15 feb. 2018



Lo aseguró la militante comunicacional, indígena y travesti Casandra Sand, que trabaja en la radio La Voz Indígena, de Tartagal, Salta. En diálogo con Fernando Tebele y María Eugenia Otero, Sand explicó qué compromisos asumieron las autoridades y cuáles son las principales falencias para cubrir las necesidades de las zonas afectadas. Además, sobre el final, la militante se refirió al aniversario de la muerte de la referente travesti Lohana Berkins. (Por La Retaguardia)

Foto: cooperativas.com.ar

"Según los últimos datos obtenidos a través del diálogo con las autoridades de las escuelas que pusieron al servicio de la ciudad de Tartagal, Aguaray y Mosconi. En Tartagal son 700 evacuados, en Aguaray 1500 y 200 en Mosconi. Esa fue la distribución que se hizo desde el momento en que se produjo el desborde de los ríos en la zona del Chaco salteño, una zona a la que se accede por la ruta provincial 54 desde Tartagal. Los principales afectados son pueblos originarios de las etnias toba, wichí y chorote de esa zona. En los distintos lugares de evacuados vi a muy pocas familias criollas. Desde el momento de producido semejante temporal, lo que se observa es que el gobierno provincial puso a consideración carpas pero eso no dio abasto", explicó Sand.
"Las autoridades del municipio de Aguaray recibieron a 1500 personas y luego se trasladaron otros evacuados a Tartagal. Los municipios del norte salteño ya tienen una experiencia de trabajo debido al alud que se vivió años atrás. Esto permitió que se conforme un equipo de trabajo que actuó. Mañana y pasado mañana comienzan a alistarse los vehículos para poder devolver a la gente a los lugares de origen", informó sobre la restitución de los evacuados a sus casas.

Los desmontes

"El gobierno de la provincia insistió por todos los medios posibles en invisibilizar el hecho concreto que tiene que ver con los desmontes. En las zonas desmontadas siempre viven comunidades, parajes, gente vinculada a nuestra cultura originaria. Esto afecta a la salud y el medio ambiente de prácticamente todo el territorio provincial. No se lo puede negar. Todas las consecuencias sociales y sanitarias están vinculadas directa o indirectamente con el medio ambiente en la provincia. Que el gobierno de alguna forma intente a través del guiñe de ojo que le hace el gobierno nacional volver a desmontar en zonas que no se permitía, debería preocupar a todos los salteños y argentinos", advirtió la periodista. "El Chaco Salteño es una zona árida y desierta debido al desmonte que se produjo durante décadas en ese sector. No sorprende que esas sean las zonas más inundadas", señaló.

El reparto de la ayuda 

"Por suerte, la lluvia dejó de caer en estos últimos días y le permitió al equipo de trabajo municipal y provincial y a algunos trabajadores vinculados a organismos nacionales, reorganizar todo. Lo que hoy sucede es que lo que la gente está enviando desde diferentes puntos del país está mal distribuido. Hay comunidades a las que no se llegó prácticamente con nada y acá en la ciudad de Tartagal, al menos por lo que observé, el depósito tiene prácticamente de todo. Lo que falta es una mejor organización y que la gente que tiene vehículos colabore con la redistribución y un relevamiento de datos más exactos para saber qué se está necesitando en cada uno de los lugares. Hay comunidades a las que ha sido difícil llegar", explicó Sand. "En los primeros días, si no era por vía aérea no se podía. Ahora se reestableció la comunicación, había mucha gente aislada que no quiso irse de su lugar, su trabajo, su espacio, su hábitat. Las familias indígenas son familias numerosas. Acá se observaban decenas de niños pululando por los pasillos de las escuelas. Las tareas de los trabajadores no dieron abasto por la cantidad de gente evacuada. La solidaridad y el esfuerzo de la provincia y el país de gente que hace llegar lo que puede a esta zona, no es suficiente. La contención se da en la medida en que las autoridades comprendan que la tarea es mancomunada y organizada con el resto de la población", insistió.

La radio comunitaria en tiempos de desastre

Para Sand, "el rol de la radio comunitaria es fundamental. La ciudadanía originaria de Tartagal y el norte salteño sabe ahora que hay un medio a disposición. Se han ido apropiando de esta herramienta comunicacional. Hoy por hoy, son las mismas autoridades indígenas que plantean la necesidad de hacer ellos mismos sus programas de radio. Son ellos los interlocutores y las mujeres originarias que sostienen la radio principalmente. Ellas integran la comisión directiva y es un medio de comunicación que se pone al servicio de las comunidades a las que representa".

Dos años sin Lohana Berkins

"Puedo decir con orgullo que soy periodista, travesti e indígena. Son identidades, formas de presentarse que la han caracterizado también a Lohana. Ella nació en la última localidad antes de la frontera con la república hermana de Bolivia. Para nosotros es una necesidad indiscutida y una ausencia tan sentida la de Lohana... Nos legó un poder de resistencia y de lucha, que no es poco. Como siempre lo expresamos, hoy nos entendemos, nos pensamos y nos presentamos como sujetas y sujetos de derechos", aseveró. "Correrse del lugar de objeto, de la nada, de la negación absoluta, a sentirse sujetos de derechos, hay un espacio que hay que trabajarlo y pensarlo. La población, la Argentina, va recuperando esa mirada que supo muy lentamente trabajar Lohana. No en vano la nombramos nuestra comandanta, la comandanta de las mariposas. Ha repensado nuestros lugares y sin correrse, desde el margen, desde las orillas de nuestro territorio, de nuestros espacios sociales, de nuestros grupos, de lo que la gente marca como diferente, construyó sabiduría, filosofía trava-trans. Lohana marcó el rumbo que hoy levantamos las que vivimos en cada uno de nuestros territorios. Por ejemplo, acá, en el municipio de Tartagal, todavía no tenemos una dirección de diversidad y probablemente necesitamos esa herramienta a nivel local. Podemos plantarnos frente a nuestras autoridades y proponer", reivindicó Sand. "Antes no podíamos transitar por los espacios públicos como la plaza central. Debido a la visibilización y la lucha de referentes históricas como Lohana, podemos decir que no sólo rectificamos los datos de nuestros DNI, tenemos voz, podemos hacernos escuchar y proponer. Eso no es poca cosa. Con el orgullo que nos caracteriza, hoy marchamos en diferentes puntos del país reclamando a este Estado, que hoy viene a negarnos o a pisotear los derechos conquistados. No lo vamos a permitir porque, como dijo ella, a la cárcel, ni a ningún otro margen de este país y del mundo vamos a volver", concluyó.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario