12 jul. 2017



A la crisis y recortes de las empresas periodísticas se sumaron los medios públicos a partir de dos despidos en Télam, uno de ellos por razones políticas: por una pregunta a Horacio Rodríguez Larreta sobre los sobreprecios de la obra pública. Al día siguiente, al periodista que la formuló, le rescindieron el contrato. Por eso los trabajadores realizaron ayer un paro al cierre y volverán a hacerlo el jueves en el marco de una campaña por la reincorporación de los dos despedidos y para dar marcha atrás al recorte en la Agencia. Mariano Suárez, delegado gremial e integrante de la Comisión Interna dialogó con Luis Angió y Rosaura Barletta en el programa Otras Voces, Otras Propuestas. (Por La Retaguardia)

"Estamos sufriendo un recorte en este momento. Uno de los despidos estuvo vinculado claramente a una represalia periodística contra un trabajador al que la empresa le reprochó que hizo una pregunta supuestamente incómoda al jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta en una conferencia de prensa. Cuando volvió a la Agencia lo reprendieron y al día siguiente lo despidieron. Esto se da en un contexto complejo por otros temas. Estamos en la discusión de la paritaria salarial, somos el único organismo del Estado que no cobró la primera cuota del pésimo aumento del 20 % que el gobierno quiere imponer", advirtió. "Además, estamos dando una lucha por el sector publicitario de la Agencia que nuclea a más de 120 trabajadores. En ese contexto se dieron los dos despidos, uno con el tinte de persecución política e ideológica a un periodista sólo por hacer bien su trabajo. Ese periodista, incluso, entró con esta gestión. Se está disciplinando a un trabajador que entendía que era normal que, si iba a una conferencia de prensa, podría hacer una pregunta, sea quien fuere el funcionario que tuviera adelante", consideró Suárez.
"Para no pagar la primera cuota del acuerdo paritario no dan ninguna explicación. Nosotros igual rechazamos el monto que representa el 20 % pero independientemente de eso, ese acuerdo tampoco se cumple. Estamos a la espera de que la empresa abra un diálogo productivo, sincero, fructífero. Que no sea sólo para una foto, sino para resolver los problemas que tenemos", planteó el delegado.
"Los despidos se comunicaron el viernes, nosotros hablamos con las autoridades de Télam y con el ministro Lombardi y con el secretario de Medios y Contenidos Públicos, Jorge Sigal. De acuerdo a la curiosa mirada de la empresa no son despedidos porque eran trabajadores que estaban ilegalmente contratados a plazo. Nuestra mirada es que si vienen a trabajar y cumplen la misma tarea que todos nosotros, son trabajadores sin distinción y por eso los estamos defendiendo.
Vamos a hacer una foto de todos los trabajadores de Télam frente a la Casa Rosada con consignas contra los despidos. Los trabajadores de Télam elaboramos un proyecto para que la Agencia recupere su función publicitaria. Queremos visibilizar el conflicto que tenemos, darlo a conocer, mostrar la gravedad. Por acá pasaba el trámite y el control de la publicidad oficial. En campaña electoral es importante que ese proceso tenga un control transparente. Esperamos tener alguna clase de respuesta para encontrar una salida al conflicto que, necesariamente, tiene que ser con los trabajadores despedidos reincorporados", advirtió el delegado sobre la exigencia de la asamblea.

Télam en provincias

"Somos aproximadamente 950 trabajadores con representación en todas las provincias. La organización entre todos es compleja porque la dinámica del conflicto muchas veces nos pone por delante medidas de fuerza que resolvemos de un momento a otro. Como hoy, que en asamblea decidimos un cese de actividades que no estaba previsto. Por la dinámica de la asamblea, rápidamente nos pusimos en contacto con las corresponsalías de todo el país y para que los compañeros también participen de las decisiones", aseguró Suárez. "Eso siempre hace complejo el labor pero hacemos lo posible para que las decisiones también representen el sentido federal que tiene la agencia. Son alrededor de 140 trabajadores en las distintas provincias, más allá de que el núcleo grande está en Buenos Aires. Del total, la gran mayoría estamos dentro de la planta permanente. Debe haber unos 30 contratados. Lo que sí tenemos es, en riesgo de sus puestos, son 120 trabajadores de planta del sector publicitario que en este momento no tienen ninguna tarea porque el gobierno tercerizó el trabajo publicitario histórico que siempre hizo Télam", explicó.

La crisis de los medios

Suárez reconoció la situación de Télam en el marco de un ajuste en los medios en general, y expresó: "Con el resto de los medios en conflicto trabajamos en conjunto. En los últimos 18 meses hubo alrededor de 1500 despidos en el gremio de prensa, en el sector privado. Los medios públicos recién ahora están empezando a sufrir las consecuencias de ese proceso. Hay un cambio de mapa de medios a partir del cambio de gobierno, una crisis en la estructura de negocios de todos los medios de comunicación privados con el proceso de digitalización", consideró. Para el delegado, "las empresas deciden resolverlo con una inversión mínima y haciéndole pagar el precio de este proceso a los trabajadores. También hay una postura deliberada de inacción y no participación en los conflictos de parte del ministerio de Trabajo que, en lugar de mediar, toma partido. Nunca resuelve acompañar o prestar sus herramientas técnicas a favor de la demanda de los trabajadores. Todo eso se ha concatenado para que los medios privados y ahora también los públicos estemos en una situación muy crítica", insistió Suárez.

0 comentarios:

Publicar un comentario