6 ago. 2017


Tras la represión a la comunidad mapuche en el Lof Cushamen, hay un desaparecido. Se trata de Santiago Maldonado. Varios testigos indican que en la huída, Santiago no cruzó el río por el que sí escaparon los demás, y fue atrapado por Gendarmería; sin embargo, no existe información sobre su paradero. Mientras tanto, el Lonko Facundo Jones Huala sigue preso y en huelga de hambre. Isabel Huala, su mamá, habló con Fernando Tebele en el programa radial La Retaguardia. Huala pidió la aparición de Maldonado y la libertad de su hijo; contó cómo fueron las represiones de esta semana, se refirió a la demonización de los medios tradicionales y calificó lo sucedido como Terrorismo de Estado. (Por La Retaguardia)

Isabel Huala no dudo en calificar duramente a las continuas represiones estatales que los mapuche viene sufriendo hace tiempo y también repasó la historia de padecimientos de su comunidad: “Eso se llama violencia política, institucional y Terrorismo de Estado. No tiene otro nombre. Lo venimos padeciendo desde hace bastantes años atrás. En esta zona, hace más de 130 años que venimos padeciendo el Terrorismo de Estado, con la Conquista del Desierto y después, con el tiempo, con el Operativo Cóndor. Esto no es nuevo. Que se haya dejado un poco olvidado o escondido no quiere decir que no vuelvan a hacer las mismas cosas. Tenemos la certeza que es una persecución política hacia Facundo. Al ir hacia Facundo van a la familia y de ahí al pueblo mapuche”, advirtió. Y enseguida dio sus sensaciones sobre la liberación de sus familiares y compañeros: “Ahora un poco más tranquila porque ya dejaron en libertad a los 9 detenidos de la represión del lunes. Mi hijo Fausto, que fue herido en enero, estuvo preso estos días. También mi sobrino Emilio y mi sobrina Romina, que son hermanos. Mi otro sobrino, Santiago, los lamien y otros cumpitas que también estuvieron detenidos por pedir la libertad del Lonko Facundo Jones Huala, mi hijo mayor”, contó.
Entre los acontecimientos, Clarín denunció un incendio en La Trochita, Esquel, adjudicándoselo a los mapuches, pero Huala enunció serias dudas al respecto de la responsabilidad que les atribuyen a los miembros de su comunidad: “Vi las fotos en varios diarios y en varios medios que se quemó. Si fueron los mapuche me quedan mis dudas. Ha habido muchos incendios y le han echado la culpa a Facundo o a los mapuche. La verdad me queda mis dudas. En muchos de los incendios aparecen los panfletos limpitos o los papeles que supuestamente dejan los mapuche limpitos y ordenaditos, donde ha habido lluvia, nieve y helada. Aparecen intactos, sin haberse mojado, en el medio de una pampa. Donde han habido grandes incendios aparecen sin siquiera quemarse. Donde han estado los bomberos tirando agua para apagar los incendios, aparecen los papelitos sin haberse quemado y sin que los bomberos los hayan tocado con el agua. Me quedan mis dudas”, ratificó la madre de Jonas Huala en conversación con Fernando Tebele en Radio La Retaguardia.

Santiago Maldonado se encuentra desaparecido

La desaparición de Santiago Maldonado tras la represión en Lof Cushamen es lo más preocupante dentro de esta oleada de violencia y persecución contra la comunidad mapuche. Huala señaló las implicaciones políticas del grupo Benetton con la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y confirmó que no tienen información sobre el paradero del joven: “No se puede saber todavía. Lo último que se sabe es que Gendarmería se lo llevó. Lo vieron. La gente que iba escapando de las balas de 9 milímetros y los perdigones, vieron que la Gendarmería lo agarró y se lo llevó. Desde ahí no se sabe más nada de él hasta ahora. Han viajado familiares de él a Bariloche para poder hacer la denuncia. Se hicieron presentaciones en Esquel. Se lo está buscando en Esquel, en Bolsón, en Bariloche, en Maitén y en todos los lugares posibles de las comisarías de Benetton o de servicios de Benetton. Hoy están todos a la orden de Benetton, tanto Gendarmería como todas las fuerzas de seguridad. Parece que está con la (Patricia) Bullrich de la mano, porque Benetton manda. Hasta ahora no tenemos ninguna noticia. No quieren decir qué hicieron con él, dónde está, dónde lo llevaron ni dónde lo dejaron. No sabemos nada. Estamos muy preocupados por eso, más allá de que los hayan largado a los 9 detenidos. Se llama Santiago Maldonado. Es de La Plata. Se había venido a vivir a El Bolsón. Cuando supo de la detención del Lonko se acercó a ayudar a la comunidad. En eso estaba. Ahora también es responsabilidad de la Lof encontrarlo porque se lo llevaron de la comunidad”, expresó la madre de Jones Huala.

La represión


Isabel relató lo que significó el accionar de las fuerzas represivas, una vez más, entre tantas otras. También denunció la persecución en todos los pueblos originarios, como con los wichí en Formosa y dejó un pedido específico: “Lo quemaron todo. Quemaron carpas, casas, muebles, sillas, colchones, frazadas y ropa. Todas las semillas que estaban para sembrar en esta temporada las quemaron. Es preocupante. Se llevaron todas las herramientas y motosierras. Los colchones nuevos que habían donado hace muy poco los cargaron en los camiones y se los llevaron. El martes, en la detención de los lamien, de uno de mis sobrinos acá en Bariloche, la policía de Río Negro le robó el sueldo que había cobrado por su jornada de trabajo. Se lo sacó de la mochila. Aparte de golpearlos, de lastimarlos y seguirlos lastimando, los ponen como violentos a los mapuche. Ahora ¿quién le va a devolver los juguetes a los niños? ¿Quién le va a devolver las herramientas a la comunidad? ¿Quién va a devolver las semillas que estaban para sembrar? Es tiempo perdido de siembra. Es tiempo perdido de hacer cosas por una Ministra que está bastante mal del coco y que no tiene a quién pelear y se la agarra con los pueblos originarios. No solamente nos está pasando a nosotros como mapuches. En el norte también hay presos políticos. En el Norte también le están quitando la tierra a la gente. Somos indios folklóricos y buenos cuando estamos calladitos. Cuando no levantamos la voz, cuando no peleamos por nuestros derechos o por nuestro territorio. Cuando empezamos a pelear, a gritar y a levantar la voz pasamos a ser los violentos, los malos y no argentinos. Yo no soy argentina ni chilena tampoco. Yo soy mapuche. Soy preexistente a los dos Estados. No quiero armar otra nación. Quiero que reconozcan mi identidad y me devuelvan la dignidad como mapuche", afirmó convencida y convincente.

La situación de Facundo Jones Huala y el rol de los medios de comunicación

“Facundo sigue en huelga de hambre. Sabemos que está en la Unidad 14, por eso una queda más tranquila. Esta dictadura que volvió la verdad que produce mucho miedo. Mucho miedo de que aparezca sin vida. Mucho miedo de que no solo lo empiecen hacer en la Lof sino que empiecen con la gente oprimida. Con el trabajador que está sin su sueldo y sin su forma de vida. Que empiecen a hacerlo también con toda la gente. Lo que más miedo da es la gente dormida. La gente que le cree a Clarín, al diario Río Negro, al diario Jornada, a Red 43. Hay tantos medios de incomunicación que salen a decir barbaridades, como TN también, que ahora se retractó y vino a hacerle una nota al Lonko y quiso hacerme una nota a mí, acá en mi territorio. No se la di. Hay muchos medios comunitarios que informan. Son pocos los que desinforman. Son los que Benetton, todas las corporaciones y el neoliberalismo les paga el sueldito aparentemente para salir a hablar pavadas con lo que el Gobierno quiere decir. Para no perder los negociados, supongo yo que es así. Quiero entender que quieren seguir comiendo. Tal vez si ellos salen a decir la verdad o nos hacen una nota a nosotros pierden el sueldo y no le van a poder dar de comer a su familia. Quiero entenderlo así, irónicamente”, explicó Isabel Huala, quien también se encargó de señalar a los responsables políticos de esta situación y pidió que anulen el juicio contra su hijo: “Todo lo que está pasando, más allá de los medios, hay muy pocas personas que lo pueden remediar. Una es la Corte Suprema que tiene que expedirse sobre el caso de Facundo. No pueden hacerle un doble juicio, cuando ya hubo un juicio el año pasado y quedó nulo. Yo le exijo a la Corte Suprema que diga algo y que anule este nuevo juicio que quiere hacer el juez (Gustavo) Villanueva. Es ilegal. A él lo tienen secuestrado en la cárcel de Esquel. Lo llevaron desde acá, de Bariloche, a Esquel, cuando dos semanas antes no había aviones para llevarles alimento a los animales y a nuestra gente envuelta en el río, en Maitén y Cushamen. Toda esta zona quedó aislada por la nieve. Hicieron ese gran teatro para que nosotros nos enteremos por los medios de incomunicación y ni siquiera levanten un teléfono para llamar a la familia y decirnos que lo tenían demorado en el (Puesto) Villegas o decirnos que iba a ser trasladado tal día a Esquel. No lo pudieron hacer ni pudieron ayudar a la gente que en realidad lo necesitaba. Entonces me queda claro que la Corte Suprema, el presidente (Mauricio) Macri, la Ministra Bullrich, (Mario) Das Neves, Weretilneck y todos los idiotas de turno que están en este momento elegidos por el pueblo que está dormido y que sigue reproduciendo las grandes mentiras que sacan los medios de incomunicación son los únicos responsables. De la salud de mi hijo por estar en huelga de hambre. De lo que le llegue a pasar a Santiago Maldonado. De estos días que estuvieron presos todos estos chicos, mis sobrinos, mis mapuches y mis lamien, que perdieron días de trabajo, perdieron días de estar con sus hijos. Los únicos responsables son los idiotas de turno. También la presidente Bachelet porque ella se junta a hacer tratados con Macri y lo que menos se preocupa es de los niños mapuche, de la gente mapuche y siguen matando mapuches en Gulumapu”, acusó Huala.
Para terminar, Isabel Huala dejó una reflexión sobre las injusticias que existen con los pueblos originarios y la enorme discriminación que hay contra ellos. Aseguró que no tienen miedo y que seguirán luchando para recuperar la dignidad: “Es muy triste que esto esté pasando. Es muy triste ver en las redes sociales la cantidad de pavadas racistas que dice la gente. Todos se creen europeos. Todos bajaron de los barcos, pero no deben olvidarse que cuando bajaron de los barcos fue porque allá se estaban muriendo de hambre, porque allá estaban en guerra. Por eso se tuvieron que venir para esta zona. No vinieron acá con los bolsillos llenos. Nos vinieron a quitar la tierra a nosotros en complicidad con el Estado argentino y el Estado chileno. Todo lo que a nosotros nos pasa y si hoy levantamos la voz, si hoy gritamos, es para pedir justicia. Es para pedir dignidad. La dignidad se devuelve reconociendo el genocidio que hicieron con los pueblos originarios, no solamente con el pueblo mapuche. Yo hablo por el pueblo mapuche porque es la parte que me toca. Mis abuelos y bisabuelos fueron corridos de un lado a otro. Los mataron. Los masacraron. Hoy nos estamos levantando y vamos a seguir levantándonos. Ya no tenemos miedo. Ya no le tenemos miedo a la represión. No le tenemos miedo a las balas. No le tenemos miedo a todo ese aparataje. No le tenemos miedo a su justicia porque sabemos que fue hecha sobre la sangre de nuestros antepasados. Le pido a la Corte Suprema: si ellos quieren paz, si quieren que esto se acomode y se arregle, den la última palabra y anulen ese juicio que quiere hacer Villanueva”, pidió la madre de Facundo.
“Mucha fuerza para todos los que luchan. Mucha fuerza para los pueblos originarios del Norte. Para Santillán que también está en huelga de hambre como mi hijo. Un abrazo grande y mucho newen. Gracias a ustedes por compartir mi palabra”, cerró Isabel Huala, agradeciendo y solidarizándose también con el líder wichí Agustín Santillán, quien continúa preso desde hace casi cuatro meses.
El discurso de Isabel es duro. Resulta difícil de escuchar para buena parte de la población. Son tantos los años de despojo y persecución, que quizá los mapuche que intentan levantarse no puedan medir si están ante un gobierno más represor que los anteriores, o si quedan expuestos para que el gobierno pueda dar un mensaje ejemplificador. Pesan los años. Y no parece que exista otra cosa para calmarlos que respetarles sus derechos, que les devuelvan parte de sus tierras arrancadas a sangre y fuego para poder vivir en armonía con la naturaleza según su cosmovisión.
El Estado parece haberles respondido con la peor de las represiones. Con un desaparecido. Otra vez, con un desaparecido.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario