4 nov. 2017



Como anticipó La Retaguardia durante la cobetura de los tres días del juicio, fueron absueltos los delegados que estaban acusados de impedir la libertad de expresión por una medida de fuerza realizada tras una serie de despidos en el año 2013. Aquí una crónica del día final. (Por Luis Angió para La Retaguardia)

Luego de cuatro días de audiencias en el juicio que se llevó adelante en el Juzgado Criminal y Correccional Nº 61 de la capital federal a cargo del Dr. Walter Candela, entre el lunes 30 de octubre y el jueves 2 de noviembre contra seis trabajadores periodistas del diario PERFIL acusados de atentar contra la libertad de prensa (Art. 161 del Código Penal), el juez los absolvió porque no estuvo comprobado tal delito. La pena posible iba de uno a seis meses de prisión y y el Fiscal solicitó la pena de un mes y quince días en suspenso más acciones comunitarias en el ámbito de la Secretaría de DDHH de la Ciudad de Bs. As.


El juicio oral se llevó adelante luego de cuatro años de los hechos denunciados por el fiscal, por haberse llevado adelante un paro de actividades en la noche del 20 al 21 de diciembre de 2013, consecuencia del despido de 13 trabajadores del diario PERFIL el mismo día que se desarrollaban las elecciones de Comisión Gremial Interna de los trabajadores de prensa, el día 31 de Octubre de ese año. Entre los despedidos se encontraba un integrante de la Junta Electoral. En el juicio quedó demostrado que este acto electoral había cumplido todos los requisitos legales que se debían llevar adelante, con las necesarias notificaciones a la parte patronal, según declaraciones de los propios directivos de la empresa.
Estos directivos manifestaron en sus testimonios que los acusados habían impedido la normal circulación y distribución del diario PERFIL y otros productos de la empresa como la revista NOTICIAS, ya que “habían formado un piquete humano” y querían “evitar una batalla campal y el secuestro de personas ajenas a la empresa”.. Ante estos hechos el Director de RR.HH., Manuel Capandegui, manifiestó que junto con Juan Cordón, Director de Operaciones, se trasladaron a la Comisaría 30º a realizar la denuncia correspondiente y que lo hicieron a título personal y que no fue a raíz de ninguna directiva de las autoridades del diario PERFIL ni de Jorge Fontevecchia, responsable editorial del mismo.

No hay mejores testigos que los de la fiscalía

Además de los 5 testigos presentados por la Fiscalía, todos ellos directivos de la Empresa, también declararon 7 integrantes de fuerzas de seguridad (Prefectura Nacional; Policía Metropolitana y Policía Federal, ya que todavía no existía la Policía de la Ciudad). Ninguno de ellos pudo certificar en el lugar de los hechos que los trabajadores estaban cometiendo un delito y/o actos de violencia. Solo testimoniaron que se trataba de un conflicto gremial entre los trabajadores y la empresa. Uno de ellos, en ese momento Subcomisario de la Seccional 30º de la policía Federal, ante la pregunta de la abogada defensora, manifestó que si él “hubiera visto que se estaba cometiendo un delito debía informarlo inmediatamente a la superioridad e informar al juzgado correspondiente”, cosa que nunca hizo, ya que al no comprobar ninguno de estos hechos se retiró del lugar. Declaraciones similares realizaron los miembros de las otras fuerzas de seguridad.

Los argumentos de la defensa

La defensa de los trabajadores a cargo de la Dra. Claudia Ferrero (integrante de APEL), abogada de Rubén Schofrin, José Luis Cuaranta y Carlos Alberto Rodriguez; y del Dr.Fernando Gómez, abogado de Marcelo Iglesias, Raúl Mileo y Héctor Velazquez, fundamentaron en sus alegatos que quedó probado por los testimonios que no había habido ninguna acción que impidiera la libre circulación de los vehículos que debían trasladar los diarios y revistas, ya que ningún trabajador de prensa además es el encargado en el playón de distribución de abrir y cerrar los portones de acceso al mismo, y que esa tarea la desarrollan los trabajadores gráficos que es ese mismo día se encontraban también realizando medidas de acción por reclamos gremiales, tal como lo manifestaron  los directivos de la empresa.
Por otro lado la defensa se centró en demostrar que esta denuncia apuntaba fundamentalmente a querer cercenar la libertad de reclamar por los derechos de los trabajadores y de peticionar de acuerdo a las leyes y la Constitución Nacional, además de entender que de producirse una condena, significaría un aleccionamiento para todo aquel que quiere luchar por sus derechos. “Aplicar el Artículo 161 del Código penal significaría un peligroso ejemplo para quienes enfrenten a las patronales en sus lugares de trabajo”, manifestó el abogado Gómez..
Finalizados los alegatos se pasó a un cuarto intermedio en este último día último día de audiencias. Luego, el Juez, Dr. Walter Candela  resolvió absolver a los 6 procesados, sin costas, indicando que los fundamentos de tal medida serán dados el próximo 8 de Noviembre.

"Los alegatos de nuestros defensores fueron contundentes"

Así lo manifestó Rubén Schofrin. “Los alegatos de nuestros abogados fueron contundentes y que el fiscal ha venido a actuar en función de lo decidido hoy por Asociación de Entidades periodísticas de Argentina, ADEPA, en el comunicado que sacó Clarín y que dedica quince líneas a este juicio, recordando que estamos en presencia de la libertad de prensa, para tratar en concordancia con lo que hizo el fiscal de acusarnos a nosotros. Creo que  aquí hay una intención de toda las patronales de cercenar el derecho de huelga", aseguró el secretario adjunto del Si.Pre.Ba.

"Primó la verdad"

El abogado Fernando Gómez, al finalizar el juicio manifestó que “lo único de lo que son responsables los trabajadores de PERFIL es de defender los derechos de sus compañeros, de defender el estatuto de Periodista profesional, de defender las convicciones del Sindicato de Trabajadores de Prensa (SiPreBA). Se terminó de convalidar eso. Hoy la Justicia abrió una luz de esperanza en la defensa de la organización gremial y de los trabajadores”.


0 comentarios:

Publicar un comentario