31 ene. 2018


La persecución que sufrieron los trabajadores de la Agencia Télam por un policía de la Ciudad de civil y sin identificar cuando regresaban de una cobertura fue ignorada por la empresa y minimizada por funcionarios del Gobierno porteño. Esteban Giachero, delegado de la Comisión Interna de Télam, habló con Rosaura Barletta y con Luis Angió en el programa Otras Voces Otras Propuestas de Radio La Retaguardia y contó lo sucedido. (Por La Retaguardia)

La persecución y el hostigamiento a periodistas sumó un nuevo capítulo cuando los trabajadores de la Agencia Télam fueron seguidos por un coche particular mientras volvían de cubrir una movilización de la agrupación Barrios de Pie. Giachero explicó qué fue lo que sucedió: “En la cobertura que se hizo la semana pasada de la movilización de Barrios de Pie para llevar al Congreso el proyecto de ley de emergencia alimentaria, los compañeros hicieron las notas de rutina. Al retirarse en el móvil de Télam, los comenzó a seguir un coche. Al principio pensaron que era un colega. Después, por una serie de frenadas comprobaron que los estaban siguiendo. Ya a la segunda frenada el auto los emparejó, el chofer bajó la ventanilla y se presentó como un policía de la Ciudad. Estaba de civil en un Volkswagen azul, con patente que comienza con las letras AB. Directamente, les consultó si eran militantes de Barrios de Pie. Los compañeros dijeron que son periodistas de la Agencia. Nosotros lo vemos como una intimidación, no solo por el hecho de perseguir la protesta social sino que la camioneta está ploteada con el logotipo de Télam. Es inconfundible”, expresó el delegado que contó también cómo la Agencia en conjunto con el Gobierno de la Ciudad justificaron el hecho: “La Agencia ni siquiera se comunicó con los trabajadores afectados ni hizo ningún tipo de declaración pública. Se presentó Juan Pablo Arenaza, Subsecretario de Vinculación Ciudadana del Ministerio de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, en la sede de la Agencia y toda la cúpula de la empresa se reunió con él. Terminaron sacando un cable aclaratorio de que este policía en cuestión, que no está identificado, había confundido el móvil con uno de la policía de similares características que sí tenía la orden de seguir. Es decir, Télam desmintió una noticia que nunca dio, la persecución a los compañeros, y ni siquiera lo relevó como un hecho periodístico en sí”, argumentó Giachero en comunicación con Radio La Retaguardia.
Desde la Comisión Interna de Télam realizaron una conferencia de prensa para contar lo sucedido y tratar de proteger a los periodistas perseguidos. La empresa, en cambio, se mostró evidentemente desinteresada en dar resonancia pública al hecho: “Hicimos una denuncia pública en la conferencia del viernes. Estamos evaluando con los abogados si vamos a hacer algún tipo de denuncia. Había algunos compañeros que estaban bastante impactados con la situación. De hecho, a la conferencia solo vino uno de ellos acompañado por nosotros. La manera de resguardarnos y resguardar a los compañeros es hacer público este hecho. La empresa no se ha expedido. No cubrió la conferencia, como nosotros habíamos solicitado insistentemente al Gerente Periodístico, Daniel Capalbo. Hemos insistido por distintas vías. La gente tenía que dar cuenta de lo que había pasado y ver cómo responde el empleador y la patronal sobre los trabajadores que emplea: qué respaldo les da y cómo los compañeros vuelven a salir a cubrir una movilización. Los persiguió un policía de civil que no se identificó. Después cayó un funcionario del Gobierno de la Ciudad desmintiendo algo cuando ni siquiera le preguntaron el nombre de este policía. La situación compleja que tuvieron que pasar se hace cada vez más grave”, expresó.
El ocultamiento de la información y la censura que llevó adelante la Agencia se enmarca en el contexto de vaciamiento de los medios de comunicación tanto privados y públicos. Además, contó Giachero, la empresa no se interesó en ningún momento por la situación de los trabajadores hostigados: “Nos querían hacer creer que nosotros estábamos manejando la línea editorial. Simplemente les pedíamos que más allá de cubrir el hecho periodístico le dieran algún tipo de respaldo a los compañeros que trabajan en la agencia. Eso fue negado. El cable fue censurado y modificado por el directorio de la agencia, quitando la voz de los delegados y de los trabajadores involucrados. Solamente dieron como fuente periodística al Subsecretario Juan Pablo Arenaza, sin tomar en cuenta el testimonio de los 4 compañeros que tuvieron que vivir este hecho. A ellos jamás les preguntaron qué fue lo que pasó ni siquiera informalmente”, manifestó el delegado que se mostró preocupado por la avanzada represiva y persecutoria contra los sectores populares: “Jamás se presentó el policía. Se identificó como policía bajo las órdenes de la Comuna 4. Tenía la orden de seguir a militantes de Barrios de Pie. Eso muestra la gravedad del hecho. Es hacer inteligencia y seguimiento sobre los sectores populares que salen a la calle a expresarse. En este caso Barrios de Pie, pero puede ser cualquier otra organización. Esta vez ser periodistas, a pesar de que somos un eje de acción para las fuerzas represivas, les sirvió a los compañeros para salir de una situación que vaya a saber uno donde termina si efectivamente hubieran sido los militantes que este señor estaba buscando”, aseguró Giachero.

La situación gremial de Télam y el vaciamiento de los medios públicos

”Como medios públicos con Radio Nacional y la Televisión Pública venimos actuando en conjunto. Hacia finales de diciembre tuvimos el despido de 16 compañeros por los cuales estamos pidiendo la reincorporación. En Canal 7 hay una persecución mediática que está haciendo el Titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, por el cual estigmatiza a los trabajadores. Decretó una paritaria cero. Los compañeros están en una situación compleja. A la pérdida del poder adquisitivo que vienen teniendo porque la paritaria ya lleva 15 meses de atraso, este año se le pretende no dar ningún tipo de aumento con la excusa que tienen salarios altos cuando esos salarios fueron pactados con la propia gestión el año pasado. No exceden a lo que se paga en la industria televisiva. Ese promedio mentiroso que tira Lombardi tiene que ver con un promedio que hacen con los sueldos de los jerárquicos que han puesto ellos en la gestión. La situación general de Télam no escapa a la situación de ajuste. Es una situación cotidiana con falta de insumos, falta de cobertura periodística. A nosotros nos tocó este hecho desgraciado que nos pone en la palestra. Estamos dando a conocer cuál es la cobertura periodística que se está haciendo en la Agencia, que es bastante deficiente”, cerró el delegado de la Comisión Interna de Télam, Esteban Giachero.


0 comentarios:

Publicar un comentario