8 jul. 2017




Las Madres de Plaza de Mayo siempre están. Algunas veces nos flagelamos pensando en el día que ya no estén, aunque sea imposible que así sea mientras haya alguien que levante sus banderas y grite los nombres de sus hijos e hijas.
En cada lugar es diferente. En La Rioja, por ejemplo, quedan dos. Solo dos Madres. Allí están, en la Plaza 25 de Mayo, Luisa Torres de Toledo y Marcela Brizuela de Ledo, que pertenecían a la Asociación Madres de Plaza de Mayo hasta que el desaparecedor de uno de sus hijos (Alberto Agapito Ledo, hijo de Marcela), apareció en la tapa de la revista de la institución abrazado con Hebe. Se fueron de la institución, no de la plaza.
En la CABA se comparte la plaza, entre miradas de reojo. De un lado están las Madres de la Asociación, del otro las de la Línea Fundadora. La Retaguardia acompaña cada jueves a las Madres LF que, fundamentalmente por el empuje de Nora Cortiñas, Mirta Baravalle y Elia Espen, dan las vueltas a la Pirámide de Mayo. Son las Madres las que están allí, sí, pero en algunos lugares, aquí por ejemplo, se han conformado grupos que las acompañan, las miman, las protegen. El que acompaña a las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora es un buen ejemplo. Pueden pasar por allí cada jueves quienes necesiten difundir sus causas, que ya no volverán el jueves siguiente; pero hay un conjunto de personas que siempre están, que han aprendido de ellas, entre otras cosas, eso, el siempre estar. Esta semana nuestra compañía fue a través de estas fotos de Agustina Salinas. (Por La Retaguardia)









0 comentarios:

Publicar un comentario