinos sin gorra’, quienes son los que se encargan directamente estas denuncias, de llevarlas no a la misma policía -porque si no es lo mismo-, sino que directamente las llevan a distintas organizaciones que se movilizan por afuera para poder lograr eso que parece una locura, algo que parece tan inalcanzable, que es la justicia”, contó Ayelen.
La integrante de la Poderosa recuerda el trabajo del documental “Ni un pibe menos”, dirigido por Antonio Manco y estrenado en mayo de este año: “Se cuenta la historia de Kevin, la historia del barrio. Pueden haber observado y a los que no, les comento, la cantidad de denuncias que llegan a la casilla, por cosas que la verdad no tendríamos que estar recordando: policías que no están identificados, policías que sienten ese poder, que nadie les dio, para avasallar y atormentar a criaturas. Aunque no sean niños, es algo que no se puede permitir, ni acá ni en ningún lado”.
En este caso, los vecinos acercaron la denuncia a todas las organizaciones amigas para poder primero identificar a los más de 50 prefectos que estaban en ese momento y lograr que se reduzca la presencia de todos los uniformados en el barrio”. Al respecto, Ayelen señaló que los uniformados “van en grupos de diez o quince, caminando por las calles con las armas en la mano, como si cualquiera que pasara por ahí se mereciera un tiro. Es una locura y como recordaba recién, año 2017, tenemos que seguir reclamando y sacando a la luz cosas así”.
Honda preocupación merece para la organización y para la activista el hecho de que las denuncias que se difunden desde las barriadas y las villas no son reproducidas por los medios de comunicación masivos, por esto agradecen que hagan visibles las denuncias.
“Nosotros tratamos de hacer las virales denuncias desde el facebook que es una herramienta, el único lugar que nos permite visibilizar esto. No lo pudimos ver en ningún medio de comunicación, son cosas que no salen, que no se consideran importantes, porque personas que viven en lugares como Villa Zavaleta o que viven en barrios o asentamientos que están alejados de la ciudad no les suma y no es rating para ellos. Así que es importante que medios como ustedes y como las redes sociales, donde tenemos un poco más de libertad, nos ayuden a difundir para que no pase nunca más”, finalizó la integrante.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario