17 ene. 2018



Julio Pardo, sobreviviente e integrante del grupo ‘Cromañón sin derecho no hay justicia’, habló con Fernando Tebele y María Eugenia Otero en La Retaguardia y compartió las sensaciones que experimenta como víctima. También contó acerca de la ausencia del Estado en el seguimiento de la causa y el incumplimiento de la ley de reparación a los sobrevivientes. (Por La Retaguardia)

Le costó encontrar las palabras a Julio Pardo para describir lo que se siente ser sobreviviente de una tragedia como fue la de Cromañon, el 30 de diciembre de 2004: “Me marcó en la vida. Es muy duro llevar el tema Cromañón encima. No te puedo decir lo que es porque si uno no lo lleva no lo va a sentir. Para mí, y para muchos sobrevivientes más, es una desgracia y la llevamos con mucha dureza”, comenzó relatando el operador de la AM 650
Admitió que “la presencia del Estado es cero” y que la Ley de Reparación Integral para los sobrevivientes y familiares de las víctimas fatales de la tragedia, que debe garantizar prestaciones de salud, educación, inserción laboral y asistencia económica, no se está cumpliendo en su totalidad: “Desde que salió la ley nos dejó de lado a muchos sobrevivientes y también a padres. El Estado no está presente. La ley consiste en atención médica, psicológica, física, farmacia y remedios, todo de manera gratuita. Eso no lo tenemos. No se cumple la ley. Somos muchos sobrevivientes que ya no tienen asistencia psicológica. Nosotros teníamos farmacias en toda Capital Federal. Hoy en día nos dieron un solo punto de Capital para buscar los remedios, que está en el Centro. Eso lo reciben una mayoría, la mayoría que está metida dentro de la ONG que hay. Nada más los chicos de Capital la reciben. La atención médica también. Los chicos que están en alrededores de la Provincia no están recibiendo nada. No les están dando nada”, explicó Pardo en Radio La Retaguardia.
Lo que sí reciben algunos sobrevivientes es un subsidio miserable de menos de 3 mil pesos, pero solo una parte de quienes estuvieron en la tragedia; otros vendieron su silencio al Estado para que no logre definirse un número específico de víctimas: “Hay un subsidio que nos están dando hace 12 años y se hizo ley en el 2010. Los más de 1200 sobrevivientes y padres recibimos $2740. Eran muchos más. Hoy en día, nos enteramos que esos chicos y padres organizaron con el Gobierno para que se callen y no hablen. Así el Gobierno decía que no sabía la cantidad exacta”, contó.
Por último, el sobreviviente pidió que la ley incluya a todas las víctimas que no están siendo consideradas y rogó por la presencia del Estado en la causa: “Me gustaría que el Gobierno se empiece a hacer cargo y que los chicos que están fuera de la ley los incluya. Que tengamos más atención médica. Que se presente el Estado. Nuestro deseo es que haya justicia”, cerró Julio Pardo.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario