13 dic. 2017


La ley 26.160 –ahora 27.400- posterga la posibilidad de avanzar sobre los territorios. El mismo día de su aprobación, los diputados/as dieron media sanción a la creación de un nuevo parque nacional. Hay un problema: 12 mil familias originarias viven en esa extensión de tierras.
Es en la provincia de Tucumán. Margarita Mamani, vipresidenta del Consejo Consultivo Participativo Indígena región NOA, es integrante de la comunidad El Mollar del pueblo Los Tafíes, una de las afectadas, y dialogó con Fernando Tebele y María Eugenia Otero en el programa La Retaguardia. (Por La Retaguardia)

Para el parlamentario tucumano autor del proyecto, Miguel Nacul, el objetivo es que la iniciativa atraiga el turismo. La propuesta abarca un total de 200 mil hectáreas y son unas 12 mil familias de comunidades indígenas las que viven en ese territorio. La zona es de interés para la preservación, contiene más de 2000 especies de plantas y más de 130 especies de animales entre aves, mamíferos y reptiles. Según Margarita Mamani, las comunidades las cuidan para futuras generaciones y viven en permanente contacto con la naturaleza. La iniciativa había sido impulsada en diciembre del año pasado en Tucumán, con la presencia del Presidente Macri. Allí lo anunciaron con otro nombre.


“Nuestra comunidad indígena, El Mollar, a la que estoy representando porque soy cacique, cuenta con personería jurídica. Nosotros vivimos ancestralmente en ese territorio y ya hay media sanción en diputados de la ley que dice que harán un parque nacional adonde nosotros vivimos con nuestra madre naturaleza, con nuestra Pachamama, con nuestros animales, con nuestros caminos ancestrales, cerros, montañas, plantas medicinales. No hubo consulta ni participación de nuestra comunidad indígena ni de otras que vivimos dentro de ese territorio. Nosotros repudiamos ese mal accionar porque han votado los 190 diputados a favor de ese proyecto sin consultarnos”, denunció Mamani. “Allí están nuestros niños, nuestros ancianos, nuestras mujeres embarazadas conviviendo con nuestra madre naturaleza. Violentan los derechos constitucionales, el convenio 169 de la OIT, el artículo 75, inciso 17 de la Constitución Nacional y el 22, la ley 23.302, la 25.517 y su ratificación, la 24.071. Todas esas leyes vigentes están en el Congreso nacional y han hecho caso omiso violentando todos los derechos de nuestros pueblos indígenas, más aún en el territorio del Tucumán”, señaló la cacique.
Hay que aclarar que la comunidad El Mollar, a la que pertenece Mamani, ya fue relevada por el Programa Nacional Relevamiento Territorial de Comunidades Indígenas en el marco de la ejecución de la ley 26.160 (ahora prorrogada), por lo tanto cuenta con personería jurídica y una carpeta técnica que detalla las características geográficas de la tierra que habitan y la cosmovisión de la comunidad, entre otras informaciones. El Mollar se encuentra en los departamentos de Tafí del Valle y Monteros.
“El día que nosotros exigíamos que se prorrogue la ley 26.160 para no ser despojados de nuestros territorios ancestrales. Vivimos ancestralmente de generación en generación, porque nuestros abuelos han resguardado para nuestros hijos y futuras generaciones venideras. Mientras se sancionaba la prórroga 27.400, mientras tanto, nos daban con un puñal con la ley que establece la creación del parque nacional. Ese parque nos perjudicaría, dentro de ese territorio vivimos nosotros”, planteó Mamani y desarrolló: “Está nuestra cosmovisión, lo sagrado, lo ancestral, hay piedras que para nosotros es la espiritualidad. Los diputados y senadores han violentado ese derecho que nosotros tenemos de vivir con nuestra madre naturaleza. Nuestra comunidad indígena somos más de 1400 familias, y hay muchas comunidades más. Hablo de más de 12 mil o 13 mil familias. Nosotros nos vemos hostigados, sentimos que nos van a retroceder 500 años atrás, cuando nuestros abuelos sufrieron el avasallamiento, cortaron nuestras lenguas, nuestras cabezas”, graficó sobre la opresión de los pueblos originarios. “Cortaron nuestros frutos, nuestras ramas, quemaron nuestros troncos, pero nunca jamás nuestras raíces. Las raíces somos nosotros con la preexistencia étnica y cultural, queremos que respeten nuestra diversidad, nuestra cosmovisión, nuestra manera de vivir dentro del territorio que ahora quieren privatizar como parque nacional como parte de la conquista”, denunció la referente.


“Nosotros no sabíamos nada, justo cuando vamos a un medio de comunicación masivo de la provincia de Tucumán, nos enteramos de que esta ley tenía media sanción. Vamos a hacer asambleas y marchas para repudiar este accionar que han tenido de violentar el derecho indígena ¿Adónde vamos a vivir nosotros?”, interrogó Mamani. Sobre su historia personal, contó: “Soy sexta generación, tengo 55 años, soy cacique de la comunidad, nacida y criada. Me he criado con mis abuelas. Nosotros queremos resguardar una naturaleza sana para nuestras generaciones venideras y nuestros niños”.
El proyecto comenzará con la utilización de 77 mil hectáreas, pero abarca en su totalidad cuatro reservas ecológicas: la Reserva Provincial Los Sosa, la Reserva Natural La Angostura, el Parque Provincial La Florida y la Reserva Provincial Santa Ana.
Cuando comunidades mapuches crean comunidades en tierras de Parques Nacionales, entran las fuerzas federales y desalojan a sangre y fuego. ¿Qué harán ahora si es Parques Nacionales el que crea un área protegida en tierras relevadas para las comunidades? Probablemente lo mismo, sacar a los diaguitas, aunque la situación sea a la inversa.
No habría que descartar que los y las diputadas que aprobaron el proyecto, crean que las comunidades originarias son parte de la fauna...



DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario