5 nov. 2017



Lo dijo el doctor Leandro Aparicio, uno de los abogados de la familia del joven desaparecido por la Policía desde el 5 de noviembre de 2011.  Aparicio hizo referencia al jagüel de una estancia de Choele Choel, Río Negro, donde la justicia autorizó finalmente a buscar el cuerpo. Asegura que hay testimonios de que fue arrojado allí tras el crimen. Fue en el programa Desde Afuera que Famliares y Amigos de Luciano Arruga emiten por Radio La Retaguardia y Radio Zona Libre. Aparició hizo un relato de cómo cree que lo asesinaron, según varios testimonios que se fueron dando en la causa. (Por La Retaguardia)

Imagen: Mural por Daniel Solano realizado por el Chelo Candia

Leandro Aparicio, que lleva adelante la causa judicial por la desaparición del joven oriundo de la comunidad guaraní de Misión Cherenta, Tartagal, Salta, contó las trabas que puso la Justicia para retrasar la causa que investiga la desaparición de Daniel Solano y para impedir bajar al jagüel donde estarían sus restos: “No es técnicamente una pericia, sino un medio de prueba. Al encontrar un cuerpo, la pericia es para decir si es un humano o un perro, si está descompuesto y hace cuánto tiempo. Esto es otra cosa. Hay testimonios que dicen que está acá. Hace tres años fuimos ahí. Un juez, hijo de un Ministro de Justicia de la dictadura, (Julio) Martínez Vivot, nos hizo dar vueltas dos años mandando la causa a la justicia federal, calificándola como desaparición forzada cuando la causa ya estaba elevada a juicio por homicidio. Fue una maniobra para hacernos perder todas las pruebas, para desgastarnos y hacernos perder tiempo y para impedir bajar a este jagüel. Hubo testimonios de gente que mintió. Nos dijo que era imposible bajar y que se podía derrumbar, cosa que es totalmente falsa. Se puede hacer una especie de encamisado y bajar al jagüel con una jaulita y sacar las cosas ahí. Nosotros tuvimos que traer un geólogo desde Salta. Un experto en perforación que le presentó un protocolo para descender y poder sacar todo lo que hay ahí”, explicó el abogado que relató finalmente cómo consiguieron el permiso: “Entonces fuimos al juez y nos dijo que no. Fuimos a la Cámara y nos dijo que podíamos hacerlo. Le presentamos el protocolo y vino el geólogo... yo les explico simple de lo que se trata: tienen que venir unos camiones con los equipos que se utilizan para la extracción de petróleo”, simplificó.

La teoría de cómo lo mataron

Solano había viajado por segunda vez al valle medio para trabajar en la temporada de la manzana. Todo indica que comenzó a protestar por las condiciones de mano de obra esclava a las que lo sometía la empresa, y que en su momento fueron relatadas por una persona que escapó y denunció el lugar. 
Aparicio, que lleva la causa junto al abogado salteño Sergio Heredia, relató cómo habría sido el asesinato de Solano por la policía y explicó en qué consiste el proceso para retirar los escombros del lugar donde asegura que estaría cuerpo: “Al cuerpo de Daniel Solano lo arrojó un ladrón que robaba para la policía que se llama Carlos Rosas. La misma noche que lo mataron a Daniel fue con una camioneta a la casa de su novia, agarró dos bolsas de cal, fue a la comisaría, lo cargó en una camioneta Chevrolet vieja blanca y se fue con esa camioneta acompañado por los policías hasta el jagüel, que está en un campo que se llama La Manuela, a 30 kilómetros de Choele Choel. Ahí lo tiró y le tiró las dos bolsas de cal. Después de eso se le ha tirado una vaca, una yegua, una heladera y un montón de basura. Hay un método, el bowen, que es para sacar la heladera. Es como un imán que saca eso, que es lo más pesado. Con otro sistema se pone como una especie de pipa y se va chupando todo lo que hay adentro de ese jagüel y se lo deposita en pileta donde se arroja todo. Ahí sí, el equipo de antropología forense es el que tiene que hacer una pericia para determinar los restos que se puedan encontrar y determinar de quién son, con el ADN que se pueda encontrar en el cuerpo de Daniel”, dijo el abogado en el programa Desde Afuera por Radio la Retaguardia, en diálogo con Matías Bregante y Daniel Magno

Los testimonios

El jagüel donde el abogado asegura que está el cuerpo de Daniel Solano.
La mayor parte de lo sucedido fue reconstruido gracias al testimonio de una señora que presenció las declaraciones de Rosas contando lo que hizo y de un familiar de los culpables que también compartió lo acontecido: “En un principio habíamos llegado por un testigo que nos explicó absolutamente todo, porque era pariente de dos policías. Incluso nos dijo con qué rifle lo remataron, un Mahely 22 que era de su abuelo. En mayo, una señora nos contó que presenció cuando Carlos Rosas en el día de su cumpleaños lo contó. Contó todo esto. Ella declaró con el juez subrogante, este Martínez Vivot. Pedimos la detención de Carlos Rosas, pedimos la detención de todos y nos la siguen negando. Todo lo que ella dice concuerda con un montón de datos y de circunstancias que nosotros también teníamos. Sabíamos que Carlos Rosas no era trigo limpio. Carlos Rosas es un ladrón de la policía, es buchón de la policía. Es al que encargaron para tirar el cuerpo y tirar las bolsas de cal arriba del cuerpo. Carlos Rosas ya nos había dicho en un principio, cuando recién estaban detenidos los policías, que (Sandro) Berthe es el que lo mató, el principal responsable. Nos dimos cuenta que lo que Carlos Rosas pretendía era decirle a Berthe, 'dejame de hinchar las pelotas, no me aprietes más porque yo también te puedo hacer mierda a vos'. Es un rompecabezas que lo vamos reconstruyendo en perspectiva, con el tiempo y con un montón de datos que vamos recopilando”, expresó el abogado de la familia.

Viajar a marte, bajar al jagüel

El mojon de la estancia donde los abogados ubican el lugar donde estaría
Solano.
Finalmente, y después de muchas idas y vueltas, la Justicia aprobó que se bajara al jagüel a despejar el lugar para poder hallar los restos de Solano. Sin embargo, el proceso para hacerlo es costoso y los responsables de pagarlo no quieren hacerse cargo: “Esto se podría haber hecho de una manera mucho más barata, una sola persona con una jaula y sacándolo. Como nos pusieron tantas trabas -es más posible viajar a Marte que bajar al jagüel- tuvimos que adecuarnos a un protocolo que sale plata. Yo no tengo porque poner un mango para eso. Lo tiene que poner el Poder Ejecutivo. Hicimos gestiones a través de legisladores en la provincia de Río Negro y vamos hacerlas en Nación también. Si no aparece la plata, tendremos que pedir una medida cautelar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Esta prueba es pertinente y útil, pero no la podemos costear. La tiene que poner indefectiblemente el Estado”, sentenció Aparicio, quien junto a Heredia han pueso dinero de sus bolsillos en esta causa..
La familia Solano continúa luchando contra todos los obstáculos que le ponen en el camino. Están realizando un acampe en el lugar donde desapareció Daniel acompañados por amigos y muchos de los profesionales avocados a ayudarlos: “Gualberto (papá de Daniel) hace un mes y medio que está en Choele Choel. Hay otra gente que lo está acompañando. Estamos también ahí, el padre Cristian (Bonin, párroco de Choele Choel) y yo. Cuando uno encuentra un cura gaucho, que se embarra las patas y la sufre junto a la gente, es para destacar. El padre Cristian es un tipazo. Ha mantenido, apoyado y se la ha jugado. Lo han amenazado de muerte, le han desajustado las ruedas del auto. Él ayuda a la familia, es el soporte de Gualberto”, afirmó el abogado.

El Juicio

“Empezaría sobre mitad de febrero y hasta fines de abril. Es tentativo, aproximadamente. Creo que será eso, teniendo en cuenta todos los testimonios. Hay muchísimos testimonios. En el mes de enero vamos a tener que ubicar de vuelta a esta gente. Algunos tendrán ganas de declarar y otros no. Hay muchos que declararon con identidad reservada. Eso es una cosa y otra es declarar a cara descubierta, con los tipos que son asesinos enfrente suyo. Hay que tratar de que esos testigos no se pierdan”, reflexionó Aparicio y reconoció parte de su gran labor realizada: “Hemos hecho muchas cosas, conteniendo a los testigos, consiguiéndoles medicamentos, dinero y un montón de cosas para su subsistencia, cuestiones que necesitaban. Son testigos que están algunos en Río Negro y otros están en Salta. Ir a buscarlos, encontrarlos y notificarlos es un trabajo arduo y fatigoso. Ya probamos el hecho en un contexto, en el sumario y la instrucción, que sirvió para que estos tipos estuvieran detenidos 3 años. Ahora llega el momento del juicio. Las circunstancias son otras. Los tipos están en libertad, trabajando y portando armas. Entiendo que puede llegar a haber un poco de temor”, reconoció.
Aparicio reconoció estar esperanzado en poder juzgar y condenar a los asesinos y desaparecedores de Daniel. Por eso, admitió estar convencido de que el cuerpo de Solano se encuentra bajo el jagüel: “Tuvimos una audiencia donde nos otorgaron esas medidas de prueba. Verle la cara a los tipos, especialmente a Berthe… festejaban el hecho de que su abogado dijera que cualquier resultado que se encuentre en ese jagüel no tiene nada que ver con los que puede llegar a pasar en el juicio. Para mí fue una revelación. Es acá, el cuerpo está acá. Después no sé qué se hará porque han tenido todo el tiempo del mundo para borrar y hacer lo que quisieran. Es una paradoja. Al meter tantas cosas arriba del cuerpo, también creo que se les habrá complicado para tratar de borrar todo. Nosotros sabemos qué vamos a encontrar, sabemos que lo arrojaron ahí. Estamos esperando esa parte que sería la última tuerca que nos permitiría abrochar todo esto y meterlos en cana de por vida. Faltan muchos”, agregó y continuó citando los otros responsables y cómplices de los asesinos: “Hay 33 causas conexas en las que nadie investigó nada. Hay dos jueces que tendrían que estar en cana y renunciaron. Hay dos jueces que están denunciados y van a seguir gozando de la protección. Hay una denuncia por estafa a miles de trabajadores en la que los dueños están procesados por plata y no están en cana. Hay dos desaparecidos más: Pedro Cabañas Cubas, que era paraguayo, y Héctor Villagrán, que era jujeño. Hay otro chico muerto, Andrés Cuyebay, que lo hicieron pasar como un accidente. Hay un montón de causas conexas donde el nexo siempre es la policía, los narcos, los sindicalistas, fiscales narcos y jueces narcos”, denunció Aparicio.
Este 5 de noviembre se cumplen 6 años de la desaparición de Daniel Solano y en Río Negro se realiza una conmemoración esperando, por fin, encontrar sus restos y hacer justicia: “El domingo (por hoy) nos vamos a juntar en la Isla 92, en Choele Choel, y vamos a hacer una olla popular al mediodía y después algunas actividades. Van a tocar algunas bandas. Estamos esperando el momento en que podamos bajar al jagüel y recuperar los restos de Daniel”, cerró el abogado Leandro Aparicio.

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO

0 comentarios:

Publicar un comentario