6 jul. 2017


Eli Gómez Alcorta, una de las abogadas de Facundo Jones Huala, dialogó en el programa Otras Voces, Otras Propuestas, acerca de la situación del activista mapuche y también de los detenidos (tres mujeres y cuatro varones) luego de la manifestación que reclamó su libertad en los Tribunales de Talcahuano y que fueron liberados recién anoche cerca de las 23.. (Por La Retaguardia)

La ilegalidad de la detención de Jones Huala

La abogada, que también es defensora de Milagro Sala y que trabaja desde hace tiempo las temáticas de pueblos originarios, relató cronológicamente como se desarrolló la situación judicial del mapuche: "Facundo fue requerido por Chile en virtud de una causa iniciada allá por el incendio de un fundo (denominación jurídica de predio), allí no corrió peligro ninguna persona, por la tenencia de un arma artesanal y el ingreso al país de modo ilegal. Estuvo muchos meses detenido y cuando fue excarcelado vino a la Argentina, Chile pidió en 2014 la orden de captura internacional. En febrero de 2015 se inició el trámite por la extradición y recién es detenido en mayo de 2016. A los cuatro días de esa detención, el juez federal de Esquel dejó sin efecto la orden de captura. Se llevó adelante el juicio por la extradición y se declaró nula porque se tomó conocimiento de una situación de tortura a un miembro de las comunidades mapuches para identificar dónde estaba Facundo en la Argentina y tareas de inteligencia ilegal por parte de la AFI", relató. "En septiembre del año pasado, el juez federal dejó a Facundo en libertad. La fiscal presentó un recurso de apelación pidiendo que se revoque esa nulidad y que la Corte Suprema conceda la extradición. Sonia Ivanoff y yo nos opusimos a eso que la Corte debería resolverlo desde el año pasado. Hicimos una presentación de nuestro informe en noviembre. Hace seis meses que Facundo tiene la libertad concedida por un juez y con un cese de la orden de captura para la Argentina. Estamos expectantes de lo que resuelva la Corte", explicó sobre lo sucedido hasta la última detención.
"En una detención vehicular, Gendarmería pidió los documentos. Ese mismo día tres horas antes se habían reunido en la Casa de la Moneda Bachelet y Macri y uno de los temas de agenda en esa reunión de acuerdo a información que trascendió el diario Clarín, había sido Facundo. En un primer momento pensamos que se trataba de un error. Hicimos averiguaciones al día siguiente por la mañana y, de repente, en Bariloche, se realizó una audiencia que es la que da el puntapié para un proceso de extradición", denunció y agregó: "¿En virtud de qué? De los mismos hechos que relaté al comienzo: el incendio del fundo, el arma, en virtud de la misma orden de captura internacional librada en 2014, del mismo proceso de extradición que había sido requerido por el Estado chileno. No hubo una nueva orden de detención, de captura, ni un nuevo pedido de Chile. Es el que está pendiente en la Corte desde el año pasado. Son dos procesos a la vez por lo mismo contra la misma persona. Cuando terminamos de tomar conocimiento de esto no lo podíamos creer. Pensamos que el juez federal Bariloche no tendría esta información. Nos presentamos en la Procuración General de la Nación para pedir que le hagan saber al juez que estaba pendiente en la Corte y que los propios fiscales pidieron que se expida sobre la extradición. Tomamos conocimiento de que el juez ya lo sabía, por lo que hicimos una denuncia penal por privación ilegal de la libertad de Facundo contra el juez y el fiscal federales de Bariloche", advirtió la abogada Gómez Alcorta. "Hicimos una presentación a la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el expediente que ya tiene haciendo saber sobre esta doble persecución y pidiéndole que ordene archivar el otro expediente y que ponga en libertad a Facundo. Por último, hicimos una presentación a la Corte Interamericana de Derechos Humanos poniendo en conocimiento de esta situación en el marco de una denuncia que ya habíamos formulado desde el Movimiento de Profesionales para los Pueblos sobre la persecución judicial contra Facundo Jones Huala y el pueblo mapuche", enumeró sobre todo lo realizado para frenar el doble proceso.
Nos encontramos en una situación de debilitamiento de las garantías y los derechos. "Enfrentás un proceso y te pueden iniciar dos, tres. En el marco de todo esto, la jornada de hoy, el traslado de Facundo a la cárcel de Esquel en la que fue llevado a una celda de aislamiento. Él comenzó una huelga de hambre hasta que lo llevaron a un pabellón común. Es una acumulación de arbitrariedades de parte del Estado que constituyen un caso de violencia institucional como pocos podemos tener en la Argentina", analizó la abogada.

La represión

"Hubo un grupo bastante pequeño de aproximadamente cuarenta personas que se autoconvocaron en la esquina del Palacio de Tribunales en la ciudad de Buenos Aires para reclamar por la ilegalidad de la detención de Facundo Jones Huala. Para quienes no conocen la zona, este lugar está cerrado al tránsito porque están haciendo arreglos, es decir que no hay transporte público ni autos", aclaró Gómez Alcorta en relación a que no se obstruyó ningún paso. "Era un grupo bastante pequeño y hubo una presencia policial masiva y desproporcionada. En determinado momento, algún grupo de los manifestantes prendió fuego una madera en la calle y a partir de eso se desató una feroz represión. Previo a la represión se acercó uno de los policías y habló con los manifestantes de que había que apagar eso, acordaron que sí, y se desató la situación que concluyó con siete detenidos. Se les está imputando resistencia a la autoridad, intimidación pública y lesiones. Los varones estuvieron en la comisaría 30ª y las mujeres en la 4ª. Interviene el juzgado Federal N°1 de Capital Federal a cargo de Servini de Cubría", informó la abogada. "Teníamos la información inicial de que iban a constatar los domicilios, verificar reincidencia y dejarlos en libertad pero la demora generó intranquilidad en quienes esperaban afuera de las comisarías. Nadie dio información desde el juzgado, tampoco los comisarios y la policía", denunció durante la jornada de los hechos.

Relmu y Félix

"Yo integro la Asociación de Abogadas y Abogados de Derechos Indígenas (AADI) y lo que hacemos es acompañar a los pueblos indígenas. Todos los que somos militantes y ponemos al servicio nuestra profesión, acompañamos. Hace algunas horas salió un comunicado que fue motorizado por la AADI en repudio a la detención de Facundo y fue acompañado por más de 80 organizaciones, todos los organismos de derechos humanos a nivel nacional, Abuelas, Madres, HIJOS, el CELS, APDH, La Liga Argentina por los Derechos del Hombre. Relmu, con quien yo tengo relación, nos hizo llegar la adhesión y, si lo verifican en la página de Facebook de la AADI, verán que el Consejo Consultivo forma parte de quienes han apoyado este repudio", destacó, acerca de la referente mapuche que integra ese organismo que preside Félix Díaz.
"Además, el año pasado, cuando se llevaron adelante las dos jornadas del juicio de extradición, tanto Félix como Relmu fueron dos de las personas que tuvieron un acompañamiento muy fuerte en el juicio. También estuvieron con Facundo antes del juicio. Hay algunas discusiones políticas y diferencias pero no soy yo quien tiene que expedirse al respecto", consideró. "Relmu hoy habló conmigo, se puso a disposición, acompañaron el juicio, hay una foto muy linda cuando Facundo sale del penal en libertad se da un abrazo con Félix Díaz y eso también es un dato de la realidad más allá de las diferencias que puedan tener en términos políticos. Más allá de eso, no dejan de ser perseguidos políticos, tanto Félix como Relmu son perseguidos políticos. Félix tiene una cantidad de causas iniciadas en su contra que aquel que se acerca a conocerlas ve que tienen el mismo nivel de arbitrariedad e ilegalidad que la de todos los luchadores sociales", aclaró.



0 comentarios:

Publicar un comentario