28 oct. 2017


Esta noche será la última función en CABA de ‘Hilda y Freud, amor en clave de diván’, la obra de Antonio Quinet con Alfredo Grande y Florencia Farías dirigida por Sebastián Raffa. Grande conversó con Fernando Tebele en el programa La Retaguardia y, con la excusa de invitar al espectáculo, abordaron la realidad política y social de la Argentina, la desaparición forzada de Santiago Maldonado y los resultados de las elecciones legislativas. (Por La Retaguardia)

Grande comentó de qué trata la obra y expresó sus sensaciones al momento de participar en ella: “Estos meses en los que he hecho esta obra me he planteado si cabe el arte y el teatro frente a estos horrores de la vida cotidiana. La obra que hacemos con Florencia Farías retrata aspectos de la vida de Freud y de Hilda Doolittle, que era una poeta muy importante en esa época. Una de las cosas que se habla es del auge del nazismo, un Freud bastante mayor que tiene que migrar. La obra se ha recreado en cada función. Plantea el tema del amor, del psicoanálisis, de la guerra, del antisemitismo. Es una propuesta de un autor brasilero, Antonio Quinet, dirigida acá por Sebastián Raffa. Es una obra interesante para ver, para debatir y para jerarquizar, justamente porque la derecha avanza y no retrocede y porque las masacres son de la vida cotidiana. Los espacios del arte en general deben ser sostenidos”, dijo.
La participación de Grande en la obra rompió con sus unipersonales y le permitió hacer otro tipo de teatro. Si bien aquí en Ciudad de Buenos Aires es la última función, el espectáculo seguirá de gira por el resto del país: “Yo acepté la propuesta que me hizo Florencia porque me interesó muchísimo. Me interesó muchísimo una obra con texto, para poner en prueba mi memoria. Se ha dirigido por Sebastián que es un muchacho muy talentoso y he podido actuar junto a otro personaje, a diferencia del unipersonal que, por supuesto, es mucho más autorreferencial. Tenemos funciones en Rosario, en Mendoza y seguramente en Tucumán. Estamos tratando de armar una gira dentro de las posibilidades de tiempo porque creo que es una propuesta que merece ser sostenida. El sábado (por hoy) es la última función. La manera más fácil es ir a La Clac, Avenida de Mayo 1158 entre Lima y Salta. Si se puede anticipar por teléfono mejor, al 4382-6529 o sino en TuEntrada.com”, avisó el psicoanalista que interpreta, nada más ni nada menos, a Sigmund Freud.

Caso Maldonado: "El Estado participó activamente en encubrir el asesinato"

Alfredo Grande fue consultado por Tebele en el programa radial de La Retaguardia acerca de su opinión sobre la desaparición y muerte de Santiago Maldonado y fue tajante en su respuesta: “Santiago fue asesinado. No es lo mismo matar que asesinar. Son dos palabras distintas que remiten a cosas totalmente diferentes. Matar es matar en defensa propia y asesinar es asesinar en ataque ajeno. Santiago fue asesinado porque lo atacaron. Lo atacaron desde que lo empezaron a perseguir. En esas imágenes terribles hay más gendarmes que mapuches. Fue una persecución seguida de asesinato y lo grave es que, de ese asesinato, el Estado participó activamente en encubrirlo. Es una obstrucción de justicia lo cual en sí mismo es un delito”, aseguró Grande que enfatizó en culpar y responsabilizar al Estado: “No fue ni siquiera novedoso. Es de lo que se encargan los Estados habitualmente todo el tiempo: de encubrir asesinatos, robos y todo. No me sorprende. Esto ha logrado una repercusión que se transformó en un analizador histórico, a pesar de que antes hubo otros asesinatos, otras desapariciones y demás. Al ser un analizador histórico, tenemos la gran oportunidad de poner en el banquillo de los acusados al Estado. Ahí sí creo que todos debemos y podemos opinar. Deberíamos ser todos peritos que puedan dar cuenta del Estado terrorista, que tiene como misión principal el delito. El Estado terrorista es un Estado delictivo. Es bueno que, peritos o no, nos entrenemos en un pensamiento crítico y colectivo para, de una vez por todas, denunciar, enjuiciar y eventualmente castigar a ese Estado terrorista que ya hace décadas se ha escondido en los repliegues de la democracia burguesa”, exigió.

País masacrador

Para el psiquiatra y psicoanalista, la aparición del cuerpo de Santiago Maldonado no influyó negativamente en los votantes de Cambiemos en las elecciones legislativas sino más bien que, al contrario, de forma positiva. Además, criticó a la derecha de ahora y de siempre, avalada por muchos de los habitantes del país: “No solamente no está preocupada, sino que está de acuerdo. Pensemos que nosotros venimos de una tradición de un país masacrador, no solamente de los originarios sino también de los que no lo son. Hubo momentos como el Mundial '78, la Guerra de las Malvinas, cuando vino la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos y el 'somos derechos y humanos' en que el genocidio y la dictadura militar fueron blanqueadas. Desde el momento de mayor debilidad de la dictadura militar, que ya no era Junta porque quedaba solo el Ejército, hasta que Alfonsín asumió el gobierno pasó un año y medio. Es evidente que no hay un clamor popular contra las formas de fascismo, aun las más evidentes. La Argentina tiene la Iglesia más reaccionaria que hay. No tiene una central de trabajadores ni anarquista, ni trotkista, ni comunista, ni nada. La división de los 3 poderes es ficticia. Sabemos que el único Poder es el Ejecutivo y dentro del Ejecutivo, es el presidente. Eso se llama país presidencialista. Debe haber influido el asesinato de Santiago Maldonado, pero debe haber influido positivamente. No es políticamente correcto decirlo, pero yo lo he escuchado. Hay personas que piensan que se la buscó, el famoso 'por algo será'”, explicó Grande, que reveló no fue a votar para no sentirse cómplice de quienes critica: “Las elecciones son como un test de Rosarsch, muestran hacia dónde se dirige la población. Son las primeras elecciones en las que no fui a votar. Me parecía como ser cómplice y encubrir la más siniestra de las verdades. Es tan evidente que es una democracia de mercado, con los candidatos en góndola, separados por marca, que yo no pude votar. No podía ir, por primera vez. No digo que todos los que votaron son cómplices, pero yo sí lo vivía como un acto de complicidad”, contó.
Además, se refirió a las declaraciones del asesor político más importante del macrismo, Jaime Durán Barba, donde criticó al Partido Comunista y dijo que Macri representa a la nueva izquierda. Grande, sin estar de acuerdo, también castigó a los partidos de izquierda que “siguen creyendo que insultando y agrediendo con esta especie de antimacrismo imbécil e infantil se logran cosas” y afirmó que “necesitan un Durán Barba. Hace 100 años, en la época de Lenin, no había Personal Computer. Además, el proletariado no estaba infectado por ese virus mutante que se llama ‘Aedes Burgués’. Hoy los trabajadores aspiran a ser clase media, muchos lo son, y otros están directamente excluidos. El deseo revolucionario ha sido anestesiado absolutamente. Hay que revivir, sacar ese efecto de la anestesia y volver a entusiasmarse por una praxis revolucionaria. Lo de Durán Barba lo digo entre comillas, pero me pregunto cuáles son los líderes hoy en el campo de la izquierda que la gente sigue. Hay que encontrar formas de poder decir y ayudar a pensar las cosas que no son las de hace 100 años”, reflexionó Grande, que en su pedido de resurrección revolucionaria no ocultó sus críticas para con el peronismo: “En la historia argentina, el peronismo es un hecho maldito para el país burgués y también lo es para el país socialista. Evidentemente, mientras gran parte de trabajadores, profesionales y empresarios sigan apostando ahora al Cristinismo, que es una nueva remake de lo que ha sido siempre el peronismo, el horizonte revolucionario se aleja muchísimo”, cerró.


0 comentarios:

Publicar un comentario