12 jul. 2017



Luego del escandaloso fallo que absolvió a la docente Analía Schwartz en una causa por abuso sexual contra 44 niños de dos colegios de la ciudad de Mar del Plata -los institutos Gianelli y Fleming-, los padres junto a los profesionales que los acompañan iniciaron una campaña para que no pase desapercibida la impunidad del caso. En el marco de la búsqueda de visibilización realizaron marchas y concentraciones allí, pero decidieron también viajar a Buenos Aires, donde les fue cedido el hotel Bauen para la realización de una conferencia de prensa en la que empuñaron la afirmación del título. La Retaguardia cubrió la convocatoria, y dialogó con Sergio, uno de los padres, antes del inicio de la ronda, en la apertura habló la psicóloga Patricia Gordon, integrante de la ONG En Red y perito de parte de la querella, y luego el micrófono circuló por varios padres que leyeron un comunicado consensuado. (Por La Retaguardia)

Foto: quedigital.com.ar

"El hotel Bauen nos ha cedido estas instalaciones para visibilizar este caso muy impune, muy falaz, con un resultado totalmente adverso a las pruebas. Queremos que esto se vea a nivel nacional porque es una problemática de todo el país. Queremos que la sociedad sepa qué es lo que sucede. Consideramos que tenemos en Mar del Plata un poder judicial totalmente obsoleto donde se absuelven a personas que tienen muchas pruebas en su contra", planteó Sergio. "Vamos a ir conectándonos a nivel nacional con los medios y con la gente. La idea es que la gente sepa y tenga ciertos recaudos y también para en un futuro aquellos chicos a los que les pueda llegar a pasar porque estamos totalmente desamparados", señaló.
"Esta causa se origina en 2013, cuando se radican 44 denuncias de un colegio católico, el Gianelli, y dos más del Fleming. Todo comienza con una investigación de la fiscalía, los niños son sometidos a Cámara Gesell y eso arroja resultados positivos con un cuerpo de investigación que viene de la Procuraduría de La Plata. El accionar del colegio ha sido totalmente corporativo, han ocultado, han tratado de no dejar que la justicia investigue como corresponde. Eso implicó la apertura de una causa por encubrimiento además de los abusos", relató.
"Después de la sentencia la sociedad ha quedado con un descontento porque empezó a visibilizar quiénes eran los padres, todas personas de trabajo. La mayoría de las madres son ex alumnas que han ido desde jardín, primario y secundario y hoy llevan a sus hijos. La gente piensa que esto ha sido una gran estafa, no sólo hacia los chicos y padres sino a la sociedad que esperaba una condena por la contundencia de las pruebas", consideró Sergio.
"Agradecemos a todas las organizaciones que han adherido, que vienen acompañando, que vienen luchando contra la injusticia buscando siempre reparación para los niños y niñas. Seguramente por eso están acá y por eso nos conocemos y encontramos en Mar del Plata y Buenos Aires. Mi nombre es Patricia Gordon, soy licencia en Psicología. Pertenezco a la organización En Red y venimos acompañando, junto a otras organizaciones, a las madres y padres de los colegios Fleming y Gianelli de la ciudad de Mar del Plata. Como es de público conocimiento, se abusó sexualmente de 44 niños y niñas y el 16 de mayo las madres y los padres estaban esperando justicia y se encontraron con que la imputada fue absuelta por decisión unánime del Tribunal", explicó. "A partir de este momento, después de este gran dolor, las madres, los padres y familiares se organizaron. Venimos haciendo numerosas actividades en la ciudad de Mar del Plata para poder visibilizar esta injusticia y sobre todo con la intención de prevenir y que estas cosas no sigan sucediendo. La impunidad de un crimen, siempre da lugar a otro crimen. Ellas y ellos se organizaron, recuerdo que una mamá me dijo en un momento 'nunca pensé que iba a estar pintando una bandera para salir a una marcha, porque nunca lo había hecho'. Hoy vemos que tienen una fuerza que los lleva y los trajo a Buenos Aires y se decidió encontrarnos y poder comunicar", destacó.
Para Gordon, "esta conferencia de prensa es un encuentro con quienes nos acompañan, con quienes nos podemos llegar a conocer hoy y creo que vale la pena poder escuchar un comunicado que van a leer en este momento. Después, que surjan las preguntas a las familias y a mí que soy una de las profesionales que estuvo presente en este juicio como perito de parte. Agrego que también podamos hablar entre todos y todas y debatir y expresar nuestras ideas".

El comunicado

Comenzó leyendo Silvana, una de las mamás: "Todas las personas aquí presentes, madres, padres, familiares de niños abusados sexualmente así como también las ONG, asociaciones y militantes por los derechos de los niños que nos acompañan, presentamos nuestro repudio total y absoluto a la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Mar del Plata en la causa registrada bajo el número 4653 caratulada "Schwartz, Analía Verónica s/ Corrupción de Menores Agravada por ser cometida por la persona encargada de la educación y Abuso Sexual Gravemente Ultrajante agravado por ser cometido por la persona encargada de la educación en concurso real". La maestra de música fue absuelta tanto en el caso del jardín Maminas del instituto Fleming como en el colegio Gianelli. El fallo fue unánime y dictado por los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale y Pablo Viñas", mencionaron.
"Como si no fuera suficiente, el Tribunal solicitó a la procuración general rever los protocolos utilizados para la realización de las Cámaras Gesell. Lo que pretenden es invalidar los relatos de los niños que fueron avalados por una perito puesta por la misma Justicia que hoy falla en contra. Esto significa un claro retroceso constitucional, ya que se pretenden cercenar los derechos de los niños y las niñas que forman parte de la Convención internacional de los derechos del Niño como la ley 2661. El derecho del niño es ser oído y que su opinión sea tenida en cuenta", resalta el documento. "Un Tribunal que desconoce de manera rotunda el tema que se está juzgando, ya que es imposible la contaminación del relato de los niños porque no se podría sostener en el tiempo. La crítica efectuada hacia la perito oficial por parte de los jueces pone de manifiesto la utilización del falso síndome del SAP, en el mismo momento que mencionan casos graves de inducción y omisión de ahondar sobre el relato de los niños, como si los mismos hubieran sido influidos por sus familias descalificando la actuación de una perito que sí cuenta con experiencia y formación. Resulta cuestionable el accionar de los jueces ante el descrédito de la labor de la perito Silvina Catera", considera el comunicado consensuado por los padres.
"Ningún niño puede reproducir conductas sexuales no vividas, en todas las luces, la actitud de los jueces tendencialmente acusatoria y deficiente, los convierte en cómplices y deja libradas al azar a otras posibles víctimas. Estamos acá también para evitar que estas cosas sigan sucediendo porque a partir de lo que nos pasó a nosotros y el contacto con organizaciones y gente que nos acompaña nos hemos enterado de que estas cosas suceden en otros lugares de nuestros país", relatan los padres.
"Las apreciaciones particulares, deslegitimar los hechos, los lugares donde se producen los abusos y el tiempo dan claro indicio por parte de los magistrados de la falta de empatía y de formación en el tema. Juzgando por sus apreciaciones personales, deslegitimando a una perito oficial formada en el tema, constituye un agravante para las personas que deben impartir justicia. No tienen en cuenta leyes nacionales y tratados internacionales que tienen carácter constitucional. Creemos que dicha actitud es algo gravísimo ya que atenta contra los derechos humanos y los derechos de la infancia. Lo peor es que cuando alguien recurre a la justicia para evitar posibles víctimas y buscar una reparación sanadora, se encuentra con funcionarios que desconocen aquello que juzgan y se convierten en cómplices de los abusadores por su accionar. Ponen en duda tanto el relato de los niños como la tarea de profesionales que sí están formados en la temática", denunciaron.
"Esto no se trata de un viento zonda que propagó sus efectos causando un incendio imparable, esto es complicidad judicial para invalidar la cifra negra, la cantidad de víctimas de abuso que rondan doce millones en todo el país. Estos jueces desconocen que el abuso sexual infantil es un disparo certero en la psiquis de un niño. Que ningún niño puede relatar conductas sexuales no vividas. Son 44 vidas rotas. Son 44 familias en busca de justicia", aseguraron.
En este punto, los padres se refirieron a los jueces: "Señores: la justicia repara, pero la justicia real. No la basada en apreciaciones personales sostenidas en el desconocimiento y en la protección de los victimarios. Resta agregar que esta sentencia fue apelada en Casación y que decimos que es una sentencia arbitraria y sesgada. Que desde su inicio se basó en una única hipótesis, la de que los hechos nunca pudieron ocurrir materialmente. Como si esto no fuera poco, se basaron en un psiquiatra propuesto por la defensa, reconocido por sus intervenciones a favor de los abusadores, que expresó que, si no había semen, el abuso no se podía comprobar. Recorriendo, como hemos expresado, una pseudo teoría de corte pedófilo como el SAP, aunque sin nombrarlo, sostiene sus derivados: la coconstrucción de memoria y la contaminación de los relatos ignorando no sólo el relato sino también la sintomatología que presentaron muchos de los niños y niñas. Desestimando la labor de todos los terapeutas y peritos de parte que, en coincidencia con la perito oficial, validaron los relatos de las víctimas. Descalificando también los relatos de madres y padres y validando sin vacilar los contradictorios argumentos del personal de los colegios y la misma imputada, quien tuvo un trato privilegiado no sólo en la sentencia sino durante el tiempo que duró este simulacro de juicio.
Un capítulo aparte merece la actitud de las autoridades de los colegios que lejos de aplicar la normativa vigente para asistir a los niños, niñas y sus familias, invirtieron groseramente las cosas para revictimizar a las víctimas".
Para los padres, "desde la defensa se ejerce un altísimo nivel de violencia hacia peritos, víctimas, fiscales y familiares y contra toda persona que protege a los niños instalando en la sociedad la falsa idea de un pánico moral en esta industria de la defensa de los abusadores. Por este fallo nefasto, porque estamos en total desacuerdo con el accionar judicial y porque nadie puede entender lo que se siente si no lo sufre en su propia piel y porque no queremos más niños abusados, todas las familias de los colegios Gianelli y Fleming y cada una de las ONG, asociaciones y militantes de los derechos de los niños expresamos nuestro repudio absoluto a este tipo de fallos que tanto revictimizan a las víctimas como a sus familias".
En este punto, un papá hizo una aclaración sobre un caso previo: "Quería contar del caso de la ciudad de Mar del Plata de hace 16 años que son dos causas calcadas a la nuestra. Son iguales y tienen, desde la defensa, la misma base, de que somos un conjunto de padres paranoicos. Quiero que nos pongamos a pensar qué padre o qué persona en su sano juicio podría inventar o decirle a un chico que hable y diga este tipo de barbaridades. Nosotros somos gente trabajadora, yo soy docente de hecho. No me alegra tener que dar esta lucha, nos obligaron a hacerlo y lo vamos a hacer hasta las últimas consecuencias. De eso no cabe ninguna duda. El grupo de padres que nos hemos organizado vamos a continuar porque esto no tiene que seguir pasando. No puede ser que 16 años después sigamos viendo la misma lucha con otros nombres, pero es lo mismo. Es lo que duele y es una herida que sigue sangrando", expresó.

La peor complicidad

"Cuando nos tocó vivir esta situación nos enteramos de una reunión que se hizo en el Obispado. Éramos padres que estábamos desolados pidiendo un poco de contención y recibíamos la respuesta del Obispo diciendo que no tenía nada que ver con el colegio Gianelli. Al poco tiempo, porque soy un tipo al que le gusta investigar,  leo que en el derecho canónico del 800 al 806 explicaban todas las responsabilidades que a él le cabían sobre los colegios católicos de esa localidad. Entonces me sentí defraudado por la fe que profesaba. Vamos a donde consideramos que debemos ir a que nos ayuden. En ese momento nos dimos cuenta de que nos estaban dando la espalda. El caso fue en 2013, este señor en 2015 realiza importantes cambios y designaciones en la diócesis de Mar del Plata", contó. En este punto, recurrió a un archivo: "Leo una noticia: 'Finalmente, el Obispo marplatense, Antonio Marino, dispuso que Silvano De Sarro, luego de un trabajo muy destacado y reconocido por toda la sociedad deje el cargo de presidente de la Junta Regional de Educación Católica que se encarga de administrar y dirigir capacitación en conocimientos, en valores de 40 mil estudiantes de niveles inicial, primaria, secundaria (...) Será sustituido por el señor padre Etchepareborda. De Sarro deja un legado muy importante, estuvo en momentos difíciles, en medio de denuncias de casos de abusos sexuales a Nuestra Señora del Camino. Finalmente se comprobó que el docente no era responsable de nada y un familiar era uno de los involucrados encontrado culpable en esa situación (...). Basta comprobar cómo se manejó el presunto caso de abuso en el Gianelli, para entender la sabiduría, el temple y la firmeza que ha puesto De Sarro para afrontar la situación. Hoy, la docente potencialmente involucrada está acompañada, contenida y siguen creciendo los apoyos de cientos de docentes que descreen de las pericias y ven cómo poco a poco se van cayendo los argumentos y las denuncias de las familias'", concluyó la lectura.
En este punto, el padre balanceó lo expuesto: "Es así como el Obispado de Mar del Plata sacaba un comunicado por grandes cambios en las entidades religiosas de la ciudad. Esto duró dos días en la página oficial y por suerte tenemos pruebas de cómo piensan y cuál es su accionar. Nosotros nos vemos vulnerables, ante la maldad y las personas que buscan manipular la mentira transformándola en verdad. Nos hacen creer que los locos somos nosotros que exponemos a nuestros hijos y queremos lucrar como si fuera algo que cualquier persona haría. Como sociedad debemos proteger a nuestros hijos de esta gente malvada. Cada uno tiene derecho a elegir la religión que practica, yo sigo siendo católico, creyendo en Dios, Jesús y María, pero no en estas personas que le hacen tan mal a nuestra religión", sentenció.
Los padres y madres profundizaron en detalles el trato que tuvieron con la Iglesia Católica luego de las denuncias. En este sentido, una mamá relató: "Hicimos muchos kilómetros para llegar a Roma y lograr que su santidad nos reciba. El discurso fue inentendible, porque en Roma nos dijeron 'sigan luchando, estamos con ustedes', 'hay que dar pelea'. Un mensaje sumamente positivo, diciendo que estaban totalmente en contra del abuso sexual infantil, que les parecía una aberración y que si esta persona era culpable tenía que pagar con la cárcel. Mientras tanto, Marino le pagaba los peritos, la acompañaba a declarar con sus custodios personales. Vean el doble discurso de todo esto, fue tremendo para nosotros. Fue un baldazo de agua fría. Un día antes de que arranque el juicio, vino Gustavo Vera y dio el mensaje de lo que había dicho su santidad, que era de total apoyo a los padres. Durante el desarrollo del juicio nos dimos cuenta de que el auto del Obispado era el que fue a buscar al perito de Analía Schwartz a Buenos Aires, o sea que nunca le soltaron la mano. Jamás. Queremos que se sepa porque la tolerancia cero y ese discurso muy bonito en palabras no se materializa. Es nada más que eso. Una hermosa fantasía", denunció.
Además, la mujer se posicionó: "Siguiendo con la idea de que no tiene que volver a pasar, y que estamos frente a un monstruo gigante, una institución que tiene más poder que cualquier rey o presidente en el mundo. En el nombre de dios se han cometido las aberraciones más increíbles en la historia de la humanidad. Voy a citar a un compañero que dice que todos los caminos conducen a Roma. Habrá que destruir Roma, entonces".

Ronda de preguntas

Transcribimos en este punto algunas de las preguntas que se hicieron durante la conferencia. La falta de presentación de quienes intervinieron nos hace imposible poder citar la totalidad de periodistas y medios.

¿Cómo sigue la cuestión legal? ¿Qué respuesta tuvieron de los docentes de la escuela y qué lectura hacen sobre su imposibilidad de ver lo que pasa?

"Los docentes de la institución nos dieron la espalda absolutamente pero en cuanto a la docencia en general tengo un montón de compañeros que nos están apoyando, incluso agrupaciones docentes que hicieron escritos en repudio a este fallo. Es un argumento de la defensa esta idea de los padres contra los docentes valiéndose de todo lo que está sucediendo en función a qué es la docencia hoy en día. No lo lograron, yo soy docente y mamá. Como toda sociedad, tenés discursos a favor y en contra, pero yo me siento muy acompañada, particularmente por mis compañeros de trabajo. Creo que si esto hubiera pasado en una escuela pública, el fallo hubiera sido otro", respondió una de las mamás que además es docente.
Patricia Gordon, la psicóloga y perito de parte, explicó: "Se intentó instalar en Mar del Plata y también en otros lugares una especie de pánico, una idea de caza de brujas. Es absolutamente falso, porque quienes tenemos hijos o contacto con niños o pensamos a la niñez de alguna manera, sabemos que una niña o niño, cuando es acariciado, no dice 'me tocaron'. Puedo comprobarlo diariamente en el trabajo. Los niños y las niñas esperan ternura, eso es todo lo que esperan de los adultos. Cuando reciben crueldad, que es la antítesis de la ternura, contrariamente a los que suponen que existe el SAP, la coconstrucción de memorias y que los chicos no piensan, cuando reciben crueldad, lo dicen. Tienen la capacidad de decirlo. Volviendo al tema de los docentes, pasó algo muy grave con el gremio SADOP", advirtió. "Intentó presentar un informe como amicus curiae para informar a los jueces acerca de las bondades de la docente apoyando a esta persona. Más allá de que es un burdo corporativismo, nos pareció muy grave que un gremio que tiene otras funciones, tome inmediatamente partido en defensa de la docente. Que cualquiera tome esa posición es bastante riesgoso, ¿cuáles son los argumentos? ¿Porque es buena? ¿Porque llevaba los títeres? ¿Porque cantaba bien? Creo que en el juicio hasta cantó, le cantó al fiscal una canción", recordó Gordon.
En este punto, también se expresó un papá: "El SADOP hizo esta exposición. Esta mujer, en Facebook, organizaba marchas para sí misma diciendo que era una buena persona. Con un Facebook trucho que ella misma creó. Así se manejaba dando mensajes a SADOP, a sus compañeras, a la sociedad. En los diarios de la ciudad comentaba, defenestraba a las familias, a los peritos. A la perito puesta por la justicia la recibieron con carteles, trayendo cosas de su vida privada que no estaban juzgadas en este caso. Ella se presentaba como una pobre mujer y siempre trató de entorpecer este caso siempre volcando todo a su favor".
En relación a la Justicia, una mamá explicó los pasos a seguir: "Fiscal y particulares damnificados apelaron a Casación por la arbitraria sentencia, por la valoración sesgada y parcializada de la prueba, porque parece ser que la única prueba válida eran los testimonios del personal del colegio. Directivos, maestranza y docentes fueron los únicos que, para la justicia, dijeron la verdad. Cabe destacar que hubo ocho profesionales, no uno, terapeutas de los niños que avalaron los relatos y vieron los signos de abuso más allá de lo que se vio y dijo en las Cámaras Gesell. Cuando se hicieron, la abogada de la defensa se encargó de hacer una nota periodística en la que dio a conocer parte de lo que los niños decían y los ridiculizó, por lo que también se le hizo una denuncia en el colegio de Abogados, que ya lleva tres años durmiendo en un cajón. Prometen, para septiembre, que quizás tenga sentencia", contó. "La Justicia a nuestros hijos jamás los cuidó. Es más, los revictimizó, los ridiculizó, los trató de mentirosos, las maestras decían que eran chicos fabuladores, o algún tipo de discapacidad. Siempre había una excusa, incluso llamar la atención. Nosotros somos paranoicos y no tenemos la capacidad de discernir una realidad de algo imaginario o inventado. Somos tan malos que nos gusta imprimir en la mente de nuestros hijos un invento tal como que fueron abusados y nos tomamos la molestia de imprimir dos tipos de relatos. Que fueron abusados, o que fueron testigos de cómo abusaban a sus compañeros. Somos maquiavélicos. Una excelente psiquiatra fue terapeuta de uno de los niños y fue sumamente maltratada por la abogada de la defensa y los jueces", aseguró.

En este punto, como parte del público, se presentó una de las peritos de parte y terapeuta de uno de los niños, Lucila Agnese: "Soy una psiquiatra infantojuvenil. Durante 32 años dirigí en el hospital de Clínicas el servicio de Psicología y Psicopatología de Edad Evolutiva más antiguo de Latinoamérica formado en 1934. Me entrené con analistas en Buenos Aires, en Londres, en Filadelfia y también en París. El abuso fue un tema que nosotros tomamos en el hospital y nos entrenamos fuera del hospital porque en Buenos Aires había una carencia total de sapiencia, de cómo se debían tratar e interrogar estos niños. Tuve la suerte de que el primer consultor del poder judicial inglés que redactó la primera ley mundial de protección a la víctima del abuso sexual infantil en 1990 fue mi supervisor en Londres. Con todo ese bagaje, siempre hay cosas que aprender. Pero les puedo decir que los expertos a los que tuve acceso, saben que los colegios son las instituciones que más celosamente ocultan el abuso de menores, cosa que aquí entra dentro de las generales de la ley", advirtió. "Con respecto al Tribunal, por supuesto que estoy en desacuerdo. Este tema de patologizar a los padres es algo que no corresponde, porque el argumento de la coconstrucción, que es interesante en los casos de divorcio conflictivo, no en ámbitos colectivos. Aparte de ser absolutamente equivocado, tendencioso, el fallo tiene una característica que lo descalifica porque es tremendamente agresivo con los que no están de acuerdo con lo que ellos piensan. No hay por qué agredir al que piensa diferente, especialmente si acredita que algo del tema conoce porque en realidad es uno de los temas más difíciles que hay en la psiquiatría infanto juvenil. Yo me siento muy agredida por lo que se ha escrito en el fallo acerca de mi intervención que fue supervisada por el doctor Alberto Serrano, titular de Psiquiatría Infantil en Texas, en Pennsylvania, Filadelfia y Honolulu. Cuando uno tiene una persona que supervisa una intervención y le da el ok y tiene atrás a eminencias, no entiende cómo tan livianamente se puede descalificar a gente que tiene perfil bajo pero los conocimientos y avales académicos para dar una opinión consistente", aseguró.

-La Retaguardia: ¿Cómo se lleva la impunidad con los niños y las niñas? ¿Se habla? ¿Qué pasó después del fallo? ¿Cómo los medios tradicionales de Mar del Plata abordaron la causa?

-Sergio: Después del fallo nos sentimos en una laguna de barro. Fuimos a buscar justicia y recibimos un pisotón en la cabeza que nos quería hundir más. Esa fue mi sensación. Cuando llegué a mi casa y mi hija me preguntó '¿qué pasó, papá? ¿Me creyeron?' y no encontraba las palabras para decirle que la justicia no le había creído. Que los jueces no estaban a la altura de lo que los niños contaron, porque hablaron y tuvieron la valentía de contar todo lo que pasaron. Los jueces no tuvieron la valentía de tomar los testimonios y hacer lo que tenían que hacer. Para los padres es muy difícil la situación de expresarle a un niño que los jueces no están a la altura. Es otro golpe. Para mí fue peor contarle a mi hija lo que estas tres personas habían hecho que el fallo en sí, porque nosotros no íbamos a festejar un fallo. Esto no era un gol de Boca. Era reparar un poco del daño que se les causó. Por eso seguimos y estamos de pie. Esto, en lugar de hundirnos, nos unió y nos dio más fuerza para seguir adelante.
-Mamá: Los chicos crecieron, están grandes, ven televisión, se enteran y preguntan ¿Qué les contestamos? Que mamá y papá siguen luchando para que las voces de ellos se puedan escuchar. Uno quiere mantenerlos al margen para que su crecimiento sea lo más normal posible, pero es imposible porque los chicos ya entienden todo. Mi hija ya tiene 9 años. Quizás sea más difícil para nosotros como papás que para ellos. Vivieron lo que vivieron y lo tomaron como algo normal, algo que estaba bien porque era una figura de poder. Una maestra, lo que dice va a estar bien. Quizás lo vivieron de una forma distinta de cómo lo pensamos nosotros.
Sobre la cobertura de los medios tradicionales, Sergio explicó: "Desde un comienzo nos vemos inmersos en un problema en el que no sabemos cómo reaccionar. Tratamos de hacerlo de la forma más coherente y respetuosa, poniéndonos a disposición de la justicia. Siempre hemos estado asesorados y tratamos de no interponer nuestros intereses ni presionar a la justicia. Durante el proceso siempre nos mantuvimos al margen y no tuvimos ningún tipo de exposición. Tampoco los medios se han preocupado mucho por nosotros. En Mar del Plata los medios son corporativos, hay un solo dueño del diario y varias emisoras. Luego del fallo notamos que La Retaguardia fue la radio que más se preocupó por tener un audio nuestro que las mismas radios de allá, que tienen mucha audiencia, por supuesto. En los medios siempre se escuchó una sola campana que fue la que captó gran parte de la sociedad tratando de manipular mentiras para transformarlas en verdad y hacerle creer a personas que hay padres que están locos. Hoy nos encontramos entre ustedes y tratamos de visibilizar esto en las afueras de Mar del Plata con otros casos y otros delitos en los que el poder judicial tiene un papel protagónico".
Una mamá se refirió a varios medios que acompañaron también: "Fuera de los medios masivos tuvimos el apoyo de muchos medios intependientes como Quedigital, 0223, La Azotea, Residencias. Muchas gracias".
"Después de la sentencia, uno de nuestros abogados dio una entrevista al medio más importante de Mar del Plata y le dieron lugar debajo de los fallecimientos, mientras que la imputada tuvo las dos primeras hojas", agregó.

¿Qué parte del gremio defiende a esta maestra?

"Sabemos que el que se quiere presentar como amicus curiae es SADOP. En la Dirección de Gestión Privada se presentó una denuncia y se abrió un expediente por lo cual durante el proceso no pudo tomar cargos en colegios privados pero si lo podría haber hecho en institutos públicos porque nadie controló eso.
Ella siempre se apoyó en la gente de las causas de La Plata, de Morón, del caso de Mariano Volta han venido en apoyo a ella y de hecho su apelación tuvo la misma defensa", señaló una mamá.

"Que los adultos que fuimos abusados podamos decirlo públicamente ayudaría a los niños. Lo vamos a resolver hablando en primera persona. Uno de cada cinco fuimos víctimas de abuso, pero en la justicia no se nos cree"

-Patricia Gordon: Ninguna papá ni mamá viene preparado para trabajar la idea de la impunidad que sugería Fernando. Lo pienso igual que cuando hay un paro docente ¿Qué les decimos? Es la idea de algo que no hay es justo. No es que no hay clases porque los maestros no quieren trabajar sino porque están viviendo algo injusto. Se les transmite algo con esta idea de verdad. Y a veces es hermoso ver a los niños marchar con sus docentes. Transmitir la verdad. Yo fui terapeuta de varios chicos que para mí fueron abusados por Melo Pacheco, más allá de que fue absuelto en todas las instancias. Se aprende de estas cosas. Una de las frases que me quedó muy presente, muy grabada fue la pregunta 'por qué los jueces no me creyeron'. Hay que darles una respuesta de la manera que ellos puedan llegar a entenderla. También un niño me preguntó si yo conocía a la gente que iba a las marchas: 'Madres, padres, tíos, abuelos, hay maestros, hay psicólogas. Yo voy a las marchas'. 'Quiero que le digas a toda esa gente que muchas gracias por todo lo que hace por mí'. Poder avanzar en eso es importante para este camino de reparación tan necesario.
Con respecto a los docentes, quisiera agregar que hay muchos docentes que recibieron presiones de parte del colegio para que asistan a marchas en defensa de la maestra, para que abracen al colegio. Esas presiones existen siempre, muchos tenían miedo de quedarse sin trabajo.

Sobrevivientes

"Mi nombre es Sebastián Cuattromo, junto con Silvia estamos en nombre del Colectivo de Adultos por los derechos de la Infancia. Soy un sobreviviente adulto de abuso. Hoy tengo 40 años y sufrí este delito a los 13 cuando era alumno del colegio Marianista de la Ciudad de Buenos Aires. Mi abusador fue un religioso y docente del colegio. Los primeros diez años de aquella injusticia los sobrellevé sin poder ponerlo en palabras. Fundamentalmente porque los adultos que me rodeaban no me inspiraban confianza para compartir con ellos lo que me estaba pasando. No me la inspiraban mis padres, mis abuelos ni muchos otros familiares que estaban bastante presentes. No me la inspiraba el colegio donde sufría este delito, ni la sociedad en general. A fines de los ochenta, principios de los noventa, en la Ciudad de Buenos Aires estaba sobre el tapete periodístico lo que se llamó el caso Veira. Son los abusos que Héctor 'Bambino' Veira, que al día de hoy es un personaje de la farándula mediática, del ambiente del fútbol profesional, cometió en perjuicio de un niño, tomaron estado público. Por esa causa Veira cumplió una condena. En esos momentos, yo era un niño muy futbolero que iba a las canchas en la Ciudad a ver a San Lorenzo de Almagro, cuadro del cual Bambino Veira es uno de los máximos ídolos. En las canchas de fútbol se cantaban canciones en la tribuna popular de San Lorenzo reivindicando a Veira y burlándose de su víctima. La identidad de aquel niño había trascendido a los medios de prensa e hicieron un tratamiento canallesco sobre su identidad. La tribuna de enfrente de San Lorenzo cantaba 'Che, Bambino / Che, Bambino / Vos me das a Sonia Pepe / Yo te doy a mi sobrino'. Sonia Pepe era la mujer de Veira, una modelo publicitaria. A mis 13 años, sufriendo este delito, me daba la convicción de que no podía intentar hacer nada con respecto a lo que estaba pasando. Si intentaba hacer algo, esa sociedad adulta que me rodeaba, lejos de saber comprenderme y de poder protegerme y ayudarme, la sensación era que me iba a destruir", expresó Cuattromo sobre los obstáculos que tuvo que sortear.
"Fueron diez años de sobrellevar en silencio y soledad este sufrimiento. Diez años después, siendo mayor de edad, cuando pude ponerlo en palabras, presenté una denuncia. Eso originó una causa que tuve que luchar durante otros 12 años y finalmente en el 2012 pudimos llegar a un juicio oral y público donde quien había sido mi abusador fue condenado a 12 años de cárcel por el delito de corrupción de menores. Aquel juicio fue la ocasión para hacer pública mi historia a través de distintos medios periodísticos con el claro sentido de poder trascender desde lo individual a lo colectivo y darle a toda esta experiencia de dolor, sufrimiento y lucha ese sentido de aporte que en 2012 ya estaba realizando como un adulto de 36. Con todo esto, lo que quiero decirles en el marco de esta conferencia es lo mismo que les dije cuando nos encontramos en Mar del Plata en el inicio del juicio y compartimos en otras ocasiones: Lo que han hecho y están haciendo es de un extraordinario valor positivo para los chicos y su futuro y con total independencia de lo que pase con la suerte de la causa legar. Haber tenido y tener adultos que les han creído y se las han jugado por ellos es un motivo de enorme esperanza para el futuro de cada uno de los chicos. Eso trasciende y tiene mucha más importancia todavía que lo que pase con la causa judicial, a la que no le restamos ninguna importancia. Los chicos los tuvieron y tienen a ustedes, a profesionales como Patricia, eso que nosotros llamamos Aldea. Tuvieron a los medios chicos, alternativos, independientes, que también los acompañaron y acompañan. A otras organizaciones, a otros grupos. Eso, realmente para el futuro de los chicos es un motivo de enorme esperanza. Para cerrar, como sobrevivientes adultos tratamos de testimoniar que no somos ninguna suerte de muertos en vida. Nuestras vidas no se rompieron. Tenemos una herida compleja, grave, hacemos un culto de no negarla, de no pasarla por alto y trabajarla de todas las maneras. Pero afortunadamente las vidas de los chicos no se rompieron", destacó.
Raquel Disenfeld, por su parte, ofreció su apoyo: "En el 2002 comenzamos una campaña autogestiva contra el abuso sexual infantil en la que decíamos que no es privada sino que es pública y política. Después comenzamos talleres para sobrevivientes. Lo que notamos, al poder hablar más del abuso sexual infantil, los niños y las niñas comentan antes. También queríamos hablar sobre lo que está pasando, es que los que les decimos a los niños y niñas es que estamos construyendo justicia porque, no es que no les crean, sino que son personas que justifican el abuso, personas que lo niegan, o que les interesa su poder o beneficios y no las vidas de los niños y las niñas. Hay personas que tienen violencia derivada del poder, de sus intereses particulares y no respetan a los demás, a colocarles a los niños la envergadura de 'yo no soy creíble, yo me lo merezco, yo no lo puedo hacer'", hizo hincapié Disenfeld. "Viendo que tienen derechos y que hay personas que no los respetan, los toman como juguetes o cosas es diferente. Es muy importante que frente a la impunidad se puedan afianzar la autoestima de los niños y sus derechos y saber qué es la violencia, qué es el abuso y qué es un patrimonio. Algo naturalizado en nuestra cultura y sociedad y también, en la medida en que podemos lo vamos desnaturalizando. El niño se transforma en alguna medida en alguien que defiende sus derechos y se solidariza con los derechos de los demás. Pasa en todas las organizaciones, en los partidos políticos, en los movimientos sociales, que los abusos se ven cuando están afuera. Cuando están en el sindicato o en el partido hay una defensa corporativa que actúa. Ahí sí tenemos que trabajar, defender el sindicato, los grupos y reconocer la violencia. si no, por una conducta abusiva de alguien, se enganchan todos. Las defensas corporativas son de los enemigos más grandes que tenemos porque perpetúan la impunidad. Quiero ofrecerles la solidaridad de la campaña autogestiva. Sepamos que la justicia legal es la que menos depende de nosotros porque para que la justicia legal sea legítima debería no ser patriarcal, no ser del poder, de los intereses, corporativa, y la estamos construyendo como ustedes ahora, pero también, lo que siempre decimos a niños y niñas es que ya hicieron justicia psicológica y social que es poder romper el silencio. Cada vez que alguien puede expresarse y decirlo le decimos gracias. Porque sos valiente y lo podés contar. Es muy importante la escuela, porque casi todos los abusos son incestuosos y el lugar donde saltan es la escuela. Muchos maestros y maestras han perdido sus trabajos por solidarizarse con niños, por hablar, por querer desenmascarar y desnaturalizar los abusos. Hace poco una psicóloga fue echada en un hogar porque visibilizó un abuso que hacía un mes venía callando otra psicóloga con la idea de 'no te metas'. Hay que acompañar a esos docentes que priorizan los intereses de los niños y niñas y también acompañarlos. Con nuestro apoyo mutuo, uniéndonos todos y todas, construyendo justicia", convocó.
Luego habló una sobreviviente que no dio su nombre, y aseveró conmovida: "Yo fui abusada desde los 6 hasta los 11 años. Sé lo que ustedes sienten. Estuve sola y recién pude hablarlo a los 30 años. Los que fuimos abusados y antes no podíamos hablar, yo vivía amenazada de que si hablaba iban a matar a mi padre. Me callé durante 30 años. Los jueces, que pongan la mano en el corazón y no en el bolsillo. No les deseo el abuso, pero quisiera que les tocara a un familiar, a una hija, un nieto, para que sepan qué se siente. Tengo problemas hasta el día de hoy y me angustia. Gracias".

0 comentarios:

Publicar un comentario