20 feb. 2018


Lo dijo Juan Martín Ramos Padilla, el director de Radio Caput, después de recibir en la radio un allanamiento dictado por el juez federal Ariel Lijo. La excusa de la intromisión policial, que duró casi 5 horas, fue secuestrar el audio de una entrevista que Eugenio Raúl Zaffaroni había realizado con el medio, y que estaba disponible en internet. Ramos Padilla habló con Fernando Tebele en el programa radial La Retaguardia y reflexionó acerca de lo ocurrido. Juntos reflexionaron acerca de este apriete contra el medio de comunicación alternativo. (Por La Retaguardia)

Foto: radiocaput.com

“A las 8:10 de la mañana me llamó Gastón, un operador técnico de la radio, diciéndome que había 5 personas del otro lado de la puerta y que si no la abría lo iban a meter preso. Decían ser policías y lo iban a meter en cana. Esos fueron los términos que utilizaron”, comenzó relatando el director de Radio Caput y agregó: “Tenían un oficio firmado por el juez federal Ariel Lijo. Era un allanamiento encubierto. Lo que Ariel Lijo planteaba era que le acercáramos una copia de la entrevista con Zaffaroni. Ya de por sí era bastante ridículo. Se trata de una entrevista que tenemos publicada en la web de Radio Cut, en YouTube y en todos lados. En treinta segundos en Google cualquier ciudadano o ciudadana encuentra muy rápido esa entrevista, de hecho circuló por todos lados. Con lo cual era muy raro el oficio. Más raro aún es que, con este oficio en la mano, vengan con toda una parafernalia con computadoras, con testigos, policías de civil y armen todo un operativo para llevarse un mp3”, ironizó Ramos Padilla.
La intención del director de la radio nunca fue negarles el archivo sino evitar que la policía ingresara al edificio donde se llevaban adelante los programas, porque eso no había sido autorizado en la orden que firmó Lijo: “En cuanto llegué les dije que no tenía ningún problema en dárselo porque es público. Está en la web y en todos lados. Ellos insistían en meterse a la propiedad, de hecho ya estaban adentro del edificio cuando llegué. Trataba de decirles que el oficio del juez no habilitaba a ingresar a la propiedad privada. Es un oficio en el cual está pidiendo un archivo de audio”, explicó el periodista. Además, el presunto apuro por conseguir el audio no fue consecuente con la gran cantidad de tiempo que pasó la policía en el lugar una vez que lo consiguieron: “Una vez que les di el mp3 no se fueron corriendo a entregarlo al juez. Estuvieron más de dos horas y media tratando de redactar un acta. Durante ese tiempo que se tomaron para redactar el acta nosotros seguimos transmitiendo, con las dificultades del caso, contando desde el primer momento lo que estaba sucediendo”, manifestó.
El amedrentamiento al medio responde, para Ramos Padilla, a la intención del juez Lijo de “hacer los deberes con el gobierno”, que pretende cargar contra el ex juez de la Corte Suprema: “El presidente de la Nación, sus ministros y varios de sus diputados están pidiendo que se destituya a Raúl Eugenio Zaffaroni, armándole una causa judicial y tratando de sacarlo de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos. Estamos hablando del gobierno del diálogo. Tiene todo su derecho a estar en desacuerdo con una declaración de Zaffaroni que lo incomode, pero una cosa es discutir política y otra cosa es perseguir a alguien porque opina diferente”, analizó el integrante de Radio Caput.
Ramos Padilla se refirió también a distintos casos de violencia institucional, comparándolos con el allanamiento que recibió en la radio, y aseguró que estos amedrentamientos y crímenes de la policía son respaldados desde el Estado: “Desde el caso Chocobar en adelante, donde el presidente de la Nación se tomó una foto con un policía fusilador, se le ha dado un mensaje a la policía de que tienen rienda suelta para hacer lo que se les cante. Vemos las cosas que van pasando. Ayer nos amanecimos con que en La Rioja un pibe, cadete de policía, fue asesinado por medio de torturas llevadas adelante por policías. Hace un par de días tuvimos un tiroteo a una cuadra del Obelisco, en la Avenida Corrientes, a las 12 del mediodía. Ahora tenemos este policía que pretende meterse en la propiedad privada y llevarse computadoras cuando no tiene ninguna legitimidad para hacerlo. Se le ha dado a la policía y a las fuerzas de seguridad un mensaje de que pueden hacer lo que quieran”, lamentó el periodista en diálogo con el programa radial La Retaguardia.
Respecto a si realizarán alguna presentación ante la justicia por las irregularidades de este particular allanamiento, dijo que “lo vamos a analizar con nuestros abogados” porque la prioridad fue evitar que los sacaran del aire: “Hoy el tiempo nos dio para huir la urgencia: que a nadie se le ocurriera impedir que siguiéramos transmitiendo. Los policías estuvieron más de 4 horas adentro de la radio. Durante varias horas se estuvieron produciendo en Radio Caput programas con policías caminando por la radio. Es incómodo. Una situación bastante extraña”, expresó Ramos Padilla y dejó un mensaje para la unión de los medios alternativos: “La clave de todo esto es jugar en equipo. Hacemos prensa contra hegemónica porque la comunicación y la información pasan a ser, en este momento, un fin en sí mismo. Era un derecho adquirido que hoy está siendo claramente vulnerado por quienes nos gobiernan”, cerró.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario