26 mar. 2018



Se corrió una nueva edición de la ya tradicional prueba deportiva que recuerda al atleta desaparecido durante la última dictadura cívico militar.. Fue la Nº17 en la Ciudad de Buenos Aires. Ya a las 7 de la mañana, en una jornada que comenzó fría, anunciando la llegada del otoño (como hace 42 años, salvo que aquel frío que duró ocho años), cientos de personas empezaban a acercarse al puesto de largada de la carrera en las calles Miguel Sánchez y Padre Canevary, a metros de Av. Del Libertador y Crisologo Larralde. (desde esa avenida hasta el río la calle se llama Miguel Sánchez en homenaje al atleta desaparecido en 1977 por la dictadura). (Por Luis Angió para La Retaguardia)

La inscripción previa, que el Gobierno de la Ciudad por primera vez en la historia de esta carrera dispuso que tuviera un cupo de 3.000 personas. Las inscripciones solo se podían hacer online en un sitio de una empresa organizadora de carreras. El cupo no fue tal ya que se congregó mucha más gente, que no solo asisten para participar de una carrera, sino que lo hacen en memoria y recuerdo de Miguel y los 30.000 detenidos-desaparecidos.
Otro hecho que resultó como mínimo extraño es que la carrera se organizara luego del 24 de Marzo, ya que está pautada para que se realice el domingo anterior al 24 de Marzo. Los intentos de invisibilización y de manipulación de esta carrera por parte del Gobierno de la Ciudad nunca han podido hacerla olvidar. Los funcionarios de segundo y tercer nivel de la Secretaria de Deportes y de DDHH que fueron consultados no pudieron responder los motivos, y solo alegaron directivas de la superioridad.
A las 8 de la mañana se largó la competencia haciendo punta como siempre en estos casos, aquellos atletas que tienen capacidades especiales, con Martín Sharples a la cabeza de ese grupo con su silla de ruedas. A 10 minutos de iniciada comenzaron a llegar quienes corrieron el tramo de 3 km. Y luego los primeros corredores que hicieron los 8 km., seguido por las atletas que compitieron en esa distancia.
Las y los ganadores poco importan. Es un trofeo más para quienes practican este deporte con pasión. Como todos los años, en la entrega de premios subió al podio Martín Sharples, en presencia de funcionarios de las secretarías de Deporte y DDHH.  En esta oportunidad no estuvo presente Elvira Sánchez, hermana de Miguel, ya que el sábado 24 se corrió una edición similar en la ciudad de Bariloche.
Como ya es tradición en todas las ediciones de la carrera de Miguel la palabra de Martín es esperada con mucha expectativa, ya que así como le pone pasión y esfuerzo en su recorrido de los 8 km. hasta llegar a la meta, también le pone pasión y militancia en sus verdades y denuncias contra los gobiernos de la ciudad y nacional y sus responsables máximos.
Comenzó explicando por qué Elvira no pudo estar en la carrera manifestando que “hubiera estado bueno que se hubiera hecho el calendario para que estuviera en las dos. Mucha gente no pudo venir porque se difundió muy poco y lamentablemente pusieron cupo. Miguel no tiene cupo”.
Al mencionar a los genocidas Martín tomó el lugar de Miguel, como el mismo lo expresó, para hacerle decir que “el mejor lugar para ellos es la cárcel común, nada de cárcel domiciliaria”.”
Al explicar por qué Miguel ya no está entre nosotros manifestó que es porque “luchó contra una política económica muy parecida a la que está implementando este gobierno”. Al hablar de las deudas contraídas por este gobierno, denunció el caso del Dr. René Favaloro, quien reclamó sus deudas y no se la reconocieron, y “hay personas con nombre y apellido que son responsables de que Favaloro se haya pegado un tiro en el corazón. El responsable tiene nombre y apellido. El interventor del PAMI -en esos años- hoy es el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta. Su asesora María Eugenia Vidal, es gobernadora de la provincia de Buenos Aires”.
Casi al final de su discurso dijo que todos debemos reconocer que Miguel y los 30.000 lucharon por un país mejor y que hoy si no salimos a luchar por ese país mejor nunca se van a recuperar los derechos que nos están quitando. Por último dio el ejemplo de las y los trabajadores del Banco de la Provincia de Buenos Aires, “quienes están luchando para recuperar los derechos adquiridos que le han sido arrancados”.


Por primera vez en estas carreras, y al no estar su hermana Elvira, subieron al escenario y hablaron en nombre de la familia, Angie Sánchez, sobrina nieta de Miguel, y Miguel Sánchez, homónimo del atleta y militante desaparecido. Angie integra un grupo en La Plata llamado WACHA arte de la calle para los pibes y las pibas, y realizaron un mural con la imagen de Miguel que pegaron en un extenso paredón en la calle donde se realizó la largada. Dijo que “participan en intervenciones artísticas desde la educación; seguir ocupándolos, porque la memoria tiene que estar presente, porque sigue pasando que sigue habiendo torturadores, sigue habiendo desaparecidos, y por eso seguimos diciendo Nunca Más”.
Miguel, que actualmente trabaja en el Banco Provincia, recordó a su tío, contando que además de trabajar, corría  en representación del Banco. En el año 2005, la organización gremial logró que familiares de trabajadoras y trabajadores de desaparecidos cubrieran las vacantes dejadas por ellos.
Como Martín Sharples, Sánchez también denunció a la gobernadora Vidal, quien manifiesta en cada oportunidad que tiene en los medios de comunicación adictos al gobierno, que los trabajadore/as del Banco son privilegiados y por eso modificó la ley de régimen jubilatorio. “No somos privilegiados, tenemos un régimen especial y queremos que la gobernadora vete esa ley porque nosotros somos solo trabajadores”.
Como todos los años, Martín concluyó con la consigna que acompaña sus discursos: ¡Miguel Sánchez y 30.000 desaparecidos, presentes, ahora y siempre!

2 comentarios: