20 nov. 2017


Este sábado 18 de noviembre, siete viviendas del Alto Valle de Río Negro y Neuquén fueron brutalmente allanadas en busca de “vinculaciones con la RAM” que, a pesar de las engañosas declaraciones del fiscal general de la provincia a los medios, no se pudieron encontrar, simplemente porque no existen.
Esto sucedió a horas de haberse realizado una actividad frente al Juzgado Federal en Neuquén exigiendo la libertad y no extradición del logko Facundo Jones Huala y haber anunciado una gran movilización para el próximo 1 de diciembre por cumplirse cuatro meses de la desaparición de Santiago Maldonado.
Las viviendas violentadas pertenecen a Nadia Paris y Fermín Martínez –militantes de Familiares y Amigos de Luciano Arruga, Radio Zona Libre y Colectivo Trawnche-, de Ruben Wani, de Carmen Antilef y de Marco Painevil del Colectivo Trawnche, de Ricardo Rosales del PTS, además de la del padre y la del tío de Nadia París - Eduardo Paris), sobreviviente de la dictadura cívico militar-.
La orden de allanamiento expresaba secuestrar cartelería manuscrita, materiales para su confección o facturas de compra de materiales para su confección, sustancias iniciadoras de fuego y/o inflamables, sténciles o elementos para su confección, computadoras, tablets, notebook, pendrives, armas de fuego, papeles personales como agendas, pinturas y simbología mapuce, prendas de vestir con identificación de agrupaciones y todo elemento relacionado a la RAM. (Por RNMA)

Los siete allanamientos fueron desarrollados de manera conjunta por las policías de Río Negro y de Neuquén y de los domicilios se llevaron desde carteles con los rostros de víctimas de la represión, hasta papeles de la infancia de sus habitantes, pasando por agendas y computadoras con información personal y llegando al absurdo de un diccionario mapuzungun. También se llevaron elementos vinculados al cannabis medicinal, que después los medios utilizaron para sus títulos y destacados, pero que no eran parte de lo que la justicia buscaba “porque el lugar lo allanaron para buscar elementos que tengan que ver con la RAM”, aseguró la abogada Gisela Moreira, quien se constituyó como representante de Fermín Martínez tras haber sido demorado durante el procedimiento.

“En cuanto a lo legal, creo que hay que hacer un fuerte repudio a la justicia porque están allanando domicilios que pueden ser de compañeros y compañeras que tengan cualquier tipo de folletería, o que tenga que ver con la ideología, con la movilización”, remarcó Moreira: “por eso tenemos que llamar a redoblar la movilización para poner freno a todas estas cuestiones”.
Los medios hegemónicos de la región se encargaron de difundir e infundir en la población el temor al demonio creado por ellos mismos y sus cómplices a nivel nacional –e internacional-: las “células” de la Resistencia Ancestral Mapuce.
Por la tarde, se realizó una conferencia de prensa que fue transmitida por la Red Nacional de Medios Alternativos en la que pudieron hablar la mayoría de las víctimas de los allanamientos.

“El lonko Facundo Jones Huala es una autoridad espiritual, las petroleras son un enemigo”

Nadia Paris comenzó a hablar agradeciendo el apoyo recibido durante todo el día: “por todo esto, por la reacción, porque realmente es intimidante que entren a tu casa, den vuelta todo, revisen los papeles que uno viene guardado de toda la vida y se lo lleven como material subversivo, que entren y sepan cuánto mide cada centímetro de tu casa”.
La vivienda que habita junto a Fermín Martínez y su pequeño hijo es en Balsa las Perlas, en la provincia de Río Negro. “Lo que tengo que reconocer es que parte de mi buena actitud es que yo en ese momento me enteraba del allanamiento que había caído en la casa de mi viejo”, explicó.

“En un momento se va mi compañero y miro para afuera y vi que estaba lleno de policías el patio; salí para afuera y lo único que les pedí es que si no querían violencia, antes de ingresar a mi casa me permitieran retirar a mi bebé porque no les iba a permitir ingresar a mi casa con mi bebé desnudo que estaba durmiendo en la cama; lo discutieron, me lo permitieron y una vez que lo cambié les pedí por favor que me dejaran llevarlo a la casa de mis vecinos porque no quería que él estuviera en medio del operativo; también lo discutieron, pidieron autorización y me lo permitieron, y cuando estaba yendo a la casa de mis vecinos veo a mi compañero esposado y detenido en un patrullero” relató: “así que mi paz y mi calma fueron bastante extorsivas”.
“Lo lamentable de esto, creo que es el mensaje que ellos pretenden darnos: nosotros sabemos desde el primer momento, e inclusive la policía mismo reconocía, que si querían saber de nuestra actividad, viendo los medios económicos con que nos manejamos y nos movemos tranquilamente, pueden intervenir nuestro teléfono, nuestras computadoras y fácilmente pueden saber en lo que estamos y con la gente con la que nos relacionamos, porque justamente nuestra actividad política es pública y en esa actividad política pública justamente nos ocupamos de esto,  de develar y de des demonizar,  a la diferencia en el caso particular de los lamgen de la pu lof Cushamen y del logko Facundo Jones Huala  y de las organizaciones que rodean el conflicto territorial, nosotros en todo momento salimos a reivindicar la lucha porque conocíamos la realidad de nuestro lamgen; porque sabemos cómo operan en cada territorio porque llevamos muchos años de recorrido”, aseguró París.
“Acá enfrente, afuera de mi casa, cuando la policía llegaba, estaban los familiares de las víctimas de gatillo fácil, de desaparición forzada, gritándole a la policía y los hermanos entrando por la casa de los vecinos diciéndoles que estaban haciendo cualquier en nuestra casa; que vinieron a buscar a los ‘terroristas’ que realmente les cagamos la vida, porque se las cagamos porque nosotros tenemos nuestro pasado bien limpio y nos ocupamos de saber cuál es el de cada uno para denunciarlos y por eso nos pudieron venir a asaltar la casa, a entrar a nuestra casa, violar toda nuestra intimidad de un montón de años”, contó la militante de Familiares y Amigos de Luciano Arruga y comunicadora popular de Radio Zona Libre, además de integrante de colectivo Trawnche.
“Yo puedo hablar particularmente de lo que me tocó vivir a mí y de lo que luego fueron comunicando a los gritos; porque me comunicaba a los gritos porque mis vecinos que pasaban por arriba de la policía para entrar en mi casa en el medio del allanamiento y romper esa formalidad”, dijo.

“Lamentablemente encontraron un montón de cosas, porque buscaban stencil, buscaban cartón, buscaban pintura, banderas y todos los elementos para hacer banderas, y esas cosas encontraron en mi casa; encontraron documentos e incluso les tuve que pedir que me devolvieran el documento que presentamos el día anterior frente al juzgado del doctor Villanueva solicitando la libertad de expresión y que se garantice la publicidad del juicio de extradición (a Jones Huala), y también me devolvieron los escritos que habíamos presentado por el pedido de apartamiento de la causa en la causa del logko Facundo Jones Huala por una manifiesta intención de extraditarlo y porque también tiene responsabilidad en la desaparición forzada de Santiago Maldonado”, señaló.
“Manejamos la situación a pesar que era una situación violenta la de allanar tu casa y de que van a poder contar tu realidad, lo que sí puedo decir, y que me parece gravísimo, es que la única imputación que nos pudieron hacer es por la tenencia de marihuana, de flores, de aceite, de hojas, de plantitas en mi casa”, explicó: “yo consumo marihuana, deje el medicamento psiquiátrico para hacer un tratamiento alternativo, mi padre también, que está enfermo de Alzheimer,  dejó la medicación para hacer un tratamiento alternativo con cannabis, mis vecinos que son militantes de Cannabicultores del Alto Valle y tienen una hija de dos años con epilepsia refractaria que también consumen aceite de cannabis y justamente nosotros, con Familiares y Amigos de Luciano Arruga y Radio Zona Libre, estuvimos encabezando con los compañeros Cannabicultores la última marcha por la legalización del autocultivo porque les decíamos a estos jueces, que son los encargados de manejar la trata de personas y el narcotráfico, que son los que realmente generan la violencia y la inseguridad en nuestra formas de vida cotidiana, que no íbamos a permitir este tipo de avasallamiento”.
“Lamentablemente, los que además de meternos en nuestra  problemática individual nos metemos en otro montón de problemáticas, nos responden de esta manera”, aseguró: “por eso el lonko (Jones Huala) está preso, por eso están condenados los compañeros (petroleros) de Las Heras, por eso está presa también Milagro Sala, por manifestarse, y por eso se criminaliza a un montón de compañeros que son anónimos porque realmente no llegan a tener este nivel de visibilización; por eso se desaparece y se generan un montón de crímenes avalados por este sistema injusto”.
“Hoy sabemos qué van a armar con todo lo que hicieron hoy”, remarcó Nadia Paris, “pero sabemos que nos vamos a defender, que lo que nos va a defender es que la gente esté, que nos acompañen, que nos permitan dar nuestra palabra para que se sepa nuestra verdad, y que si pretendían con esto apartarnos de la lucha por la liberación del logko Facundo que está ilegalmente preso desde el 17 de junio y que en el marco de su prisión ilegal desaparecieron y asesinaron a nuestro compañero Santiago Maldonado; donde hay una responsabilidad que venimos denunciando y que denunciamos el día anterior a los allanamientos , del Poder Ejecutivo nacional, con Bullrich y Nocetti a la cabeza, de la provincia de Río Negro, de la provincia de Santa Cruz, de la provincia de Neuquén avalando al juez Villanueva, cómplice de violadores, están muy equivocados”.


Nadia Paris continuó: “venimos de una experiencia que podemos dar cuenta y que hoy podemos tener la tranquilidad y la satisfacción que estamos en la calle, que no hay asesinados, de que no hay desaparecidos, de que ningún compañero nuestro está herido, y que vamos  a poder visibilizar cada una de las responsabilidades en el avasallamiento total que nos hicieron hoy, y la intimidación”.
“Hay otra cosa que no puedo dejar de decir,  y ahí vamos a tener que investigar, hay un allanamiento que se hizo sin testigos, en el Barrio San Lorenzo, que específicamente tiene que ver con nuestra labor y  con la participación de quienes nos identificamos e identificamos nuestra sangre mapuche en esta lucha y es una autoridad espiritual que particularmente nos ha acompañado en ceremonias y en un montón de consejos, pocas veces nos ha acompañado en movilizaciones, pero decidieron ir violentamente a su casa a violentar a sus nietos, a su hija, a romper cosas”, destacó en referencia al allanamiento en la casa de Carmen Antilef.
“Realmente entendemos que va en correspondencia  con lo que hacen en Chile y lo que hacen acá, el logko Facundo Jones Huala es una autoridad espiritual, la papay Carmen Antilef es una guía espiritual que está en lucha y en orden con lo que su espíritu le demanda en defensa del territorio, las petroleras son un enemigo”, subrayó.
“Si tienen miedo de nosotros, ténganlo, no les vamos a prender fuego las petroleras pero los vamos a echar de alguna manera del territorio porque esto no es vida para nosotros y no lo vamos a aceptar”, finalizó Paris: “así que si nos quieren considerar como  ‘terroristas’ porque decimos que no queremos a las petroleras en nuestros territorios, seremos  ‘terroristas’”.

“Si pretendían callarnos con lo que pasó hoy, ahora más fuertes vamos a gritar”

Carolina es la hija de Carmen Antilef, otra de las víctimas de los allanamientos del sábado: “tengo rabia, tengo bronca, creo que como la mayoría, igua; esto no se queda así, esto es el inicio de lo que quisieron hacer, de callarnos; nadie nos va a callar”.
“Hoy a la madrugada, 7, 8 de la mañana entraron a la casa de mi mamá”, relató sobre la mujer de 68 años, quien estaba sola con su nieta cuando el operativo irrumpió: “la encasillaron como la cabecilla del grupo de la RAM en Neuquén; mi mamá no participa en movilizaciones, si ha venido a una o dos ha sido mucho; mi mamá estaba con mi hija, mi hija tiene 7 años”.
“Entraron sin testigos, golpearon la puerta y ella abrió, pensando que era yo o mi compañero y ella abrió y entraron a la fuerza; le hicieron una indagatoria a mi hija, preguntándole en qué participaba ella, su mamá, su abuela, a dónde estaba metida”, relató: “y mi hija, porque le hemos enseñado en mi familia que a la policía no se le tiene miedo, le contestó que ellas no estaban haciendo nada malo, que a Santiago se lo llevó la gendarmería; tiene siete años mi hija, pidieron los datos de ella; eso calculo que no es legal, tomar declaración a una nena de 7 años”.
“Mi mamá tiene una enfermedad crónica, en estos momentos ella no vino porque se decayó mucho, si bien está fuerte se decayó y como ya dijo Nadia es una autoridad espiritual”, remarcó: “hoy entraron, le revisaron absolutamente todo, rompieron roperos, rompieron cajones, rompieron cajas de estudios míos de la primaria; no encontraron armas, porque era lo que buscaban”. La hija de Carmen Antilef contó que “el miedo que tenía mi mamá era que le implanten algún arma, alguna droga o lo que sea, porque nos podemos esperar cualquier cosa de las que están pasando, le revisaron hasta la plata a mi mamá; tenía una billetera, le sacaron la billetera para ver cuánta plata y de dónde venía”. La joven definió estos hechos como “el abuso es total, ya no estamos en la dictadura, ya conocemos nuestros derechos, sabemos cómo defendernos y, si pretendían callarnos con lo que pasó hoy, creo que ahora más fuertes vamos a gritar, y que nos van a escuchar y vamos a ser una molestia para todos”.
“No sé cuántos violaron hoy”, subrayó Carolina: “ella está dispuesta a hacer todo lo que tenga que hacer, hoy defendió a todos con lo que hizo, porque encima mi mamá es de estatura pequeña y se le enfrento a todos los policías, fueron más de diez milicos en la casa de mi mamá”.
“Nadie se esperaba una represión así”, dijo y concluyó: “no nos van a callar, aunque quieran, eso se los dejo bien en claro; si ya éramos una molestia vamos a ser peor ahora, porque somos más y estamos organizados; nosotros sí nos reconocemos, aunque la Confederación –Mapuche de Neuquén- no nos reconozca, somos un grupo bien definido acá en Neuquén; vamos a seguir de pie, porque a nosotros nadie nos pisa, desde años que nos vienen sacando, sabemos quiénes somos; acá estamos de pie y vamos a seguir adelante pase lo que pase, venga quien venga, porque nosotros no somos unos indios cuadrados que nos van a decir lo que tenemos que hacer, los indios se quedaron en la India, nosotros somos mapuce y este territorio nos pertenece, más que a los wigka”.

“Algo de bueno estamos haciendo, porque la justicia winka viene por nosotros”

Ruben Wani integra el Colectivo Trawnche: “también hoy cayeron a mi ruka, a mi casa; soy una persona pública porque desde el inicio que fue la represión del Lof Cushamen hemos estado movilizando desde enero, junto con los lamgen, junto con los peñi, y desde ahí nos empezamos a conformar como colectivo de Mapuche que vivimos en la ciudad, también soy parte de una organización política, Liga Che Comunista”, relató y contó que llegaron unos ocho o nueve uniformados, “me leyeron lo que es la orden de allanamiento, yo lo que les dije es que no tenía nada que esconder; lo que nos llamó la atención es que buscaban, además de explosivos, de armas y esas cosas, las insignias Mapuches”.
“Yo soy Mapuche tengo mis Wenufoye, tengo muchos símbolos mapuche, porque soy mapuche, y en ese sentido buscaban cosas que era habitual de que haya en mi casa”, contó Ruben Wani: “se llevaron mi agenda personal, de mi trabajo, una computadora, alguna foto, carteles de Facundo, al mismo tiempo se llevaron unos  carteles que teníamos con los que fuimos a la movida de Comarsa”. Relató que “además le explicaba a los milicos que nosotros estábamos luchando hace rato y que la represión que vivimos, la estamos viviendo hace 150 años”.
Cuando llegaron sus compañeros de organización, charlaron y fueron a la ruka de Carmen Antilef: “a mí personalmente me preocupaba cómo estaba la papay, pero cuando me recibió con un ‘mariciweu’, creo que esa es la fortaleza que tenemos y que nos dejó y nos deja su espíritu y que también pudimos charlar con ella, que algo de bueno estamos haciendo, porque la justicia wigka viene por nosotros, y que les molesta que estemos reclamando, y que vayamos a gendarmería, que estemos reclamando por un peñi, y por todos los peñi porque nosotros no dejamos ningún peñi afuera”. Dijo también que “le sirve a la justicia wigka de que estamos acá parados y que vamos a seguir acá, y que nuestro lugar es la calle, que vamos a seguir movilizando, vamos a seguir buscando a mas mapuce que viven en la ciudad, e irnos organizando, porque es la única manera de salida de esta represión y este genocidio, que seguimos viviendo del estado argentino y el estado chileno, porque las similitudes son iguales: van, te allanan, te arman causas y después te quieren judicializar, y ese es el modus operandi que tiene la justicia, wigka chilena, como ahora la tiene la justicia wigka argentina”.
“Nosotros estamos completamente organizados, la unidad es la salida, porque tenemos que empezar a movilizar con todos los peñi, porque vienen por todos, y en ese sentido hacer una mención a lo que me contaba también la papay, que a ella le rompieron la huerta buscando armas, buscando cosas, nada que ver, así que decirle a la justicia wigka, a todos los wigka, a las petroleras, a los terratenientes, que estamos acá y que vamos a seguir acá, y que vamos a seguir fortalecidos y que vamos a seguir luchando, esto no nos disciplina de ningún modo, podemos estar ahora mal, porque es un mensaje de que te pueden entrar a la casa, de que en cualquier momento te pueden entrar y revisen todas sus cosas, me revisaron todas las cosas, los libros, tuvieron que leer todos los libros lamentablemente para ellos”, finalizó: “vamos a seguir acá, y el colectivo de Trawnche ahora está más fuerte que nunca, así que: ¡Mariciweu!”

“Es un ataque despiadado contra todas las libertades democráticas y viene para todos”

Ricardo Rosales es militante del Partido de Trabajadores Solcialistas y su casa también fue allanada este sábado: “no soy mapuce, mi estar acá es porque justamente fui allanado en la misma causa”.
“Yo veo en el allanamiento, que es bastante brutal, a los hombres de negro encapuchados que tenía adentro de mi casa, adentro de mi dormitorio, que me dijeron ‘quedate piola, flaco, estamos buscando estas cosas’, entonces empezaron a mencionar las cosas que estaban buscando: armas, molotov, cómo se arman las bombas, dibujos o algo que tenga que ver con el Pueblo Mapuce”, relató: “se llevaron cosas, por ejemplo el ‘Fuera Chevrón’, se llevaron fotos de nuestras luchas contra Chevrón, buscaban más cosas, se llevaron unas bolitas de Zanón que son nuestras armas de guerra, se llevaron algunas simbologías mapuce, se llevaron un diccionario de mapuzungun”.

“Me hicieron pasar un muy mal momento y me quedé pensando en esto: el ataque viene para todos, compañeros, es un ataque despiadado contra todas las libertades democráticas y nosotros no podemos estar pensando si soy o no mapuce, si a mí me va a tocar sí o no, lo tenemos que pensar en que somos los militantes que luchamos por justicia para Santiago Maldonado, por la libertad de del logko Facundo Jones Huala, por la libertad de todos los presos políticos, por el cese de las persecuciones a todos los militantes sociales que luchamos, que estamos en el Parque Industrial luchando por viviendas para todos; a todos esos militantes se los persigue, se les arma causas”, dijo y finalizó: “tenemos que exigirle a las centrales sindicales un paro nacional, si queremos enfrentar a las políticas de Macri, de Gutierrez acá, de Chevrón, de Benetton, de Lewis, no nos van a bastar nada más que nuestras banderas rojas, nos va a hacer falta la mayor unidad posible con todo el pueblo oprimido”.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario