17 ago. 2017


Lo dijo Sonia Ivanoff, abogada del lonko Facundo Jones Huala, y asesora legal en la comunidad, quién repasó cómo fue la desaparición de Maldonado, señaló a los responsables que llevaron a cabo la represión en la comunidad mapuche y contó las medidas inmediatas que tomaron a partir de ello. Fue en diálogo con Rosaura Barletta en el programa Otras Voces Otras Propuestas. (Por La Retaguardia)

“El martes primero de agosto desapareció Santiago. El operativo de Gendarmería fue llevado a cabo por tres escuadrones de la zona, Esquel, Bolsón y Bariloche, bajo las órdenes del Jefe de Gabinete (del Ministerio de Seguridad) Pablo Noceti y duró seis horas. Al principio, tampoco se encontraban a tres mujeres y niños además de Santiago. Desde un primer momento se tuvo conocimiento de que ya no estaba y que había sido llevado por Gendarmería. Ese mismo día a la noche nosotros nos abocamos a llamar a los distintos escuadrones, hospitales y comisarías a los fines de dar con el paradero de él. Por eso se hizo bien tarde la denuncia. La gente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de la comarca hizo la denuncia en el Juzgado Federal de Esquel”, informó.
Hubo dos testigos de identidad reservada que declararon en la causa ante la Procuraduría contra la Violencia Institucional (Procuvin) y relataron los hechos: “Fundamentalmente, reconstruyeron los últimos minutos de Santiago. Cuando Gendarmería entró directamente disparando, las mujeres y los niños fueron reducidos. En ese recorrido los que se escapaban de las balas de goma, de postas de goma y armas reglamentarias, corrieron. Santiago no es conocedor del territorio, pero seguía al resto. Llegaron al río. Retrocedieron. Él no sabe nadar. A pesar de que integrantes de la comunidad lo incentivaban a que los siguiera y que fuera con ellos, él retrocedió. Se quedó sobre una zona más baja. Desde arriba, Gendarmería disparaba. Luego se escuchó 'tenemos a uno'. También se escucharon voces de 'pará, pará, con la voz de Santiago. Fue subido a un Unimog, un vehículo de gran porte. Posteriormente ese vehículo salió y fue traspasado a otra camioneta blanca con guarda verde. Ahí ya no se divisó con tanta perfección. Se hizo una especie de cordón humano con 8 gendarmes que impidieron la visión de qué es lo que estaban bajando del Unimog para introducirlo en las puertas traseras de la camioneta. Indudablemente no hay muchas dudas y por eso hay una serie de peritajes que se están haciendo sobre los vehículos de Gendarmería”, aseguró Ivanoff en el programa Otras Voces Otras Propuestas de Radio La Retaguardia.
La abogada se refirió brevemente a la línea de investigación que sigue la Justicia: “El viernes 4 de agosto el juez (Guido) Otranto le tomó declaración a Sergio (Maldonado), el hermano de Santiago. Ya decretó el secreto de sumario. Había tres habeas corpus y una denuncia. Las medidas de peritaje se dieron en primer lugar sobre el río. Sobre el rastrillaje en el lugar, Prefectura fue el sábado 5 de agosto. Va por goteo la producción de la prueba. Por una cuestión de no hacer un entorpecimiento de la investigación soy respetuosa de las medidas que se van haciendo”, dijo y prefirió no hablar más del tema.

Peritajes y allanamientos a Gendarmería

“Este martes continuaron los peritajes en vehículos de Gendarmería en el escuadrón 37 José de San Martín. Habían empezado el sábado a cargo de Policía Federal, pero hoy se realizaron más pesquisas en camionetas que habían llegado recién hace tres días que pertenecían al escuadrón de Bolsón y estaban en galpones del escuadrón de José de San Martín. También ahí estamos a la espera de un nuevo allanamiento para ver qué tipo de pruebas colectadas hay en ese allanamiento”, se esperanzó Ivanoff.
Antes de los peritajes se tuvo conocimiento de que camionetas de la Gendarmería fueron lavadas y las fajas de clausura que les colocaron fueron violadas. Esto prueba la impunidad con que los involucrados en la causa siguen participando e interfiriendo en la investigación en vez de ser separados de la fuerza. Sin embargo, según Ivanoff, los perros encargados del rastrillaje en busca de pruebas no pueden fallar: “El perro es un sistema prácticamente incorruptible si se usa el perro que corresponde. Hay perros que detectan tinta de billetes, otros enzimas de transpiración y sudor. Imagínense que una persona que está detenida y es golpeada suda de diferentes maneras que en otro momento más relajado de la vida. Eso se impregna en los tejidos. Es muy importante estar atentos a este tipo de situación. Tienen que poner los perros adecuados, un animal totalmente adiestrado para esas cuestiones y no un perro de detección de drogas. Tarda bastante. Con otros métodos también. Aunque se haya querido limpiar, aparecen las manchas hemáticas en particular. El perro, con el sudor, las enzimas y los olores, en ese sentido no falla. El posicionamiento del animal no puede ser corruptible. Por eso cuando se encontró la gorra de Santiago al borde del río y coincidía con gritos de los mapuches se hizo esta operación tres veces de diferentes formas y el animal respondió exactamente igual”, expresó la abogada.

La situación de los pueblos indígenas

Por último, Ivanoff denunció las prácticas represivas que sufre la comunidad, desgraciadamente acostumbrada a que el Estado los discrimine y criminalice. También se refirió a la situación de Facundo Jones Huala y de Agustín Santillán: “Es una situación complicada. Este tipo de prácticas es habitual hacia el suelo mapuche en las comunidades que reivindican históricamente los derechos territoriales como vienen haciendo. Son territorios que ancestralmente se ocuparon, anteriores a la conquista y la colonización; vinculados a un poder económico con una fuerte vinculación política. Realmente han tenido este tipo de torturas, vejaciones y desaparición de personas. Esto se viene denunciando hace muchísimo tiempo. Estas prácticas de incluso tener tierras matando indios es como si fuera una práctica. No es algo que uno inventa sino que están en los expedientes. No tienen autor material. Lastimosamente se siguen con estas prácticas de hostigamiento. Gendarmería sigue apostado al frente de la comunidad con un control rutero y un control de quién entra y sale de la comunidad. Lo vemos como prácticas de hostigamiento hacia el Lof en particular, más allá de la detención ilegal y el proceso que Facundo está llevando hace más de 40 días. Hace 14 días (el martes, y hasta el momento la continúa) que está en huelga de hambre. Desde el Poder Ejecutivo no hay una respuesta al problema de los pueblos indígenas sino que la respuesta es su criminalización. Tener presos políticos como Agustín Santillán, líder wichí, un maestro que decidió llevar la lucha en defensa de la tierra. Hace 4 meses que está preso. O Facundo, que ha sido demonizado. El enemigo interno. Todos los problemas en la Patagonia son causados por Jones Huala. Se viven tiempos muy complejos por aquí”, cerró con preocupación la doctora Sonia Ivanoff.
Es tanta la preocupación en el territorio que la Asociación de Derecho Indígna de la Argentina, de la que Ivanoff es vicepresidenta, se autoconvocó en asamblea en Esquel, para estudiar la situación.

0 comentarios:

Publicar un comentario