29 nov. 2017


Lo dijo Pablo Pimentel, presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza, en el programa Trazos y Rostros que conduce Néstor Elías en Radio La Retaguardia. Pimentel viajó a Bariloche tras el asesinato de Rafael Nahuel, el joven fusilado por la Prefectura Naval Argentina en otra feroz represión al pueblo mapuche, y contó que le entregaron una carta al juez Gustavo Villanueva con la constitución de la mesa de diálogo integrada por comunidades mapuches, el INAÍ, el Obispado de Bariloche y organismos de derechos humanos para frenar estas represiones brutales y asesinatos a los pueblos originarios. (Por La Retaguardia)

“Se acaba de constituir una mesa de diálogo entre las comunidades, entre el INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas), organismos de derechos humanos y el Obispado. Quiero destacar la presencia de Juanjo (Chaparro), el Obispo de San Carlos de Bariloche, un tipo que ha estado desde el primer momento en el lugar desde que mataron a Rafael. Se le ha informado al juez que hay una mesa de diálogo entre la comunidad y el Estado Nacional, con los garantes que te nombré y diputados nacionales que han venido, para que las cosas se resuelvan dialogando. No puede haber más fusilamientos y una represión como la hubo” dijo Pimentel, desde el lugar de los hechos y participando en la entrega del documento al juez.
Pablo Pimentel estaba acompañando a la familia de Santiago Maldonado en el velatorio del joven desaparecido y asesinado por el Estado Nacional que se desarrolló el domingo en 25 de mayo. En simultáneo era asesinado por la espalda un joven mapuche por las fuerzas represivas del Estado en las cercanías de Lago Mascardi. El presidente de la APDH La Matanza viajó a Bariloche para el velatorio de Rafael Nahuel y se encontró con un panorama oscuro en la región y una zona militarizada: “La violencia coyuntural nos trajo a Bariloche. Es muy feo venir a enterrar a otro joven. Es paradigmático y estrictamente diabólico lo que está pasando. Dos jóvenes solidarios, uno de El Bolsón, que fue a solidarizarse con el pedido de libertad del lonko Facundo Jones Haula, y el otro, Rafael Nahuel, un joven de los barrios altos de Bariloche que, como miembro de la comunidad, fue fusilado por la espalda por miembros de la Prefectura Naval Argentina. Bariloche está militarizado. Nos llamó la atención la cantidad de retenes que hay, tanto de Gendarmería, Prefectura, PSA y Policía Federal. Después, una gran angustia y desazón; Bronca de muchos de las distintas comunidades mapuches. Cuando llegamos nos fuimos directo al cementerio, donde lo estaban por enterrar a Rafael. Vimos un acompañamiento de muchísima gente. Hubo mucho silencio, mucha angustia. Ahí lo despidieron e iniciaron ahí en el cementerio una ceremonia”, relató Pimentel, todavía allí en la región Patagónica.
Al referente de los derechos humanos no le llamó la atención la indiferencia y la poca importancia que los ciudadanos medios de Bariloche le dieron al crimen y habló de la antipatía hacia las comunidades mapuches que hay en ese sector social de la región: “Noté indiferencia en la sociedad de Bariloche y las comarcas de El Bolsón y Esquel. Una indiferencia bastante grande. Acá nos decían los mismos militantes de organizaciones políticas y sociales cómo se nota la indiferencia. El domingo hubo una movilización de la militancia, esa militancia que está haga calor, llueva o nieve, ahí está, firme. Hay que recordar que Bariloche y toda esa zona está caracterizada por una corriente fuerte en lo que hace a comunidades alemanas. Es una zona que evidentemente demuestra una antipatía por los que estuvieron siempre. Y los que estuvieron siempre, las comunidades mapuches, le han dicho basta a esta segregación y a esta discriminación. Dijeron basta también de la prebenda barata a los que creen que se lo arreglan con un poco de comida o un lote. Hoy lo decía una joven mapuche, no los pueden arreglar con un lote de 10x30 urbano”, expresó Pimentel y pidió, de una vez por todas, que se reconozcan los derechos y el respeto a las comunidades originarias que habitaron estos suelos antes de la conformación de nuestro país: “Hubo una fundamentación muy interesante. Hablaron de la espiritualidad: ellos, en todo caso, le tienen que pedir permiso a los Newen, que fueron quienes le han dado la autorización para estar en lugar que están. En eso tenemos que ser totalmente respetuosos. En la Constitución Argentina del año 1994, está contemplado darle lugar y derecho a todos estos reclamos. Hay que ponerlo en práctica, respetarlo y concretarlo. Es lo que no se está haciendo y al no hacerlo pasa lo que pasa con la Pu Lof en el Cushamen y con el Lof del Lago Mascardi. Si esto no se toma con seriedad y no se pacifica la zona va a seguir habiendo, desgraciadamente, Rafael, Santiago y todos pibes. Siempre la ligan los pibes jóvenes y los pobres”, lamentó el presidente de la APDH La Matanza en Radio La Retaguardia.
El racismo y la discriminación que sufren todos los pueblos originarios de nuestro país, el cual es particularmente sanguinario con los mapuches, es fogoneado e incitado por los medios hegemónicos de comunicación y por los sectores dominantes más conservadores. Ahora, también, parece ser una política de Estado con la represión como herramienta principal y es impulsada por funcionarios y Ministros del Gobierno Nacional, como Patricia Bullrich y Germán Garavano, que en conferencia de prensa dijeron que el beneficio de la duda es siempre para las fuerzas de seguridad: “No vi la conferencia de prensa de Bullrich y Garavano. Me dijeron que fue realmente provocadora. Se lo dije al juez Villanueva cuando me llamó para pedirle que liberen a los chicos. Recién vi al nene que estuvo preso, un chiquito que no llega a 3 años. Este chiquito soportó, desde la madrugada que empezó la represión el 23 (de noviembre), gas lacrimógeno. Se la pasó llorando y a partir de ahí, le sangra la nariz. No se dan cuenta que están apagando un incendio que ellos mismos provocaron, con nafta. A Rafael lo mataron al día siguiente en que salió el juez (Gustavo) Lleral a decir que había unanimidad de los 55 peritos en la causal de muerte de Santiago Maldonado -ahogamiento acompañado por una hipotermia-. Eso es como que fortaleció la represión que se había iniciado el día jueves por el desalojo. Salieron a cazar. Los dos peritos criminalísticos han pedido que se sumen como testigos Fausto Jones Huala y Alejandro González. Los dos están detenidos por abandono de persona y por usurpación. Lo que hicieron estos jóvenes, que no llegan a 20 años, fue llevar el cuerpo de Rafael hasta la ruta y no moverse de ahí hasta que venga una ambulancia. Los interrogaron y ellos dijeron que en ningún momento lo dejaron. Así y todo, el juez los acusó de abandono de persona. El juez tiene 10 días para ver si los va a liberar o dejar presos” afirmó Pimentel y enfatizó la saña con la que se manejan contra las víctimas: “El grado de subestimación y de discriminación es tan grande que ahora los quieren hacer pasar como posibles responsables de la muerte de Rafael cuando está probado de que estos jóvenes fueron fusilados por atrás y en forma ascendente. Estos jóvenes venían bajando la montaña después de haberse escondido tres días, muertos de hambre, con frío y buscando un reparo. Vieron que avanzaban con todo los miembros de la Prefectura Naval Argentina, disparando a punta de pistola. Entonces, pegaron la vuelta y empezaron a subir nuevamente el cerro. Ahí recibieron los balazos, todos por la espalda. Tanto Rafael, una chica de 16 años y otro joven recibieron balas de atrás para adelante”, argumentó.
Más allá de lo que se quiere hacer creer a través de los medios masivos de comunicación con claras intenciones de demonizar a los mapuches, Pimentel aseguró que “no había ningún arma” en el lugar: “Había piedras, la Patagonia está lleno de piedras, y cuchillos. No tienen ningún revolver. Todas las armas de fuego son las que pagamos nosotros, el pueblo, a las fuerzas de inseguridad y las que utilizaron contra estos jóvenes mapuches que estaban totalmente desarmados, escapando y por la espalda”, denunció.

Agenda contra la Impunidad

“Desde APDH La Matanza, abrimos una agenda que se llama Agenda contra la Impunidad en la Argentina. Están firmando todos los hombres y mujeres que sienten que sus casos están impunes. Lo inauguró Norita Cortiñas que todas las mañanas se levanta y se pregunta dónde está (su hijo) Gustavo, qué le habrá pasado, quién fue el último que lo vio y si habrá tenido hambre o frío. Yo me pregunto, ¿no tenemos el derecho de reclamar por lo que nos corresponde? Yo digo que sí. En ese sentido, el Estado discrimina. Si esto le hubiera ocurrido a otra persona, de otro sector social, la repercusión habría sido otra. Acá se quiere endemoniar a un grupo de familias muy pobres de Bariloche que habitaron los barrios más pobres. Esta generación de estos últimos 10 años, se pudrió de que haya un Estado benefactor y prebendario con los pueblos originarios. La verdad es que no quieren que les den nada, lo que quieren es recuperar su territorio”, cerró Pimentel.
Se acaba de constituir una mesa de diálogo entre las comunidades, entre el INAHÏ y organismos de derechos humanos, el Obispado -quiero destacar la presencia de Juanjo, el Obispo de San Carlos de Bariloche, un tipo que ha estado desde el primer momento en el lugar desde que mataron a Rafael- Se lo ha informado al juez que hay una mesa de diálogo entre la comunidad y el Estado Nacional, con los garantes que te nombré y diputados nacionales que han venido, para que las cosas se resuelvan dialogando. No puede haber más fusilamientos y una represión como la hubo.
DESCARGAR

1 comentarios: