26 oct. 2017


Rubén Schofrin es uno de los trabajadores que se enfrentará al debate por el delito de violar la difusión de ideas, acusación amparada en que, durante la medida de fuerza, el diario salió tarde. En diálogo con Luis Angió y Rosaura Barletta en el programa Otras Voces, Otras Propuestas, Schofrin contó que el juicio comienza el lunes 30 en Av. de los Inmigrantes 1950, el edificio que está detrás de Comodoro Py, frente a la terminal de ómnibus de Retiro. El SiPreBA (Sindicato de Prensa de Buenos Aires) convoca desde las 8, a partir de la entrada a declarar. Luego habrá una radio abierta con todos los sindicatos y partidos que así lo deseen para manifestar la defensa del derecho de huelga. (Por La Retaguardia)

Foto: los ojos de José Luis Cabezas (Foto: resumenlatinoamericano.org)


El comienzo del conflicto

"En 2013, el 20 de octubre, nosotros realizábamos elecciones de comisión gremial interna. Tenemos un procedimiento especial, en asamblea se elige la junta electoral encargada de velar por los comicios y organizarlos. Ese día nos desayunamos con un despido masivo de 13 compañeros por parte de la Editorial Perfil y entre ellos había un integrante de la junta electoral que, por ley sindical en Argentina, tiene inmunidad gremial igual que la de un candidato a delegado. Para cualquier sindicato, ese día es un día sagrado, se eligen los representantes sindicales y la empresa hizo algo así como pegarle a una madre el día de la madre. Un hecho brutal, bestial, que denotaba una intencionalidad patronal muy grave de avanzar sobre la organización gremial colectiva y destruir definitivamente el proceso que habíamos tenido en Perfil durante mucho tiempo con el desarrollo de una comisión gremial interna", consideró Schofrin. "Frente a eso lanzamos un paro de actividades que duró mucho tiempo. El ministerio de Trabajo decretó en dos oportunidades la conciliación obligatoria exigiéndole a la empresa que acatase y reincorporase a todos los trabajadores. La empresa, en primera instancia, se negó, se tuvo que declarar otra vez y continuó sin cumplir. Esto nos llevó nuevamente al paro de actividades y finalmente terminó con fallos judiciales de reincorporación y seis meses después, en junio de 2014 recibimos una citación judicial por violar la libertad de prensa porque, uno de los días de paro, el diario Perfil salió más tarde producto de que la medida era masiva y prácticamente total", explicó sobre la adhesión de los trabajadores. "Invocan el artículo 161 del Código Penal, con prisión de uno a seis meses, por violar la difusión de ideas. Esto es una vergüenza con características de escala internacional porque nosotros no hicimos un paro para que la empresa propietaria de Perfil no pudiera sacar o emitir sus ideas sino para defendernos de una agresión empresaria brutal porque tuvimos despidos el día de elecciones de comisión interna", aclaró Schofrin.
Sobre el futuro de los echados, el delegado explicó: "De los trece despidos, algunos compañeros determinaron que había llegado su fin en la Editorial. Reincorporamos a varios por la decisión del Ministerio y los fallos. En enero tuvimos otros siete despidos con causa, producto del paro, entonces hicimos un acampe en la puerta de la Editorial sostenida con un paro que duró todo enero de 2014 y parte de febrero. Luego, por instancia judicial fueron reincorporados los compañeros a quienes al principio no dejaron pasar hasta que, luego de varias movilizaciones en la puerta y traer veedores judiciales logramos la definitiva resolución del tema. Incluso gente que no había participado del paro fue despedida y hubo un achique generalizado porque nos impusieron un régimen de terror. La causa penal actúa como un elemento de coerción hacia todos los trabajadores", definió. "Si los delegados son víctimas de esta agresión, qué queda para el resto. Obviamente, frente a indemnizaciones que se fueron achicando en el tiempo producto de los salarios a la baja que estábamos recibiendo, se generó un combo que implicó un golpe muy profundo que hemos empezado a reencaminar porque estamos circulando por la web fotos de solidaridad de distintas redacciones, de personalidades de derechos humanos, periodísticas. Todo eso también fue ayudando y en la propia Editorial Perfil todos nuestros compañeros, todas las redacciones salieron en nuestro respaldo, hay una foto bellísima que circula por la web", destacó.

Jurisprudencia y conveniente interpretación de la ley

"Nosotros no somos profesionales, somos también trabajadores de prensa y así estamos comprendidos en el convenio del estatuto del periodista profesional que es, hasta hoy en Argentina, desde el año 1946, la instancia más alta que alcanzamos en materia de derechos sindicales y libertad de opinión. Cuando los legisladores de épocas muy pasadas pensaron el Código Penal lo hicieron en función de que cuando Mitre, Sarmiento o algún otro emitía sus ideas a través de sus diarios y alguien quería prohibírselos, eso implicaría una violación a la libertad de prensa. Acá, Perfil tiene la web, el diario salió, tenemos diarios impresos de ese día. Nosotros no quisimos impedirle a la empresa que las ideas de Perfil se emitan, lo que no queríamos era permitir despido de trabajadores", volvió a señalar Schofrin.
"Perfil aparece como denunciante, tres días después de que el diario saliera tarde, y la justicia actuó. Uno de los días del paro, Perfil convocó a la Policía Federal que vino, se reunió con las autoridades, con nosotros y señaló que era un conflicto gremial y no tenía potestad para intervenir. No contentos con esto, llamaron el mismo día a la Prefectura. Esto está documentado en el juicio, incluso en el expediente judicial. La Prefectura hizo exactamente lo mismo que la Federal, ambas bajo el mando del gobierno nacional. Luego, hicieron venir a la Policía Metropolitana, a cargo de Mauricio Macri, que dio participación al fiscal de turno, que les indicó que se retiraran porque era un conflicto gremial", enumeró sobre las intervenciones en el lugar. "A pesar de todo eso, un fiscal posterior, evidentemente la empresa habrá buscado al funcionario conveniente para esto, decidió encarar el juicio. En primera instancia se declaró la falta de mérito, pero el fiscal insistió, entonces el juez tomó la decisión de absolver al integrante de la junta electoral. Nosotros apelamos a Cámara por los otros cinco, que somos de la comisión interna. Allí se produce un fallo divido y, ahora, un juez suspendió esto en el mes de marzo y lo convoca una semana después de las elecciones, después del triunfo de Macri sobre Scioli en el balotaje. Acá tenemos una justicia que ha operado en función de los intereses de la empresa", denunció Schofrin. "Doy un dato: el presidente de la Corte Suprema, Lorenzetti, estuvo en varias oportunidades en los edificios de la Editorial. Tenemos un engranaje servicial a la empresa, que dice que no tiene nada que ver, pero hay un ataque al derecho de huelga y un intento de descabezar una organización gremial colectiva. Además de delegado, yo soy secretario adjunto del Sindicato de Prensa de Buenos Aires, con todo lo que esto significa para una organización nueva constituida democráticamente en el marco de un ajuste que va a implicar una situación tremenda en los próximos meses y de reformas laborales que significarán una degradación histórica para los derechos de los trabajadores", advirtió.

El gremio de prensa hoy

"Hemos sufrido más de 2000 despidos en Capital, alrededor de 3500 en todo el país. Las redacciones han sido diezmadas al calor de un fenómeno que es el desarrollo de las nuevas tecnologías. De una web que no les permite a las empresas mantener la supuesta rentabilidad que dicen que tendrían que mantener y en el marco de una cantidad de compañeros que han quedado en la calle. Sólo en Perfil, para demostrar que el ataque patronal de ese día tenía como objetivo un fin superior que era un descabezamiento general de trabajadores, tuvimos más de 200 compañeros despedidos y desvinculados. De una redacción de 500, hoy somos 300, en el marco de que la empresa está en expansión porque el gobierno le dio dos canales de televisión de aire en un hecho que no se producía desde la década del sesenta y, a su vez, compró, invirtiendo una suma ridícula, Radio América. Querrá mantener una tasa de rentabilidad, pero es a costa de nuestros derechos, de nuestra organización, del trabajo acumulado de centenares de periodistas que hemos brindado todo a esta editorial", consideró Schofrin. "No olvidemos que somos los mismos trabajadores que fuimos víctimas de Yabrán en el asesinato de José Luis Cabezas en el año 1997. Es decir que es una historia plagada de cierres, asesinatos, dificultades, y una organización que nos dimos para defender nuestros derechos como periodistas, que ha sido ejemplar, incluso base de una fundación del nuevo gremio de prensa, de la recuperación de las paritarias. Hay una acción punitiva de esta empresa en nombre de todas las otras para imponer pasantías, salarios a la baja y esta flexibilización que parece no tener fin", lamentó el delegado.
"A la libertad de prensa, siempre la he entendido desde un punto de vista general como la que puede tener el empresario dueño de Perfil de decir lo que quiera de mí, e incluso de difamarme, cosa que yo jamás haría. La libertad, es la de mi adversario de decir lo que quiera. Pero la libertad de expresión, es para que un periodista que se sienta en una máquina de escribir, sometido a una tensión infernal, pueda decir lo que quiera sin ser víctima de las presiones de su propia empresa. Miren lo que sucede ahora en Clarín con el falso testigo E, que el juez ya dijo que no existe, que la decisión de volver al río fue por recomendación de un prefecto y no por un testigo. Allí hay una manipulación de información que refleja que ahí no hay libertad de expresión", denunció pero destacó: "Con lo de Santiago Maldonado hubo una reacción hermosísima de todas las redacciones, en las que las empresas decían cosas espantosas de Santiago y manipulaban atacando al pueblo mapuche, golpeando pueblos originarios que estaban antes que lleguemos nosotros a la Argentina. Las redacciones nos hemos sacado fotos con la cara de Santiago Maldonado en contrapunto con la opinión mayoritaria que tienen hoy los grupos empresarios".

0 comentarios:

Publicar un comentario