21 dic. 2017


La joven de Oberá, Misiones, que estaba presa desde hace dos años, fue absuelta hoy por el crimen de su pequeña hija Selene. Su pareja en aquel momento, Rolando Lovera, fue condenado por el femicidio a 19 años de prisión.  Fue en una segunda etapa de juicio ya que hubo un comienzo de debate oral anulado porque tanto la Fiscalía como el Tribunal mostraron una evidente parcialidad a favor del femicida Lovera. En los alegatos, la fiscal Estela Salguero había pedido perpetua para Aguirre y Lovera. (Por La Retaguardia)

Selene fue asesinada por Lovera en enero de 2015. Cuando Victoria llegó al Hospital Samic de Oberá con la niña sin vida, inmediatamente fue detenida. En el primer juicio, Aguirre fue constantemente atacada y manipulada tanto por la Fiscalía y como por los jueces del Tribunal, mientras que el femicida Lovera era tratado con más benevolencia. En diálogo con Rosaura Barletta y Luis Angió en el programa Otras Voces Otras Propuestas, Claudia Aguirre, la hermana de Victoria y fundamental en la visibilización de esta causa, había mostrado optimismo antes de la sentencia: “Este Tribunal que tenemos ahora está con ganas de saber la verdad. Comenzaron a hacer las preguntas necesarias e importantes. Tenemos muy buenas expectativas”, se ilusionó la hermana de Victoria, presa desde enero del 2015, durante la jornada inicial del juicio.
La historia de Victoria y Selene cambió drásticamente cuando comenzaron a convivir con Lovera. Golpes, amenazas y abusos hacia ambas fueron el preludio de lo que desencadenó con el femicidio vinculado de la nena que no había cumplido los 2 años y medio. Claudia relató cómo se desarrollaron los hechos hasta la detención de su hermana: “A fines de diciembre de 2014, Victoria se fue a vivir con Rolando Lovera, que era su novio. Vivieron aproximadamente 20 días de manera normal. Salían a hacer compras, paseaban y hacían actividades típicas de las parejas. Un día, Victoria tuvo que ir con Selene al hospital porque tuvo una deshidratación. Y entonces comenzaron las agresiones. Él era sereno y le decía que no podía perder horas de sueño por esa 'cosa', porque él le llamaba cosa a Selene. Después comenzaron las agresiones físicas hacia Victoria y hacia Selene y los abusos sexuales a Victoria. Si no accedía a lo que él quería, golpeaba a Selene. Selene tenía 2 años y 4 meses. Un 27 de enero de 2015, Victoria llevó a Selene al hospital, luego de pedírselo en varias oportunidades a él. La pediatra constató los golpes que tenía Selene en el cuerpo, pero en lugar de hacer una denuncia hizo una exposición policial y los dejó de salir del hospital. Un 29 de enero, dos días después, Victoria llegó al hospital llevada con una moto por Lovera e ingresó a la guardia con Selene sin vida. Lovera desapareció de la escena y reapareció, recién, a las 3 y media de la tarde. En ese mismo momento en que llegó al hospital, le dijeron a Victoria que Selene estaba muerta y que no había nada que hacer. Llamaron a la policía y la llevaron a rastras a la comisaría que queda a 2 cuadras. Desde ahí inició el calvario de Victoria”, reconstruyó Aguirre en Otras Voces Otras Propuestas por Radio La Retaguardia.

El primer juicio

Había una parcialidad manifiesta muy evidente por parte de los 3 miembros del Tribunal, que en ese momento eran (Francisco) Aguirre, (Lilia) Avendaño y (Pablo) Rivera, apoyados también por la fiscal Stella Maris Salguero. En la tercera audiencia de debate, presentamos una recusación, justamente por parcialidad manifiesta, a los 3 miembros del Tribunal y a la fiscal. El Tribunal subrogante decidió que no había parcialidad, sin embargo los jueces elevaron ese petitorio al Superior Tribunal de Justicia alegando violencia moral por parte del abogado de Victoria, que en ese momento era el doctor Roberto Bondar. Luego de 3 meses de deliberar decidieron que la fiscal sea ratificada y que los 3 miembros del Tribunal serían inhibidos. Entonces, (Jorge) Villalba, (Graciela) Heppner y (Azucena) García de González son los nuevos jueces designados por el Tribunal subrogante para el juicio que inició hoy (por el martes)”, expresó Aguirre, que se refirió también a los cargos que enfrentó cada imputado y las razones de las diferencias: “Victoria y Lovera están acusados con carátulas diferentes. Victoria está acusada de homicidio agravado por el vínculo. Enfrenta una pena de cadena perpetua. Lovera está acusado de homicidio simple, una pena máxima de 18 años, porque él no era el padre de Selene y porque no se contempla la violencia de género ni mucho menos el femicidio vinculado”, explicó la tía de Selene quien está segura de que Lovera asesinó a la niña como reprimenda hacia Victoria.

Los testigos y el desarrollo del juicio actual

Claudia contó que el primer día declararon los familiares de Lovera. "Los testimonios fueron prácticamente bajados porque no aportaban nada, lo único que hacían era hablar de lo supuesta mala madre que era Victoria. Nosotros tenemos que demostrar toda la historia de Victoria y de Selene y el amor con el que la cuidaba. El informe médico completo de Selene está en el expediente: lo buena madre que era ella y lo luchadora que era para sacar a su hija adelante”, aseguró. Durante el segundo día del juicio, el miércoles de la semana pasada, hubo varios testigos que fueron desetimados, entre ellos “el de Nancy Da Rosa, la chica que había visto los golpes en la espalda de Victoria”, aunque, de todos modos, “dijeron que entraba por lectura y listo”.
Claudia sí declaró, junto a un albañil al que Victoria había pedido socorro y una ex compañera de Victoria, que “explicó cómo trataba a su nena y cómo era con ella en la facultad”. También declaró Alejandra Cabaña, la ex pareja de Lovera “quien lo había denunciando por violencia en 2011 y 2014”, y agregó: “Cuando le preguntaron al respecto dijo no acordarse que había hecho las denuncias. Al decir que sí terminaba hundiéndolo y al decir que no terminaba presa por falso testimonio. Decidió decir que no recordaba. De igual manera, quedó en evidencia que su testimonio no aportaba nada”, explicó. Luego fue el turno de otros testigos, amigos de Lovera: “También declararon los hermanos Correa (Hugo Javier y Miguel Ángel); uno era el que le prestaba el auto, al cual la fiscal quería peritar ese vehículo. Hoy, luego de más de 2 años y medio de haber sucedido el hecho, quería peritarlo, pero los 3 jueces del Tribunal se opusieron rotundamente. El otro Correa era compañero de trabajo, nada más. No aportó nada”, enunció Claudia. Otros testigos, según ella, estuvieron al borde de caer en el falso testimonio respecto a sus declaraciones realizadas dos años atrás en la etapa de Instrucción del juicio anterior: “Ramón Romero salvó su pellejo gracias a que no reconoció su firma en un testimonio que él había prestado en una sede policial. Es decir, dijo que no sabía leer ni escribir, casi no reconoce su firma y esto es lo que lo salvó de la prisión por falso testimonio ya que lo sucedido es que dio vuelta completamente su testimonio del momento de la Instrucción”, argumentó. “También declaró Juan Amarilla, en una condición muy triste para él. Tuvo en sus manos la posibilidad de que Selene estuviera con vida y no lo hizo. No habló en su debido momento. Hoy, frente al Tribunal, dijo lo mismo que dijo en la etapa de Instrucción y terminó diciendo que lo que dijo fue lo que pasó y que no puede estar orgulloso de eso porque con eso no le devuelve la vida a la nena. Se emocionó mucho. Pidió disculpas por cómo estaba y volvió a repetir lo mismo que había dicho en la Instrucción. Realmente, cuando salió se lo notó muy afectado, con los ojos lagrimosos. Él tuvo en las manos la posibilidad de salvarle la vida a Selene y no fue así. Está haciendo ahora lo que está en sus manos para poder demostrar la inocencia de Victoria”, relató Claudia en referncia al testimonio del albañil, a quien Victoria le contó que eran víctimas de violencia de género por parte de Lovera.
Por último, la hermana de Victoria se refirió al contexto social que se vive en Misiones y el trabajo de los medios tradicionales, habituados a distorsionar la realidad y crear confusiones y mentiras: “Oberá es una ciudad muy rara. Si bien tenemos un crisol de razas -aquí se hace la famosa Fiesta Nacional del Inmigrante-, Oberá tiene una particularidad que no se mezcla con ninguna actividad social. Es decir, con todas las marchas que hemos hechos, todas las radios abiertas, todas las actividades y panfleteadas respecto al caso de Victoria, prefieren creerle a dos periodistas amarillistas de los medios más importantes de la Provincia”, cerró Claudia Aguirre.
Ya en aquella charla Aguirre había marcado las diferencias entre un juicio y otro: "Transitamos un debate completamente diferente que el de junio de este año. Ahora vemos a un tribunal mucho más ordenado, organizado, que ha puesto en su lugar a la fiscal como lo que es. Una acusadora, no una defensora de Lovera, aunque sigue mostrando dejos de defensa en favor de Lovera", expresó sobre el rol de la representante del Estado. En relación al rol del Tribunal, señaló: "Hemos estado viendo distintas cuestiones que nos parecieron de lo más acertadas. Se tomó en serio la formulación de las preguntas necesarias para llegar a la verdad. También le cuestionaron bastante la declaración de la curandera y su hijo que eran testimonios, para la fiscal, muy importantes, porque los consideraba los únicos testimonios imparciales que terminaron siendo una verdadera farsa. Ambos testimonios se cayeron por su propio peso, la curandera no reconocía su propio testimonio, dijo que era verdad lo que estaba escrito pero, cuando le preguntaron, dio otra versión que también planteó como verdad. En el caso de su hijo, también tuvo una declaración completamente diferente. Por lo tanto, ambos testimonios están siendo analizados por la defensa de Victoria para solicitar la prisión por la falsedad", aseguró. Para Claudia, "estamos a punto de llegar a la verdad y esperamos que así sea. Prestaron testimonio los dos médicos que atendieron a Selene, su pediatra de cabecera y otra doctora que atendió a Victoria el 27 de enero de 2015 cuando la llevó con golpes y moretones al hospital y una supuesta arañada de gato en la mano. Sus testimonios vinieron preparados para evadir preguntas concretas pero de igual manera se evidenció la falta de preparación en cuestiones de violencia, de interpretación de gestos de personas con miedo a su pareja y la falta de preocupación por los golpes, especialmente del doctor que expresó que Selene era su paciente, que nunca vio golpes en ella y que ese día que los vio le pareció normal", contó la hermana de Victoria. Por último, Aguirre recordó: "Los jueces anteriores estaban preocupados en demostrar que Victoria era una mala madre, mala mujer, que no se preocupaba por su hija. Las preguntas que hacían iban dirigidas a cómo Victoria se comportaba, cómo trataba a su hija, sin importarles lo que hacía Lovera".
Finalmente, no sin esfuerzo de parte de su hermana y de las organizaciones sociales y políticas de la provincia que la acompañaron, Victoria puede cantar victoria. Aunque la alegría nunca será completa. Falta Selene.

0 comentarios:

Publicar un comentario