13 sept. 2017


Graciela Rosenblum, de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, dialogó con La Retaguardia y dijo que la denuncia que realizaron podría alcanzar también a funcionarios de la provincia de Chubut. También se refirió a la marcha unitaria y dijo que el Estado de derecho está en peligro. (Por Paulo Giacobbe para La Retaguardia)

La denuncia ya ratificada por la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, el Instituto Sampay y el abogado Eduardo Barcesat contra Mauricio Macri, Marcos Peña y Patricia Bullrich por encubrimiento de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, avanza y se frena según el día y quién tenga que resolver acerca de si avanza o no.
Graciela Rosenblum, presidenta de la Liga Argentina por los Derechos del hombre, explicó el alcance de la denuncia: "Las solicitudes hechas son la investigación del accionar y de las medidas que se tomaron a nivel del Estado Nacional, Presidencia de la Nación,  Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Ministerio de Seguridad y la responsabilidad del Director de Gendarmería Nacional y de los comandantes de las unidades en la zona. Después de 40 años y teniendo en cuenta que el movimiento popular argentino, encabezado en ese momento por La Liga y la APDH, sus abogados llevaron a un coloquio de juristas en 1981 el primer borrador de la convención de desaparición forzada de personas que después cuajó en una convención internacional y que nuestro país ha ratificado y lo ha integrado al ordenamiento del Código Penal, por lo tanto la desaparición forzada de personas tiene pena en nuestro país y el delito de encubrimiento existe en nuestro código penal. No fueron Mauricio Macri ni Patricia Bullrich quienes fueron a desaparecer a Santiago Maldonado, ni Garavano ni Avruj, fue la Gendarmería por orden de un juez y con la autorización del Ministerio de Seguridad encabezado por Pablo Noceti, que estaba en el lugar. Es desaparición forzada porque actúan agentes del Estado, porque hay testigos de su detención, porque hay testigos de que fue golpeado, hay testigos que dicen que lo subieron en una camioneta blanca, pero no hay ningún antecedente del registro de su detención por parte de la Gendarmería, no hay ningún antecedente en la causa  del protocolo con el que debería haber actuado Gendarmería, y por supuesto no se conoce su paradero. Todo el gabinete tendrá que dar cuenta de qué pasó con Santiago y fundamentalmente tendrá que devolver a Santiago a su familia y a nuestro pueblo".

-La Retaguardia: ¿Funcionarios de la Provincia son alcanzados por la denuncia que realizaron?

-Graciela Rosenblum: Todavía no. Ante el dictamen del Fiscal, con los compañeros Barcesat y del Instituto Sampay, estamos preparando nuestra presentación como querellantes en esta causa por encubrimiento, con la idea de tener un rol protagónico y avanzar también en las responsabilidades que pudieran tener las autoridades provinciales, que a mi modesto entender, creo que las tienen. Me parece que todo esto hay que unirlo a una idea que la Liga viene trabajando, viene planteando, con mucha fuerza y es que están demoliendo el Estado de Derecho. Lo están cocinando a fuego lento para disolverlo, para que se desintegre. Lo de Santiago Maldonado es la expresión más brutal de lo que está sucediendo pero aparecen distintos hechos, entre ellos la represión del 1º de septiembre, la de PepsiCo, a los jóvenes que en la Avenida 9 de Julio reclamaban por la libertad de Milagro Sala, como los disparos sobre la compañera de la CCC, que demuestran que se está demoliendo el Estado de derecho. El signo de peligro está puesto. Yo estoy convencida de que nuestro pueblo no va a dejar pasar alegremente la situación  y que va a dar respuesta, como dio respuesta el 1º de septiembre en el reclamo único de aparición de Santiago Maldonado. Un joven inquieto, un joven solidario, un joven que recupera la mejor tradición solidaria, tal vez de una de las figuras más cuestionadas pero más relevantes que ha tenido América Latina, como el Che Guevara, que él con sus apenas veintipico de años también salió a recorrer el territorio nacional buscando encontrarse con la realidad real de los dramas y las alegrías por los que transcurre nuestro pueblo.

-LR: El encubrimiento, en el caso de la desaparición forzada, es tan grave y necesario como el mismo accionar de Gendarmería.

-GR: Por supuesto, se podría decir que es casi igual, porque si yo te pego a vos y hay alguien al lado mío y no dice “Graciela, no lo hagas”, no pone un freno a mi actitud, de alguna manera se podría decir que es encubrimiento. Pero estamos hablando de la desaparición forzada de personas, estamos hablando del aparato del Estado al servicio del ocultamiento de dónde está un joven de 28 años. Estamos hablando de lo que la Argentina pasó, pero no solamente la Argentina, sino América Latina. La desaparición forzada de personas tuvo que ver con el genocidio a los pueblos de América y no puede volver a repetirse.

-LR: Decías de la marcha unificada, hacía bastante que no ocurría una marcha con todos los organismos, con diferentes sectores sociales y políticos, todos juntos, ¿cómo lo viste, qué te pareció?

-GR: Yo creo que ha sido un éxito. No solamente por la masividad, sino porque efectivamente fue convocada en forma unitaria por distintos espacios, no solamente del movimiento de Derechos Humanos, sino sectores sociales, políticos y sindicales. No es la primera ni la única que ha existido, sí es la de mayor envergadura en el último tiempo. Pero en todo caso son discusiones que tiene el movimiento popular, efectivamente no somos todos iguales, no todos pensamos lo mismo, no todos creemos que de esta o cual manera hay que resolver tal cosa; lo que sí está claro es que cuando nuestro pueblo sale a pelear, en cualquiera de sus instancias, ya sea el laboral, el estudiantil, el territorial, el de los derechos humanos, tiene que encontrar las formas de compartir con otros sus reclamos. La historia política de los pueblos nos ha enseñado, dolorosamente, porque tuvimos que pasar por muchas cosas, que la capacidad nuestra está en la construcción de poder popular. Es construir esa confianza de que la solidaridad es una especie de columna vertebral que nos junte, que nos una, que nos permita ser más fuertes.

-LR: Parecería que movilizarse sirve. La respuesta del gobierno a la movilización fue la represión y en estos días algunos funcionarios están cambiando el discurso y reconocen el accionar de Gendarmería.

-GR: Marcos Peña estuvo en el Senado y volvió a sostener y avalar todo lo actuado por el Ministerio de Seguridad, por Patricia Bullrich, por la Gendarmería. Nosotros creemos en los testigos, hemos trabajado y peleado mucho para obtener algo que se estableció en el juicio a las juntas, el valor de la palabra del testigo. Después del juicio a las juntas y los juicios que hemos hecho contra el genocidio y el Terrorismo de Estado, la palabra de los testigos es prueba. Y acá nosotros reclamamos que la palabra de los testigos sea prueba y son ellos los que dicen Santiago llegó con nosotros a la orilla del río, fue detenido, fue golpeado, fue subido a una camioneta blanca que partió rumbo a Esquel. Esa es la verdad para nosotros. Que el gobierno siga diciendo lo que quiera pero por ahora no ha demostrado eso que dice.


0 comentarios:

Publicar un comentario