29 dic. 2017


Se trata 70 personas de la cartera que conduce Oscar Aguad. 10 de ellas son trabajadores/as de la Dirección de Derechos Humanos y Derechos Internacional Humanitaria. Laura Lettieri, delegada de derechos humanos del Ministerio, habló con Fernando Tebele en el programa Oral y Público que se emite en Radio La Retaguardia, y contó acerca del desmantelamiento que viene padeciendo el área que es uno de los sostenes probatorios de los juicios de lesa humanidad. (Por La Retaguardia)

Los despidos en las dependencias públicas continúan y parecieran intensificarse en estas fechas festivas y de vacaciones donde hay menos posibilidad de reclamo y difusión. En esta ocasión fue el turno del Ministerio de Defensa. Fueron 70 las personas a las que se le comunicó que no se les renovará el contrato después del mes de diciembre. Laura Lettieri, trabajadora del Ministerio y delegada de la Dirección de Derechos Humanos, expresó: “Hoy (por el día en les comunicaron la noticia) es un día muy triste para los y las trabajadores del Ministerio de Defensa. Recibimos la noticia de que hay 70 despidos y 10 son de la Dirección Nacional de Derechos Humanos. Es el área que se lleva la peor parte porque es el área que tiene más cantidad de despidos en esta tanda”, afirmó, y contó que de alguna manera lo preveían por "todo lo que había trascendido en relación a las dotaciones óptimas que está pidiendo (el Ministerio de) Modernización. En el mes de marzo, tuvimos despidos de trabajadores en general del Ministerio, en su mayoría contratados como asistentes técnicos con contratos monotributistas que son los más precarizados y los más fácil de disolver”, explicó. Todo indica que para el gobierno, modernizar el Estado es achicarlo.

¿Por qué los despidos afectan los juicios por crímenes de lesa humanidad?

La Dirección Nacional de Derechos Humanos es un área vital para sostener los juicios a los genocidas debido al aporte de documentación probatoria que se presentan en las audiencias. Por ejemplo, en el tercer tramo de la megacausa ESMA contribuyó con material para poder probar y condenar los vuelos de la muerte: “La Dirección tiene fundamentalmente dos patas importantes. Una es trabajar el área de género al interior de las Fuerzas Armadas, donde se reciben denuncias. Por otro lado, de estos 10 trabajadores, 9 son del área de archivo. A partir del año 2010, el Ministerio de Defensa desclasificó gran parte de sus archivos y puso a trabajar equipos interdisciplinarios compuestos por investigadores, archivistas, digitalizadores que aportamos documentación en las causas de delitos de lesa humanidad. Respondemos pedidos de juzgados, de la Fiscalía, de organismos de derechos humanos y sitios de memoria. Un ejemplo: desde el Ministerio se han elevado distintos informes que sirvieron como prueba documental en la Megacausa ESMA que tuvo su sentencia hace muy poquito. Fundamentalmente aportamos información para el tramo de Vuelos (de la muerte). Esa labor se vuelve muy dificultada por estos despidos. Terminan desarticulando un área que de 35 trabajadores tenemos 10 compañeros menos”, manifestó la delegada que explicó en qué consiste su trabajo: “Nosotros hacemos un trabajo de relevamiento. Trabajamos en los archivos administrativos de las tres Fuerzas. La documentación se aporta en calidad digital, no los originales. El trabajo que tenemos es un compromiso que tiene el Estado Argentino con los organismos internacionales”, dijo Lettieri en Oral y Público por Radio La Retaguardia.
El desmantelamiento en esta Dirección en particular carga con un peso político ya que, como explicitó Lettieri, el trabajo de digitalización de datos para entregar en los juicios se hace imposible con tan pocas personas dedicadas a ello: “Queda muy herida el área. En el equipo donde yo estoy somos 3 trabajadoras y quedamos dos. Trabajamos divididas por tema y por área. Se reduce drásticamente el personal. Los tiempos de respuesta van a ser muy lentos. Digitalizadores ya no van a quedar. No sé cómo vamos a poder aportar la documentación. Se vuelve complejo pensar el funcionamiento de la Dirección Nacional de Derechos Humanos sin sus trabajadores y, por sobre todo, sin el sostenimiento de una política pública que es la de Memoria, Verdad y Justicia”, evidenció.
Los despidos no se deben a un problema de personal no calificado o una búsqueda de mayor perfeccionamiento en las funciones sino que responde a una cuestión netamente política. Lettieri aseguró que el Ministerio de Defensa no tiene intención de recuperar esos puestos de trabajo: “El Ministerio invirtió muchos años en formar a esos trabajadores. No hay voluntad de reemplazar los puestos de trabajo. Desde el 2015 a esta parte hubo compañeros que han conseguido otros trabajos y esos puestos nunca se recuperaron. Llegamos a un nivel límite. Se ve muy compleja la realización de la tarea con un desmantelamiento del área”, lamentó Lettieri.
Este miércoles se realizó una jornada de protesta a la que asistieron integrantes de organismos de derechos humanos, que además publicaron comunicados rechazando la medida y la nula capacidad de diálogo. La protesta se realizó ante un operativo de seguridad imponente, que ya no sorprende, pero que habría que hacer el intento de no naturalizar.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario