4 feb. 2018


Un día, el presidente Macri recibió al policía procesado Luis Chocobar. Al día siguiente, el local de CORREPI apareció con la pintada que puede verse en la foto. María del Carmen Verdú dialogó con La Retaguardia para analizar con qué tipo de mano se escribió la pintada. (Por La Retaguardia)

La principal referente de la CORREPI, María del Carmen Verdú, describió los hechos: "La persiana que tapa la puerta de ingreso al local tenía un grafiti que decía 'Aguante Chocobar', cosa que sucede al día siguiente de esta desembozada defensa del gatillo fácil por parte del gobierno nacional, con el presidente Mauricio Macri recibiendo a Luis Chocobar y diciendo que 'Es un valiente, hizo lo que tenía que hacer, cumplió con su deber', con lo cual le está señalando al poder judicial el camino por el cual lo que tiene que hacer zafar. Ante la inexistencia de legítima defensa y por exceso en la posible legítima defensa, le está diciendo excúlpenlo por legítimo cumplimiento del deber. Ya lo dijo en esa reunión de gabinete dos días después del asesinato de Rafael Nahuel: 'Hay que volver a la lógica que a la voz de alto te entregás', y yo le agrego: si no te entregás, te baleo por la espalda. Claramente eso sucedió con ese chico Pablo Kukok. Lo que hizo Chocobar fue balear a siete metros de distancia a una persona que corría, de espaldas, sin haberse dado vuelta jamás, como lo tiene que reconocer el Juez Velázquez en su resolución. Y Macri nos anuncia que a partir de ahora esto es un acto de legítimo cumplimiento del deber policial", dijo en su primer análisis.
Verdú descartó que se pudiera tratar de un hecho al azar y explicó la presión que el poder ejecutivo ejerce sobre el poder judicial: “En primer lugar, se tomaron el trabajo de ubicar donde estamos en tiempo record, en menos de 24 horas. El local es cerrado porque tiene persianas ciegas, si vos no sabés que ahí está nuestro local, hasta que no levantás la persiana no se ven los ploteos de los vidrios. Con lo cual no es una casualidad, deliberadamente se busca dejar ese mensaje de gatillo fácil en nuestra persiana. Eso no se puede interpretar de otra manera que un intento de intimidación, que desde luego va a surtir el mismo efecto que los muchos anteriores que hemos sufrido en nuestra larga historia militante. Ya tenemos la plancha que dice: 'No nos van a asustar. La única lucha que se pierde es la que se abandona'. El hecho también está indicando que estamos en una etapa que se puede definir como la vigencia de un estado de excepción de hecho. Acá no ha habido, como en el caso de De la Rúa, una declaración explícita de estado de sitio, no ha habido una declaración de estado de alerta de emergencia, pero claramente rige un estado de excepción donde el poder ejecutivo nacional disciplina al poder judicial, como lo vimos en los pronunciamientos de los jueces Bonadío y  Torres sobre las movilizaciones del 14 y 18 de diciembre, y ahora a la justicia ordinaria en relación con este homicida, llamando valiente a alguien que fusila por la espalda. Ni en la lógica del far west se lo blanquea como justiciero”, aseveró la abogada militante.

-Fernando Tebele: Decías que esto no es la primera vez que pasa. ¿Qué hace CORREPI en estos casos? ¿Hacen la denuncia policial?

-María del Carmen Verdù: CORREPI hace la denuncia pública. Justamente ir a hacer la denuncia a la comisaría de la zona que seguramente es la que les indicó con exactitud la ubicación del local, sería de una ingenuidad absoluta. Desgraciadamente, por el ámbito en el que desarrollamos nuestra militancia desde hace casi 30 años, algo hemos aprendido de como funciona nuestro central, principal enemigo, que es el aparato represivo estatal.

-FT: Hacías una diferenciación con De la Rúa y el estado de sitio. Aparece más difícil pelear con un gobierno que te muestra las cartas pero te niega las cartas que te muestra ¿Cómo hacemos para que esto no nos lleve a un in crescendo de momentos mucho más terribles que ya hemos vivido como sociedad?

-MCV: Estoy de acuerdo con el análisis. Una de las obligaciones que tenemos los militantes populares de hoy es no equivocarnos en las caracterizaciones: no volvimos a los '90 ni a la dictadura. Esta es una etapa novedosa. El hecho de que haya ciertas coincidencias, incluso expresiones textuales, como lo de Macri y este policía, que muchos nos acordamos de Ruckauf diciendo “hay que meter un tiro por la espalda a los delincuentes”, no es la misma situación. El contexto es otro y la situación histórica es otra. Este gobierno a diferencia de la dictadura llega a través del voto popular y ganaron las elecciones en octubre también, más allá del desgaste de la imagen de las jornadas de diciembre. Por otro lado, tampoco es un gobierno que esté en una situación de desprestigio y bancarrota como el caso de De la Rúa cuando promediaba el 2001.  Es una situación diferente, donde además hay un proyecto que supera a todos los anteriores. Porque si analizamos todo el paquete de reformas por el que viene batallando y avanzando el gobierno nacional y el movimiento de sus fichas para poder llevar adelante sus designios, vemos que el objetivo es reformular a fondo y a largo plazo el conjunto de las relaciones capitalistas, de capital y trabajo, en nuestro país. Con una diferencia fundamental en el campo popular, que es un nivel organizativo distinto al que teníamos en los '90, aun con nuestras deficiencias y limitaciones. Con lo muchísimo que falta hacer en el ámbito de los trabajadores y trabajadoras. Hoy te despiden en cualquier fábrica e inmediatamente tenés movilización y tenés aguante. Te quieren cerrar los medios públicos y también tenés posibilidad de que eso se masifique y se difunda como una lucha común. Vas a la movilización con los trabajadores del Hospital Posadas, como tuvimos la última semana, y te encontrás con el INTI, te encontrás con PepsiCo, con Cresta Roja, te encontrás con una delegación de FanaAzul, con todos los que están en una lucha semejante. Vamos avanzando en la única salida que tenemos en este momento, que es el fortalecimiento de la unidad y la profundización de las luchas. No hay otra manera de profundizarlas que con una unidad de acción amplia que nos permita sumar esfuerzos.

-Eugenia Otero: También avanzó mucho el pensamiento fascista, lo escuchamos mucho más que antes.

-MCV: Sí, sí, por supuesto. Ganaron las elecciones, insisto. Y no ganaron las elecciones porque la izquierda votó en blanco, no vamos a volver a ese debate ridículo. Ganaron las elecciones porque las circunstancias, el momento histórico que estábamos viviendo en diciembre de 2015, imponían para el capital hegemónico una salida como la que daba el macrismo.


DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario